CRISIS EN CHILE – CONTRA PIÑERA – 11 MUERTOS – MARCO-ENRÍQUEZ OMINAMI – VIOLENCIA EN LAS CALLES CHILENAS – COMPLICADÍSIMO CHILE

Más de 2000 detenidos, nuevo toque de queda y masivas protestas en Santiago. Protestan frente al consulado de Chile en Buenos Aires. Pensiones paupérrimas, el derecho al agua y otras causas por detrás de la crisis chilena. 10 muertos en Chile: “No son $30 de la subida del metro, son 30 años de abuso”. Nuevo toque de queda y estado de emergencia en varias regiones de Chile. No es sólo la tarifa del ‘metro’, hay muchos reclamos de justicia social

El aumento del pasaje del subte fue una de las múltiples razones por las cuales los chilenos salieron a las calles a cacerolear contra la presidencia de Sebastián Piñera, pero la represión de los Carabineros es brutal y los detenidos ascienden a más de 2000. A pesar de los toques de queda, la gente decide seguir protestando contra el gobierno y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad son cada vez más violentas. Cansados de los recortes partidistas de información de los medios, los ciudadanos comparten videos y fotos de las protestas en las redes y viralizan hashtags como #EstoPasaEnChile o #YoNoEstoyEnGuerra. Desde las 17.00 de este lunes (21/10) un importante grupo de personas se encuentra protestando frente al consulado de Chile en Buenos Aires, en contra del presidente Sebastián Piñera y de la presencia de militares en las calles de aquel país. La convocatoria se realizó a través de las redes sociales. Video. A pesar de la fuerte presencia policial, hubo manifestaciones e incidentes en Santiago, Valparaíso y Concepción. Chile vive las protestas más violentas y generalizadas desde el regreso de la democracia. Si bien el desencadenante fue la subida en el precio del boleto de Metro, hay otros temas de fondo que están siendo pasados por alto. Entre ellas están las “pensiones de hambre” para jubilados y el hecho de que el país -el único del mundo que tiene sus aguas privatizadas- atraviesa una megasequía. “Hay estimaciones de que tres millones de personas no tienen acceso al agua potable en Chile”, apuntó el agrónomo Rodrigo Mundaca. Marco Enríquez-Ominami tres veces candidato presidencial en Chile y se desempeñó como diputado. Perteneció al movimiento socialista. Además de cineasta es también el referente de política exterior de Alberto Fernández. Ominami habló sobre la situación en Chile, donde ya son 10 los muertos por las protestas a raíz de la suba del precio del pasaje del subterráneo e intentó desmitificar el ‘modelo chileno’ al que culpa por la crisis en su país. La crisis social chilena sigue empeorando y cobrándose vidas en los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad. Según fuentes oficiales, son 8 los muertos y hay más de 960 detenidos por las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera. Ante esta situación incontrolable, se anunció un nuevo toque de queda para diversas ciudades, que rige entre las 19 y 20 horas hasta las 06 del lunes 21/10, hora local. A las 7.00 del domingo 20/10 finalizó el toque de queda decretado por el Ejército de Chile. En la mañana del ‘día después’ abundaron los problemas en el Aeropuerto, transporte público y algunos servicios de Santiago. En medio del caos que dominó gran parte del territorio chileno, desde el día viernes 18/10 y hasta la madrugada de este domingo, la ausencia de directrices dirigidas a la ciudadanía dieron cuenta de una suerte de vacío político que dominó al Ejecutivo de Sebastián Piñera. El mensaje del Presidente, en la tarde del sábado, en el que anunció que rebajaría el alza de los pasajes del tren subterráneo llegó tardío. Desde hacía horas que las demandas ya habían superado el tema del Metro (Subte) y se extendían a todo el espectro de desigualdades que existen en Chile. Los ánimos a esa hora hacían presagiar que la noche sería a un peor que la del viernes. Y así fue. Por eso fue el toque de queda pero comenzó peor. La intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar, confirmó que hubo fallecidos durante el toque de queda vigente en Santiago de Chile.

El alza del pasaje de subte fue la gota que rebalsó el vaso para que los chilenos salieran protestar contra el gobierno de Sebastián Piñera. En un lunes (21/10) complicado para las región metropolitana de ese país, el jefe de la Defensa Nacional, Javier Iturriaga, anunció que se decretó nuevamente el toque que queda desde las 20 hasta las 06 horas del martes. “Nuestras fuerzas seguirán desplegando sus recursos para combatir a los delincuentes“, expresó y reveló que hubo 97 detenciones en la madrugada del lunes, cifra cuyo total asciende a 2000 hasta el momento y 11 muertos. El ministro de Salud, Jaime Máñalich, informó que hay 239 civiles heridos, ocho de ellos en riesgo vital.

