SUSPENDEN LA OFENSIVA – MOODY’S ANALYTICS – SONDLAND & HILL – BENEFICIA A SU EMPRESA PRIVADA

Negociación con USA: Turquía acepta un “alto el fuego” para asegurar la retirada kurda. Si la economía lo acompaña, ¿Trump podría volver a la Casa Blanca en 2020? Ucraniagate: Nuevos testimonios prenden fuego a Trump y Giuliani. Trump se aprovecha del cargo y propone su resort en Miami como sitio para el G7 2020
Lo que parecía una misión imposible para el vicepresidente nortamericano, Mike Pence, quien viajó a Ankara con el Secreatrio de Estado, Mike Pompeo para negociar la situación en el norte de Siria con el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, no lo fue tanto. Es así que este jueves 17/10, Pence anunció haber llegado a un acuerdo con el gobiernode Turquía que contempla el alto el fuego tuco durante los próximos 5 días, para que los kurdos puedan retirarse. Claro que esto no será tan fácil ya que los kurdos no se retirarán sin una buena negociación, aunque Estados Unidos seguirá haciendo malabares para limpiar el desastre internacional que causó. Desde el primer momento, el ojo de Donald Trump estuvo puesto en cuidar la economía norteamericana, así como lo está la de todos los ciudadanos y su plan inicial fue hacer que los ricos norteamericanos, paguen menos impuestos. Claro que a esto se le suman otros factores como la eliminación del Obamacare y su juicio algo trastornado en términos de política exterior. Pero lo que muchos se preguntan es: ¿habrá segundo mandato para el empresario republicano? La respuesta es difícil de saber, pero según Moody’s Analytics, el presidente iría camino a la reelección y hasta tal vez con mayor cantidad de votos que en 2016, claro todo esto si antes no estalla la economía y si los demócratas mantienen un índice bajo de participación. Gordon Sondland es el 8° testigo entrevistado a puertas cerradas por los legisladores que conducen la investigación de impeachment. Aseguró haber recibido órdenes de Trump para involucrar a su abogado personal, Rudy Giuliani, en las relaciones con Ucraniaa, pasando por alto al Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional. “Quiero ser claro, invitar a un gobierno extranjero para que emprenda investigaciones con el propósito de influir en una inminente elección estadounidense es algo equivocado”, dijo. Previamente esta semana había causado estragos el testimonio de la exasesora de Donald Trump en asuntos rusos, Fiona Hill, quien aseguró que ella y otros funcionarios de alto rango en el gobierno vieron “acciones indebidas” y que trataron de denunciarlas mucho antes de la llamada en tre Trump y el presidente ucraniano. Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su accionar en el escenario internacional, está en la mira, teniendo en cuenta el reciente abandono del pueblo kurdo y el consecuente ataque a Siria por parte del gobierno turco,o la aparente tregua en el marco de la guerra comercial con China, el mandatario Trump decidió jugar de local de cara a la próxima cumbre del G7 y anunciar que se celebrará en su resort turístico a las afueras de Miami. ¿A quién nos hace acordar?