Las palabras de Piñera tampoco son convincentes para apaciguar a los chilenos. En una conferencia de prensa el domingo 20/10, el mandatario dijo que su país “estaba en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta nada“.

Por eso, los manifestantes decidieron realizar otra masiva convocatoria en el centro de Santiago, en la Plaza Italia. Con la frase “Oh, Chile despertó” y mientras en las redes sociales se viralizó el hashtag #YoNoEstoyEnGuerra como respuesta a las declaraciones de Piñera, la ciudadanía salió a expresar su opinión con cacerolazos y bocinazos de los automovilistas. “Que se vayan los milicos”, gritan.

Me bajaron el video de la movilización en Temuco pero me importa una mierda LO VOLVERÉ A SUBIR MIL VECES SI ES NECESARIO, NO ANDO SAQUEANDO, NI DESTRUYENDO, SOLO ANDO PROTESTANDO PACIFICAMENTE,
PERO EL GOBIERNO LE QUIERE HACER CREER A LA GENTE QUE SOLO ROBAMOS

Por las protestas hay miedo de desabastecimiento en los supermercados. El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, alertó a la población para que “se provea de lo necesario y no caigamos en una psicosis. No nos dejemos llevar por el sentimiento extremo de decir aquí viene el desabastecimiento, yo voy a acaparar o comprar mucho más de lo que necesito para estar protegido. Pero con eso voy a perjudicar a otro, porque hará colapsar la red de abastecimiento. No sobre actuemos, porque generaremos efectos negativos”.

Quien expresó su pesar por la complicada crisis social que atraviesa Chile es su expresidente Michelle Bachelet. “Exhorto al gobierno a que trabaje con todos los sectores de la sociedad hacia soluciones que contribuyan a calmar la situación e intentar abordar los agravios de la población en interés de la nación“, dijo.

“Es esencial que todos los actos que han provocado lesiones y muerte, tanto por parte de las autoridades como de los manifestantes, sean sometidos a investigaciones independientes, imparciales y transparentes. Hay que evitar la polarización de palabras o de hechos”, expresó y manifestó sentirse “preocupada y triste de ver la violencia, la destrucción, los muertos y los lesionados en Chile en los últimos cinco días“. Con respecto a las palabras de Piñera, dijo: “El uso de una retórica inflamatoria solo servirá para agravar aún más la situación, y se corre el riesgo de generar miedo en la población“.

Este lunes por la tarde, además, el Senado aprobó por “unánime respaldo” al proyecto que presentó el presidente para dejar sin efecto el alza de tarifas del transporte público, por lo que ya quedó listo para su promulgación como ley. Este fue el principal motivo por el cual los chilenos decidieron salir a la calle, pero no es el único, ya que hay un gran descontento social por la administración de Piñera.

📡Unánime respaldo al proyecto que faculta al Presidente de la República para dejar sin efecto o limitar un alza de tarifas en el #transportepublico de #pasajeros. (Boletín N° 13010-05). Queda listo para su promulgación como ley.

— SenadoChile (@Senado_Chile) October 21, 2019

El origen de las manifestaciones fue por un grupo de estudiantes del Instituto Nacional a través de las redes sociales llamando a “evadir” el subte en respuesta a una nueva alza en el costo de los pasajes y junto a ella:

Las jubilaciones: El mecanismo provisional chileno es suministrado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y se ha dicho que el modelo no es capaz de entregar “pensiones dignas”, y que ha colaborado con la concentración de la riqueza y con la desigualdad del ingreso.

Privatización del agua: El modelo de gestión es criticado porque si bien reconoce al agua como un bien nacional de uso público, establece que los privados puedan constituir sobre las aguas derechos de aprovechamiento de carácter perpetuo.

Fraude y corrupción: Las empresas evadieron impuestos y la corrupción de las instituciones políticas chilenas fueron tapa de los diarios en los últimos años. También, malversación de fondos en los Carabineros, un escándalo conocido como #PacoGate.

·        CONTRA PIÑERA  – Protestan frente al consulado de Chile en Buenos Aires

Desde las 17.00 de este lunes (21/10) un importante grupo de personas se encuentra protestando frente al consulado de Chile en Buenos Aires, en contra del presidente Sebastián Piñera y de la presencia de militares en las calles de aquel país. La convocatoria se realizó a través de las redes sociales. Video.

Al igual que en varias ciudades del mundo, en Buenos Aires también se registra este lunes (21/10) una manifestación frente al consulado chileno, en protesta por la situación crítica que se vive en aquel país.

La convocatoria a protestar se realizó a través de las redes sociales. Diversos movimientos sociales, políticos y sindicales junto a migrantes chilenos se manifiestan desde las 17.00 frente al consulado de Chile en apoyo al pueblo chileno para denunciar la represión del gobierno de Sebastián Piñera.

También se han registrado protestas en varios puntos del mundo, como Montevideo, Francia, Madrid, Viena, Berlín, París, Barcelona y Tokio.

SOMOS CALETA CABRXSSSSS
CONSULADO DE CHILE EN BSAS

·        Crisis en Chile: tercera noche con toque de queda tras otra jornada con protestas y disturbios en las calles

A pesar de la fuerte presencia policial, hubo manifestaciones e incidentes en Santiago, Valparaíso y Concepción

VIDEO: https://youtu.be/8hbX_81WSI4

Por cuarto día consecutivo, las calles de Santiago de Chile viven una jornada de protesta por reclamos contra el gobierno de Sebastián Piñera, que mantiene el decreto de estado de Emergencia para hacer frente a las manifestaciones.

Organizaciones estudiantiles habían lanzado la convocatoria para el mediodía en Plaza Italia, uno de los centros de reunión de la ciudad. Poco después de la hora señalada, comenzaron a aglomerarse grupos de ciudadanos y las autoridades intentaron dispersarlos con algunos incidentes y detenciones.

Las cadenas locales mostraron cómo vehículos policiales antidisturbios buscaban mantener a raya a los manifestantes que salieron a las calles de la capital chilena, así como en Valparaíso y Concepción.

El gobierno anunció que el toque se extenderá por una tercera noche en las siguientes localidades: Región Metropolitana de Santiago (de 20 a 6 del martes), Valparaíso (de 18 a 6 del martes); Rancagua (de 20 a 6) y la provincia de Concepción (de 18 horas a 6 del martes).

En los alrededores de la plaza Italia de Santiago se escuchan cánticos, gritos y cacerolazos de forma pacífica, con algunas bengalas cerca de los cordones policiales. “Que se vayan los milicos”, gritaban a coro aquí los manifestantes, en abierto desafío a las fuerzas militares y policiales que resguardan en gran número el centro de la capital chilena, bajo estado de emergencia.

Más temprano, el acceso había sido bloqueado para realizar tareas de limpieza, tras los incidentes de los días previos. En la Alameda, una de las principales arterias de la ciudad que llega hasta Plaza Italia, las principales tiendas no abrieron sus puertas por temores a saqueos. En cambio, se formaron largas filas en locales de comercio minoristas.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, declaró el domingo que su país estaba en guerra contra un enemigo poderoso”, luego de habilitar la intervención militar para controlar las protestas, que han dejado al menos 10 muertos y millonarios daños en el sistema del Metro.

Por su parte, la ex mandataria chilena Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, pidió a los manifestantes que salgan a las calles “de forma pacífica” y a las autoridades que “se aseguren” de que el derecho a la libertad de expresión sea “respetado”.

Bachelet admitió que hay “acusaciones inquietantes del uso excesivo de la fuerza” por parte de las fuerzas del orden y pidió que todos los actos que han derivado en heridos y muertos sean objeto de “investigaciones independientes, imparciales y transparentes”. (Con información de AFP)

·        11 MUERTOS – Pensiones paupérrimas, el derecho al agua y otras causas por detrás de la crisis chilena

Chile vive las protestas más violentas y generalizadas desde el regreso de la democracia. Si bien el desencadenante fue la subida en el precio del boleto de Metro, hay otros temas de fondo que están siendo pasados por alto. Entre ellas están las “pensiones de hambre” para jubilados y el hecho de que el país -el único del mundo que tiene sus aguas privatizadas- atraviesa una megasequía. “Hay estimaciones de que tres millones de personas no tienen acceso al agua potable en Chile”, apuntó el agrónomo Rodrigo Mundaca.

El país vecino Chile está sumido en un caos profundo que ya ha dejado 11 muertos, confirmó la intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar. Víctimas que han muerto calcinadas durante los saqueos al comercio en las distintas comunas de Santiago, según la agencia AnsaLatina.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite, incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible”, dijo el presidente Sebastián Piñera el domingo. Casi 1500 personas han sido arrestadas, mientras rige el estado de emergencia.

La crisis se desató cuando, por recomendación  de un panel de expertos del Transporte Público, el gobierno del presidente Sebastián Piñera decidió subir el precio del pasaje del Metro en 30 pesos, llegando a un máximo de 830 pesos (US$1,17 aproximadamente). A modo de protesta, estudiantes comenzaron a realizar “evasiones masivas” en el metro, levantando torniquetes para ingresar a los andenes sin pagar.