Recep Tayyip Erdogan y Mike Pence en Ankara

El escenario internacional se alborotó luego de que el pasado 09/10 el presidente norteamericano, Donald Trump, decidiera abandonar al pueblo kurdo en el norte de Siria frente a las amenazas y posteriores ataques de las fuerzas turcas y operaciones de ataque lideradas por el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. El mismo dio inició a una ofensiva sobre Siria que ya terminó con la vida de miles de combatientes turcos y kurdos.
En consecuencia, frente a la las críticas internacionales e internas, tanto por parte del Partido Republicano, como por parte de la oposición, el presidente Donald Trump decidió negociar con Turquía, a quienes impuso sanciones económicas tan solo 24 horas después del comienzo de la ofensiva sobre los kurdos. Es así que envió a sus funcionarios, el vicepresidente Mike Pence, y el Jefe de Estado, Mike Pompeo, a reunirse con Erdogan, con quien luego de dos jornadas de conversaciones, llegaron a un acuerdo: el cese del fuego turco durante 5 días, en los cuales Estados Unidos tendrá que negociar la retirada del territorio del pueblo turco.
“Grandes noticias de Turquía”.”¡Se salvarán millones de vidas!”, escribió el presidente Donald Trump en su cuenta oficial de Twitter para dar a conocer el ‘triunfo’ de su vicepresidente en Medio Oriente. Por supuesto el mandatario se presentó como salvador luego de ser quien en primer lugar el nuevo conflicto en la región. Según lo explicado por Mike Pence, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) y claro los combatientes kurdos dentro de ese grupo, se retirarían de lo que Turquía considera como “zona segura” en las próximas 120 horas, la cuál será supervisada por Estados Unidos.
Great news out of Turkey. News Conference shortly with @VP and @SecPompeo. Thank you to @RTErdogan. Millions of lives will be saved!
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 17 de octubre de 2019
This is a great day for civilization. I am proud of the United States for sticking by me in following a necessary, but somewhat unconventional, path. People have been trying to make this “Deal” for many years. Millions of lives will be saved. Congratulations to ALL!
— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 17 de octubre de 2019
Mientras muchos pensaban que la misión de los funcionarios estadounidenses era prácticamente imposible, teniendo en cuenta que el presidente turco no es alguien fácil para negociar, lo logró a cambio de que Estados Unidos levante las sanciones existentes sobre la economía turca. Es así que desde la Casa Blanca confirmaron que Washington no impondrá más sanciones una vez que se suspenda la ofensiva, algo que anunciaron minutos después desde el gobierno turco. Mevlut Cavusoglu, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía lo confirmó: “Hemos llegado a un acuerdo total para que el ejército turco controle esta zona”.
Claro que de esta forma, ocurre una doble traición por parte de Estados Unidos a los kurdos, no solamente les alcanzó con quitarles el apoyo, sino que ahora también los fuerzan a retirarse de su territorio para poner fin a la ofensiva turca que ellos mismos causaron, y en consecuencia devuelva la buena imagen al gobierno de Trump en política internacional, la cuál fue totalmente corrompida cuando anunciaron su retirada del norte de Siria.
El acuerdo llega en un momento donde la política interna de Estados Unidos está convulsionada en torno a la situación en Medio Oriente, tanto que el senador republicano y aliado de Donald Trump, Lindsey Graham, propuso un proyecto de ley que prohíbe al gobierno norteamericano comprar deuda a Turquía, una sanción más a la economía turca. Claro que esto ahora quedaría completamente descartado. Aunque no solo eso porque el pasado miércoles 16/10 Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, y muchos otros demócratas importantes llegaron a la Casa Blanca para debatir con el presidente pero tuvieron que levantar la reunión debido al alto nivel de insultos en la sala.

• MOODY’S ANALYTICS – Si la economía lo acompaña, ¿Trump podría volver a la Casa Blanca en 2020?

Desde el primer momento, el ojo de Donald Trump estuvo puesto en cuidar la economía norteamericana, así como lo está la de todos los ciudadanos y su plan inicial fue hacer que los ricos norteamericanos, paguen menos impuestos. Claro que a esto se le suman otros factores como la eliminación del Obamacare y su juicio algo trastornado en términos de política exterior. Pero lo que muchos se preguntan es: ¿habrá segundo mandato para el empresario republicano? La respuesta es difícil de saber, pero según Moody’s Analytics, el presidente iría camino a la reelección y hasta tal vez con mayor cantidad de votos que en 2016, claro todo esto si antes no estalla la economía y si los demócratas mantienen un índice bajo de participación.


Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump está en la mira, prácticamente desde que asumió en 2017, aunque los últimos meses se excedió con la demostración de su ideología y con el intento por cumplir su tan famoso slogan: “Make America Great Again”. Teniendo en cuenta que no solamente se envolvió en un guerra comercial catastrófica con China, que impactó en todas las economías alrededor del mundo, sino que también hizo un cambio radical en la política exterior norteamericana al abandonar al pueblo kurdo en el norte de Siria frente a las fuerzas turcas.
Estas son solo algunos hechos que demuestran que el presidente Trump llegó a un extremo, pero la pregunta es: ¿eso atentará contra su reelección de cara a 2020? De acuerdo con Moody’s Analytics y su metodología de análisis recientemente modificada que empleo para medir la carrera de cara a los próximos comicios. El estudio se basa en 3 indicadores económicos que mueven a la gente: el índice de desempleo, inflación y crecimiento del ingreso real disponible. Si los números quedarán como están hoy en día, la reelección es segura.
Aunque claro en el medio ocurren un montón de factores, teniendo que falta más de un año para los comicios y que la incertidumbre económica en la que se maneja la comunidad internacional actualmente, puede cambiar todo. Claro que mucho de esto depende de como se desarrolle la guerra comercial con China, que hasta una semana atrás venía todo viento en popa, y por supuesto las tensiones en Medio Oriente, que hacen fluctuar el valor del petróleo. Por otro lado, el estado de las tasas de interés también es algo a tener en cuenta ya que el mandatario Trump, desde un principio que quiere llevar las tasas a negativo, pero esto sería peligroso si no se tratase de una emergencia.
Otro factor a tener en cuenta, según explican desde el análisis del Washington Post, es la actitud que tomarán los demócratas en cuanto a las elecciones 2020, porque si siguen la traidición y mantienen una baja participación, el triunfo de Trump es indiscutible, y hasta podría obtener más votos que en 2016: 304 frente a los 227 que obtuvo sobre Hillary Clinton, según calculan desde Moody’s, pero si los demócratas acuden a las urnas, podría perder la Casa Blanca.
Aunque al mismo tiempo es importante destacar que ninguno de los pre candidatos demócratas son lo suficientemente fuertes como para hacerle frente en los comicios a Trump, empezando porque el presidente tiene una comunidad fiel de votantes, que serían no solo los republicanos, sino los miembros conservadores de la iglesia cristiana.
Y por otro lado, ni Joe Biden, quien ahora paso a estar segundo en algunas encuestas frente a Elizabeth Warren, ni el senador Benie Sanders, parecen tener lo necesario. Si bien Warren es ahora la preferida y muchos la ven como un gran símbolo del partido y de los intereses demócratas, es mujer y parece ser demasiado progresista para los votantes norteamericanos. “Los demócratas necesitan estar en alerta máxima. Si la historia es una guía y tenemos una participación típica, van a perder”, dijo el analista Mark Zandi al medio norteamericano, Politico.
Por otro lado, si bien explicamos que Trump tiene una comunidad fiel de votantes: los grandes conservadores nacionalistas del Partido Republicano, atravesaron distintos desacuerdos con el presidente durante los últimos meses, empezando por las consecuencias de la guerra comercial con China, que desestabilizó a los mercados, golpeó a las industrias, y muchos de los magnates son republicanos y empresarios, quienes por supuesto presionaron al presidente por una solución. Aunque el revés más fuerte para Trump llegó la semana pasada cuando decidió abandonar al pueblo kurdo en el norte de Siria.
Ese accionar fue un cambio rotundo en la política exterior de Estados Unidos, que se mantenía por lo menos desde el ataque a las Torres Gemelas en 2001, cuando los norteamericanos decidieron combatir el terrorismo con presencia internacional y con máxima presión. Eso es lo que hacían en el norte de Siria, frenaban el avance del ISIS, apoyando a los kurdos. Pero Trump decidió retirarse y provocar ataques por parte de sus vecinos turcos, quienes reclaman el territorio hace décadas. Pero volviendo a Trump, recibió muchas críticas de sus aliados republicanos: congresistas y ciudadanos, quienes reflejaron en las encuestas.
Pero volviendo a lo que explica Moody’s con respecto al futuro de Trump: “Si la economía dentro de un año es la misma que hoy, o más o menos, entonces el poder de la incumbencia es fuerte y las probabilidades de elección de Trump son muy buenas, especialmente si los demócratas no están entusiasmados y no salen a votar “, explicó Mark Zandi economista de la empresa. La economía es el factor clave, aunque lo que vemos en los debates demócratas es que solo hablan de salud pública y control de armas.
Y si bien hay otras temáticas que pueden definir una elección, según lo que Donald Luskin, director de inversiones de Trend Macrolytics, habló con The Washington Post, todos los vencedores en una elección desde la década del 50′, pusieron su foco en la economía. Después el mismo se refiere a los índices de aprobación y explica que son un factor importante en una campaña política, pero que no necesariamente marca el resultado de una elección.