La situación se agravó el viernes 18/10, cuando la violencia ocupó las calles de la capital, con quema de diversas estaciones de metro y buses, saqueo de supermercados y ataques a cientos de instalaciones públicas. El gobierno decretó entonces estado de emergencia, lo que significó el despliegue de los militares, quienes ordenaron toque de queda en la tarde del sábado.

En la noche del mismo sábado, Piñeda anunció la suspensión del alza del boleto de Metro, pero eso no apaciguó la ira de los chilenos, lo que indicaría que las causas subyacentes son otras. Los manifestantes piden que baje el costo de vida, y varios analistas coinciden en citar distintos abusos que hacen muy difícil la vida para los chilenos.

“Los chilenos están hartos —o mejor, como dirían ellos— están emputecidos, de tantos abusos, de tanta la inequidad, de no ser escuchados. De la subida escalonada en el costo de los servicios públicos, de la colusión de las papeleras y de las franquicias de farmacias para inflar los precios del papel toilet y las medicinas. De las farmacéuticas, de la injusticia y malas prácticas de Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), de las instituciones de salud previsional, conocidas como Isapres, del alto costo de la educación, y del negacionismo o el equilibrismo con que aún hoy se busca matizar los horrendos crímenes cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet”, escribió el periodista venezolano Jesus Alberto Yajure, quien actualmente reside en Chile, en Facebook.

Para Cristóbal Bellolio, académico de la Universidad Adolfo Ibáñez, “este es ciertamente un problema estructural del sistema socioeconómico chileno. No es un misterio que Chile es un país muy desigual a pesar de que hay mucho menos pobreza que antes”, dijo a la BBC. Bellolio citó el costo de la luz, del agua y a la crisis en el sistema público de salud como factores que contribuyeron a desencadenar la crisis.

Pero un tema que es clave es el de las pensiones. Hace años que Chile está discutiendo una reforma al sistema de pensiones privado que, para muchos, tiene importantes deficiencias. El actual modelo de pensiones obliga a todos los trabajadores a depositar cada mes un porcentaje de su sueldo o ingreso en una cuenta personal en una AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones). El movimiento “No más AFP” demanda la nacionalización del sistema, citando que el actual sume a los retirados en la pobreza. A los trabajadores, aducen, se les promete un beneficio de pensión adecuado que en la práctica termina siendo extremadamente bajo. Daniel Ibánez, del diario El Mostrador, escribió que los adultos mayores chilenos deben sobrevivir con “pensiones de hambre de apenas $ 138 mil.” 

Por otro lado, Chile atraviesa la mayor sequía de su historia en un contexto anormal: es el único país en el mundo que tiene sus aguas privatizadas. Se calcula que al menos 10.000 animales han muerto por la falta de agua en las 6 regiones más afectadas, donde se concentra cerca del 80% de la población (Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins y Maule). Las autoridades han promulgado 14 decretos de escasez hídrica para 126 comunas del país –de las 346 que existen en Chile– y 6 declaraciones de emergencia agrícola que afectan a 119 municipios. En Coquimbo y Valparaíso, se declaró zona de catástrofe, explica El País.

Según el agrónomo chileno, Rodrigo Mundaca, “hay estimaciones de que tres millones de personas no tienen acceso al agua potable en Chile”. 

“En la Constitución actual del país se encuentran consagrada la propiedad privada de las aguas. Es decir, el agua en Chile se entrega en la modalidad de derecho de aprovechamiento, sobre el cual los particulares pueden hacer uso, goce y usufructo”, explicó a Deutsche Welle.

“El Gobierno de Sebastián Piñera es un gobierno que está completamente comprometido con el modelo de lucro del agua. El Presidente durante su campaña presidencial dio certeza jurídica de que la propiedad del agua privada no se iba a tocar y además cuenta con un gabinete con ministros que son propietarios también del agua. Se habló de crear el ministerio del Agua, pero en términos concretos, hoy el gobierno no tiene ningún interés de terminar con la privatización de este recurso y, muy por el contrario, se busca profundizar su mercantilización”, explicó Mundaca.

Ibáñez adjudicó en El Mostrador  la crisis actual a un proceso acumulativo de presión que viven los chilenos: “el mayor costo del servicio de la luz, los abusos de las AFP, de las Isapres, los casos de corrupción y el financiamiento ilegal de la política, PacoGate y MilicoGate, la colusión de las grandes empresas, el robo del agua, los perdonazos a grandes contribuyentes, la evasión de impuestos por parte del propio Presidente de la República, y cómo olvidar el actuar burlesco de los ministros de gobierno frente a las alzas y las demandas de los ciudadanos.” 

Para Patricio Nava, de Americas Quarterly, Chile tiene 3 problemas: la alta dependencia en el cobre, los altos niveles de desigualdad y un sistema político corrupto que cada vez otorga menos respuestas.

·        MARCO-ENRÍQUEZ OMINAMI – 10 muertos en Chile: “No son $30 de la subida del metro, son 30 años de abuso”

Marco Enríquez-Ominami tres veces candidato presidencial en Chile y se desempeñó como diputado. Perteneció al movimiento socialista. Además de cineasta es también el referente de política exterior de Alberto Fernández. Ominami habló sobre la situación en Chile, donde ya son 10 los muertos por las protestas a raíz de la suba del precio del pasaje del subterráneo e intentó desmitificar el ‘modelo chileno’ al que culpa por la crisis en su país.

El ex candidato presidencial de Chile y director de cine, Marco Enríquez-Ominami es actualmente el referente de política exterior de Alberto Fernández. En declaraciones a la FM Milenium explicó la crisis chilena a raíz del aumento en el precio del subte donde ya murieron 10 personas y el gobierno de Sebastián Piñera decretó el toque de queda en varias ciudades con el objeto de restablecer el orden tras varios días de protestas.

“Chile es el país más desigual de América Latina, en el continente más desigual del mundo con una sociedad endeudada”, explicó Ominami para darle contexto a los hechos de la semana pasada en el subte.

“La clase política no supo anticipar qué niveles de violencia eran posibles para condenar al principio el abuso”, agregó.

“Los partidos políticos no suelen ser de vanguardia en estos procesos, pero no son motores, son los movimientos sociales y estudiantiles. Aquí se repite. Espontáneamente un día jueves un grupo de estudiantes se indigna por la subida del precio del metro que en realidad no los afecta a ellos sino que el Gobierno se lo sube a sus padres”, prosiguió el exdiputado chileno.

Y eso que comienza como una protesta estudiantil original y audaz, se transforma el viernes en una protesta más violenta, el sabado en falta de empatía del Presidente y en estado de sitio y ya hay 10 muertos.  Y ahora es un diálogo de sordos entre un movimiento no organizado, con vándalos desatados y con un Presidente con cero empatía que ayer ha declarado la guerra”, advirtió el cineasta.

El Presidente Piñera se refirió este domingo (20/10) a la noche a los nuevos incidentes, así como también a cómo se desarrollará la capital este lunes (21/10).

“Mañana será un día difícil”, dijo el mandatario, quien señaló que se reforzará el Transantiago, luego de que se anunciara que el Metro funcionará en forma parcial: en la Línea 1, por ejemplo, solo estarán disponibles 27 estaciones.

“Estamos muy consciente de que tienen (los manifestantes) un grado de organización y logística que es propia de la organización criminal”, afirmó.

Y al referirse a los incidentes, dijo que “estamos en guerra contra un enemigo poderoso, que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite”.

En ese contexto, Ominami analiza los hechos recientes como consecuencia de una situación económica y política de arrastre donde tiene un peso decisivo el nivel de deuda privada de Chile: “el ‘modelo chileno’ consiste en vender cobre, salmón y madera. Lo demás es cuento. De eso vivimos, es una economía abierta y exportadora. Con poco valor agregado. Y por tanto con malos sueldos. Un chileno promedio vive endeudándose en dos partes: en los bancos y en Falabella, Cencosud, Jumbo. Son tiendas que además de vender productos, venden dinero con pagos a cuotas y en realidad son bancos. Entonces un chileno promedio resuelve su problema endeudándose al doble por esta vía. Esa deuda por ley no debe ser informada, porque la ley sólo obliga a los bancos a informar”.

Y en esa línea, “el Estado no tiene el deber de subsidiar el transporte público”.

En tanto, sobre la falta de un referente del movimiento de protestas en Chile, el excandidato presidencial destacó que las demandas “no son (por los) 30 pesos (de) la subida del metro, son 30 años de abuso”.

“La democracia chilena se fatigó muy tempranamente”, advirtió.

“Los chilenos fueron muy buenos alumnos por muchos años, muy disciplinados, bueno pagadores de deudas, una especie de Suiza donde nadie protestaba, ahora tenemos 10 muertos y un presidente acorralado que dudo que tenga legitimidad para seguir gobernando el país”, concluyó.

·        VIOLENCIA EN LAS CALLES CHILENAS – Nuevo toque de queda y estado de emergencia en varias regiones de Chile

La crisis social chilena sigue empeorando y cobrándose vidas en los enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad. Según fuentes oficiales, son 8 los muertos y hay más de 960 detenidos por las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera. Ante esta situación incontrolable, se anunció un nuevo toque de queda para diversas ciudades, que rige entre las 19 y 20 horas hasta las 06 del lunes 21/10, hora local.