• SONDLAND & HILL – Ucraniagate: Nuevos testimonios prenden fuego a Trump y Giuliani
Gordon Sondland es el 8° testigo entrevistado a puertas cerradas por los legisladores que conducen la investigación de impeachment. Aseguró haber recibido órdenes de Trump para involucrar a su abogado personal, Rudy Giuliani, en las relaciones con Ucraniaa, pasando por alto al Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional. “Quiero ser claro, invitar a un gobierno extranjero para que emprenda investigaciones con el propósito de influir en una inminente elección estadounidense es algo equivocado”, dijo. Previamente esta semana había causado estragos el testimonio de la exasesora de Donald Trump en asuntos rusos, Fiona Hill, quien aseguró que ella y otros funcionarios de alto rango en el gobierno vieron “acciones indebidas” y que trataron de denunciarlas mucho antes de la llamada en tre Trump y el presidente ucraniano.


Sondland llegando al Capitolio. /Foto:REUTERS/Tom Brenner

Este jueves 17/10, el embajador estadounidense ante la Unión Europea, Gordon Sandland, dijo a los investigadores de impeachment de la Cámara de Representantes que el presidente Donald Trump involucró a su abogado personal, Rudy Giuliani, en la relación con el gobierno de Ucrania.
Trump está acusado de haber pedido a su homólogo ucraniano que investigue si el exvicepresidente Joe Biden, su principal rival demócrata, usó su influencia para frenar pesquisas al accionar de su hijo Hunter mientras estuvo a cargo de la empresa local Burisma.
Adicionalmente, Trump habría presionado a Ucrania para que encontraran evidencia de una teoría conspirativa que dice que Ucrania ayudó a los demócratas en la elección de 2016.
Sondland manifestó haberse sentido decepcionado cuando recibió órdenes de cooperar con Giuliani, pasando por alto al Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional.
“Nos decepcionó la orden del presidente para que involucráramos a Giuliani”, aseguró, según la versión de su declaración escrita divulgada por el diario The New York Times. “Nuestra opinión era que los hombres y mujeres del Departamento de Estado, y no el abogado personal del presidente, deberían asumir la responsabilidad de todos los aspectos de la política exterior de Estados Unidos hacia Ucrania”, agregó.
De acuerdo con su testimonio escrito de 18 páginas, el embajador estadounidense ante la UE dijo que inicialmente no había comprendido que el objetivo de Giuliani era “involucrar a los ucranianos, directa o indirectamente, en la campaña para la reelección del presidente en 2020”, según The New York Times. “Quiero ser claro, invitar a un gobierno extranjero para que emprenda investigaciones con el propósito de influir en una inminente elección estadounidense es algo equivocado.”
Algunos legisladores apuntaron que el testimonio de Sondland parece diseñado para librarse él mismo de toda culpa.
“Retener la ayuda para presionar a un gobierno extranjero para que dé tales pasos es algo equivocado. Yo no participé, ni participaría jamás, en tales emprendimientos. En mi opinión, la ayuda militar a Ucrania corresponde a nuestros intereses nacionales vitales y no debería haberse demorado por razón alguna”, aseguró.
Sondland es el 8° testigo entrevistado a puertas cerradas por los legisladores.
Todos ellos tuvieron que sortear esfuerzos de la Casa Blanca, que buscó impedir que testifiquen, explica AFP.
Previamente esta semana había causado estragos el testimonio de la exasesora de Donald Trump en asuntos rusos, Fiona Hill, quien aseguró que ella y otros funcionarios de alto rango en el gobierno vieron “acciones indebidas” y que trataron de denunciarlas mucho antes de la llamada entre Trump y el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que desató la investigación de impeachment.
Hill, ex directora senior de Asuntos Europeos y Rusos del Consejo de Seguridad Nacional, fue llamada a testificar por los presidentes de los tres comités que adelantan el proceso contra Trump: el de Supervisión, Inteligencia y Asuntos Exteriores, explica Univisión. Aseguró que Giuliani estaba operando una especie de diplomacia clandestina para beneficio personal de Donald Trump.
Según fuentes familiarizadas con el testimonio de Hill, el exasesor de Seguridad Nacional, John Bolton, le advirtió que él no iba a quedar atrapado en lo que llamó un “negocio de drogas” que el eembajador de la UE y el jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, estaban armando en Ucrania.
Mientras tanto, el miércoles hubo un nuevo arresto en el caso de violación de normas de financiamiento de campaña que involucra a asociados de Rudy Giuliani. Se trata de David Correia, quien junto a 2 asociados del abogado de Trump y otros hombre, quedaron privados de su libertad bajo cargos de hacer contribuciones ilegales a políticos y a un comité de acción política que apoya al presidente Donald Trump.
• BENEFICIA A SU EMPRESA PRIVADA ( ¿A quién se parece?) Trump se aprovecha del cargo y propone su resort en Miami como sitio para el G7 2020

Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su accionar en el escenario internacional, está en la mira, teniendo en cuenta el reciente abandono del pueblo kurdo y el consecuente ataque a Siria por parte del gobierno turco,o la aparente tregua en el marco de la guerra comercial con China, el mandatario Trump decidió jugar de local de cara a la próxima cumbre del G7 y anunciar que se celebrará en su resort turístico a las afueras de Miami.


Trump National Dorial, resort privado de Donald Trump en Florida

La anterior cumbre del G7 el presidente Donald Trump fue tomado por sorpresa por la aparición del ministro iraní de Exteriores y enemigo del mandatario Trump, Mohammad Javad Zarif. Para intentar incluir en las conversaciones al iraní y para forzar una reunión con el presidente norteamericano, el mandatario francés, Emmanuel Macron, decidió invitar a Irán sin previo aviso. Es así que en la próxima cumbre del año 2020, Trump ya decidió atajarse y tener el control de la reunión.
Este jueves 17/10, el republicano anunció que el próximo mes de junio, recibirá a todos los mandatarios del grupo de los siete en su propia empresa privada y millonaria, el complejo de golf: Trump Doral, en las afueras de Miami, en el Estado de Florida, una de las regiones de mayor influencia del presidente. Sin embargo lo más sorprendente, aunque ya se puede esperar cualquier cosa de Trump, es que haya decidido utilizar su propio negocio para reunir a los líderes mundiales, teniendo en cuenta que esto significa: miles de periodistas, diplomáticos y seguridad hospedados en su propiedad. Además del foco internacional por supuesto.
Quien se encargó de comunicar la noticia fue nada más y nada menos que Mick Mulvaney, el jefe de gabinete de la Casa Blanca republicana, quien también está enredado en el centro del escándalo con Ucrania y las ordenes de investigar al pre candidato, Joe Biden, su hijo y sus negocios con entidades ucranianas. Recordemos que hoy el presidente Trump y muchos miembros de su gobierno están atravesando una investigación para un juicio político. Mulvaney está en el centro de la imagen porque se lo describió como un elemento clave de la campaña de Trump para exprimir a Volodymyr Zelensky, el mandatario ucraniano.
Pero ahora, volviendo al G7: “Es casi como si construyeran estas instalaciones para albergar este tipo de evento”, dijo Mulvaney cuando se le preguntó por el conflicto de intereses que se podría significar que el hotel de Donald Trump tenga ingresos por la realización de una cumbre internacional. El mismo también aseguró que el mandatario no obtendrá ningún beneficio y que los demás hoteles que existen serán más costosos que la opción que ofrece Trump.
En consecuencia, la Cámara de Representantes ya amenazó con ir contra este accionar del Poder Ejecutivo, prosiguiendo con la eterna guerra entre poderes. Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara dijo que investigará documentos de la Casa Blanca que programen reuniones de septiembre para investigar la legalidad de un G7 en Doral.”La decisión de Doral refleja tal vez primera instancia públicamente conocida en la que los gobiernos extranjeros estarían obligados a pagar a las empresas privadas del presidente Trump para realizar negocios con los Estados Unidos”, explicó el congresista.
Claro que esto tiene que ver no solamente con el dinero que todo el que quiera estar cerca del evento tendrá que invertir en la propiedad del presidente, sino que también con la publicidad gratis que obtendrá el complejo, teniendo en cuenta que es un evento de llegada internacional al que estarán atentos todos los medios de Occidente, y claro esto podría derivar en más visitantes a futuro.
Según explican los diarios locales, como The Washington Post, el gran complejo de golf de Trump, que supuestamente como dijo Mulvaney, podría alojar a cada delegación extranjera en distintos complejos privados, fue en algún momento una de las mayores fuentes de ingreso de la familia Trump. Sin embargo, en los últimos años las ganancias parecen haber caído un 70%, es así que no sorprendería que Trump busque visibilidad y publicidad. A esto se suma que la cumbre sería en junio, donde Miami es un gran centro de atención turística, lo que significaría una subida en los precios.
Washington, 17 de octubre de 2019
Corresponsal para
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "SUSPENDEN LA OFENSIVA – MOODY’S ANALYTICS – SONDLAND & HILL – BENEFICIA A SU EMPRESA PRIVADA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*