La crisis social en Chile sigue cobrándose vidas. Este domingo 20/10 5 personas murieron en un incendio en una fábrica textil en Renca, al norte de Santiago de Chile. Esto elevó a 8 las cifras de víctimas fatales debido a las protestas desatadas en este país.

El segundo comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Diego Velásquez, afirmó: “Los vecinos indicaron que podría haber sido intencional. Es una hipótesis que se está barajando”.

La intendenta de Santiago, Karla Rubilar, reveló que 3 personas habían muerto esta madrugada producto de un incendio desatado en un supermercado.

Debido a las protestas hay más de 200 heridos y el ministro del Interior, Andrés Chadwick, anunció que hubo más de 50 eventos de violencia en la Región Metropolitana durante la madrugada, 53 en el resto del país y 62 agentes de Carabineros y 15 civiles lastimados.

Además, que detuvieron a 960 personas debido a la radicalización de las protestas, que en un principio eran contra el alza del precio del subte, pero que demostraron que no era solo eso, sino el hartazgo generalizado por la desigualdad en el país.

Por eso, en la tarde del domingo, el jefe de la Defensa Nacional, general Javier Iturriaga, expresó que hay un nuevo toque de queda. Comenzó a las 7 de la tarde y se extenderá hasta las 6 de la mañana de este lunes 21/10 en la Región Metropolitana.

Iturriaga dijo que esta medida se adoptó para “evitar el daño a las personas y proteger la vida”. “Esa es nuestra principal preocupación, no es intimidar no es actuar en contra de nuestros compatriotas. Queremos proteger la vida de todos, eso es lo que me motiva teniendo plena conciencia de lo que debo hacer. Por lo tanto, a partir de las 7 de la tarde esperamos que todo esté en calma y estemos todos en casa“, agregó.

En Valparaíso y en la provincia de Concepción el toque de queda comenzará a las 20 y se extenderá hasta las 6 del lunes, hora local.

Las últimas comunas en donde se decretó estado de emergencia fueron Rancagua, La Serena y Coquimbo.

Esta medida tuvo que adoptarse nuevamente, debido a que los esfuerzos del gobierno chileno por calmar a sus ciudadanos no son suficientes. El sábado 19/10, el presidente Sebastián Piñera anunció en un discurso el congelamiento en el alza de los pasajes de subte, mediante la presentación de un proyecto de ley.

El ministro secretario general de Presidencia, Gonzalo Blumel, fue el encargado de llevar esa iniciativa al Congreso y expresó que “el informe financiero del proyecto significan $3500 millones para poder suspender el alza“. Este dinero equivale a unos US$5 millones, aproximadamente.

A pesar del proyecto, Piñera no logra calmar a la población. En su discurso, puso el foco en las protestas violentas en el país y no reveló más medidas para paliar la crisis social, por lo que los disturbios se intensificaron en las calles de Santiago.

·         COMPLICADÍSIMO CHILE – No es sólo la tarifa del ‘metro’, hay muchos reclamos de justicia social

A las 7.00 del domingo 20/10 finalizó el toque de queda decretado por el Ejército de Chile. En la mañana del ‘día después’ abundaron los problemas en el Aeropuerto, transporte público y algunos servicios de Santiago. En medio del caos que dominó gran parte del territorio chileno, desde el día viernes 18/10 y hasta la madrugada de este domingo, la ausencia de directrices dirigidas a la ciudadanía dieron cuenta de una suerte de vacío político que dominó al Ejecutivo de Sebastián Piñera. El mensaje del Presidente, en la tarde del sábado, en el que anunció que rebajaría el alza de los pasajes del tren subterráneo llegó tardío. Desde hacía horas que las demandas ya habían superado el tema del Metro (Subte) y se extendían a todo el espectro de desigualdades que existen en Chile. Los ánimos a esa hora hacían presagiar que la noche sería a un peor que la del viernes. Y así fue. Por eso fue el toque de queda pero comenzó peor. La intendenta de la Región Metropolitana, Karla Rubilar, confirmó que hubo fallecidos durante el toque de queda vigente en Santiago de Chile.

 

En medio de las fuertes protestas y cacerolazos registrados en la capital chilena por el alza en el pasaje del Metro (Subte), el presidente Sebastián Piñera decidió decretar estado de emergencia para las provincias de Santiago, Chacabuco y las comunas de San Bernardo y Puente Alto.

Al respecto, el jefe de la unidad jurídica judicial del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Rodrigo Bustos, explicó que “las personas pueden circular libremente por las calles, mientras no se establezca una medida específica como lo puede ser un toque de queda”.

Añadió que “por otra parte, ninguna persona puede ser detenida sin fundamentos o de manera discriminatoria”.

“Y por último, todas las personas mantienen la posibilidad de impugnar una detención ilegal, a través de un recurso de amparo o un recurso de protección”, cerró.

No fue suficiente. Y llegó el toque de queda ordenado por el Ejército, por mandato presidencial.

Pero la medida anunciada por el general Javier Iturriaga, en lugar de aplacar los focos de violencia, los intensificó. Las llamas se propagaron a varias regiones, y la manifestación social desafió el toque de queda en las ciudades de Santiago, Valparaíso, Rancagua, La Serena y Concepción.

En horas de la madrugada, se confirmó que 3 personas habían muerto calcinadas en San Bernardo.

Según información preliminar, los 3 muertos habrían fallecido en un incendio en un supermercado de la comuna de San Bernardo. Rubilar dijo que las autoridades “están recopilando mayores detalles”.

 

El ministro de Defensa de Chile, Alberto Espina, anunció que 1.500 militares se sumaban a los 7.941 cadetes que patrullaban las calles de Santiago, Valparaíso y Concepción; en el toque de queda total hasta las 7:00 am del domingo, hora local.

Espina señaló que los militares ya estaban instalados en las 136 estaciones del Metro de Santiago y en 46 edificios de estructura crítica (instalaciones de agua, luz, servicios básicos), plantas de combustible y aeropuertos, entre otros. EY que los militares “harán uso de todas sus facultades que en este minuto se les confiere por ley”, agregando que ellos “han sido provocados por delincuentes, y nuestros soldados no han caído en el juego”.

Además de la falta de previsión del presidente Sebastián Piñera, sorprendió la inexistencia de la figura del ministro del Interior, Andrés Chadwick, el responsable de la seguridad pública del país.

Una vez recrudecido los incidentes en cientos de focos de choque a lo largo de la capital y en distintas regiones, pasaron 6 horas hasta que reapareció en escena Piñera, y aún entonces el jefe de Interior brilló por su ausencia.

Desde las 19:00 del viernes 18/10 no se vió más al jefe de seguridad del Estado, ya con las manifestaciones que amenazaban con desbordarse y provocarle la derrota más grande de la Administración Piñera. 

El haber criminalizado los hechos, con el agregado del anuncio de la invocación de la Ley de Seguridad del Estado, y sin ningún gesto hacia el fondo de la problemática, es una cuestión de debate por estas horas en Chile. 

Ahora bien: también la oposición fue superada por los acontecimientos permaneció invisible.

  • Toque de queda en provincias de Santiago y Chacabuco y comunas de San Bernardo y Puente Alto

VIDEO : https://youtu.be/g4599q5uxnM

El origen

Fue la convocatoria de un grupo de estudiantes del Instituto Nacional a través de las redes sociales llamando a “evadir” el metro / subte en respuesta a una nueva alza en el costo de los pasajes la que habría prendido la mecha del descontento en Santiago, y junto a ella:

  • el malestar contra el robo de agua,
  • el enojo con la corrupción de los dirigentes políticos,
  • la frustración ante la injusticia social que provoca el modelo preferido de los empresarios y ejecutivos de grandes ingresos, y
  • las pensiones jubilatorias miserables que han empobrecido la vida de los jubilados.

Si el 2011 el clamor de las mayorías se expresó a través de la condena de los abusos del mercado mediante su emblemática consigna “No al Lucro”, ahora la indignación se vistió con el ropaje de “evadir”, un concepto que reivindica una acción destinada a superar cierto límite impuesto. El espíritu evasivo se ha tornado colectivo.

  • Alberto Larraín escribió en la web TheClinic.cl, de Santiago de Chile:

Santiago, viernes 18 de Octubre de 2019, es una fecha que pasará a la historia, tras una semana de evasiones masivas en el metro, el conflicto escala, y aparece el caos: quema de buses, estaciones de metro y edificios institucionales, aparecen barricadas, destrosos múltiples, saqueos y cientos de heridos. Los militares son llamados a salir a la calle. Una jornada marcada por el dolor y la angustia. Se suspenden todas las actividades del fin de semana, servicios y se procede al cierre de múltiples espacios públicos.

La semana había comenzado con manifestaciones de evasión del pago de la tarifa del metro, como actos pacíficos de desobediencia civil por parte de secundarios, que invocaban el malestar por sus familias, un clamor urgente a vernos y entender que el desarrollo de un país se mide por el lugar del que va último y no por el éxito del primero. En la misma línea de todo este año, Chile ha estado marcado por la voz de los jóvenes, quienes intentan tomar la voz del  sufrimiento, reconociendo que la vida tiene obligaciones y derechos, pero cuestionando el hecho de que Chile parece haberse olvidado de los últimos, y que esto atenta contra lo más importante, nuestra calidad de vida y nuestra felicidad.

Pero esta vez, al igual que las veces anteriores, en vez de tratar de ver cuanto de verdad podía ver en sus actos, o ver como acogerlo, se procede a la descalificación, a minimizar el reclamo y tratarlos de parias sociales, diciendo que no se entendía por qué ellos reclamaban si no los afectaba directamente. Nada produce más rabia ni violencia, que cuando se niega el dolor o el agobio que uno siente. 

Lo de de esta semana, busca zamarrear al país por los hombros y hacerle ver de frente su peor evasión, el dolor de todos los marginados, de aquellos que no tienen rostro, los que son una una cifra esporádica, un porcentaje de vulneración, son los cerca de 200 mil niños y niñas de Sename que aún esperan en la fila que llegue su turno, son las miles de familias que viven en 802 campamentos sin derecho a la vivienda, pero que tienen nombres, una historia y una vida que cargan a diario. Ver a aquellos que hemos hecho vivir de promesas incumplidas, como Lota, que se le prometió la reconversión tras el cierre de la mina y lleva veintiún años esperando. Mirar y cuestionar la aberrante normalización de hablar tranquilamente de zonas de sacrificio como Coronel, Til Til, o Quintero-Puchuncaví, donde en esta última se cierra el año escolar de forma prematura de los niños y niñas esta semana por problemas de salud dados por la contaminación, a pesar de una orden de la corte suprema, y pareciese no remecernos.

  • Efectivos militares llegan hasta Plaza Italia

VIDEO : https://youtu.be/YeI59v5hjqA

Por ello, las actuales movilizaciones por el alza de precio del transporte, tienen el mismo motor que las movilizaciones por pensiones de miseria donde más de 300.000 compatriotas reciben pensiones inferiores a 150.000 pesos, incluyendo los subsidios del estado, o los más de 4 millones de chilenos y chilenas que están en DICOM, y con una deuda promedio de 1.7 millones de pesos recibiendo llamadas interminables del retail para el pago. La misma energía que rompe la inercia en la comunidad de Petorca al ver como la agricultura de exportación es a expensas de sus propios habitantes. El mismo impulso de denuncia de la crisis de la salud por falta de insumos y miles que esperan atención, o las judicializaciones masivas por aumentos en los precios de las ISAPRES de hace una semana, ante un sistema que prioriza el lucro desde la enfermedad. 

Todos estos, no son problemas distintos, como intenta mostrarse, son todos un mismo problema. 

Por ello la evasión del pasaje, se vive como algo justo, un acto reinvindicatorio, ante una injusticia estructural. Toda violencia es inaceptable, pero la violencia de esta semana es consecuencia del debilitamiento de la cohesión social a partir de otras violencias que también son inaceptables: la iniquidad, el abuso de poder, la segregación territorial. Violencias que se cargan como lastres, que han llevado al agotamiento físico y psicológico como resultado de un modelo agotado. 

Los chilenos y chilenas no son flojos, están reventados. No necesitan levantarse más temprano, como se les ha dicho, ya lo hacen. 

Los chilenos y chilenas no quieren las cosas gratis, pero están cansados de que se les ordeñe a diario, y se les ningunee su esfuerzo. 

Debemos validar el dolor para avanzar. 

La violencia es contagiosa, y por ello uno de los interlocutores, en este caso el Gobierno, debe llamar al diálogo; entender que el alza del transporte es solo la gota que rebalsa el vaso, que se expresa a diario en el aumento de enfermedades mentales y consumo de drogas, la crisis de la salud mental que desde el 2008 es la primera causa de licencias médicas del país, y que hasta el cansancio se ha denunciado. El primer paso, es levantar el estado de emergencia, de lo contrario sólo seguirá aumentando la violencia, que se desplazará desde el centro de Santiago a los barrios periféricos que son controlados por el narcotráfico.

El actual caos tiene una solución: más comunidad, más encuentro, volver a fortalecer el vernos, y acoger el dolor del otro, hacerlo mío, y entender que lo que es urgente para él o ella, es urgente para mí. Podemos y debemos transformar la actual crisis en una oportunidad de pasar del yo, tú, él o ella al nosotros, sólo así podremos incluir en nuestra comunidad a los que aún esperan que los veamos y ayudarlos a sanar su dolor.”

¡Latinoamérixca toma conciencia del mal que generan los gobiernos neoliberales y antipopulares!

 

Buenos Aires, 21 de octubre de 2019

Arq. José Marcelino García Rozado

Se el primero en comentar en "CRISIS EN CHILE – CONTRA PIÑERA – 11 MUERTOS – MARCO-ENRÍQUEZ OMINAMI – VIOLENCIA EN LAS CALLES CHILENAS – COMPLICADÍSIMO CHILE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*