LATINOAMERICA GRAN CRISIS

Chile: Nuevo toque de queda, más protestas y una promesa desde el gobierno

A las 15:00 horas de este martes 22/10 ya son 1.600 las personas desaparecidas en Chile según las cifras presentadas por el Insituto Nacional de Derechos Humanos de Chile. Mientras las protestas continúan, así como la represión por parte de los carabineros, el gobierno de Sebastián Piñera anunció otro toque de queda de cara al próximo miércoles 23/10, y al mismo tiempo una “próxima” propuesta para supuestamente poder salir de la situación de crisis en la que se encuentra Chile en la actualidad. Aunque eso no es todo, ya que los últimos comentarios de la Primera Dama, Cecilia Morel, hundieron más al presidente cuando dijo que las protestas eran como “una invasión alienígena”. El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, brindó un nuevo balance sobre las protestas de las últimas horas. Este martes comienza a regir la nueva tarifa del Metro tras la aprobación de la ley que suspende el aumento de pasajes

Lo que comenzó el pasado viernes 18/10 con protestas masivas, y que continuó durante el fin de semana con manifestaciones violentas y una represión por parte de los carabineros, este martes 22/10 todavía continua con más manifestaciones y nuevas medidas por parte del gobierno de Sebastián Piñera, quienes esta mañana, desde el sub secreatario del Interior chileno, Rodrigo Ubilla, explicó que ya son 15 las personas fallecidas por disturbios. Claro que esta cifra seguirá creciendo.

Aunque existen otros informes extraoficiales, por ejemplo el publicado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos de la República de Chile, insisten que son 1692 personas las detenidas, 226 heridos y existen 3 denuncias por violencia sexual. Estos datos fueron recopilados por la organización en hospitales, comisarias y manifestaciones. Ya el pasado 21/10 la misma organización aseguró que las Fuerzas Armadas no están preparadas para estas condiciones, solo para “estados de guerra”, como explicó el presidente Piñera al analizar la situación actual.

Después de dos toques de queda, el gobierno de Piñera decidió avanzar con uno más este martes 22/10 cuando anunció que a partir de las 8 de la noche, hasta las 5 de la mañana del miércoles, habrá toque de queda en Santiago de Chile (ciudad capital chilena). Claro que esto es una de las tantas medidas que está llevando adelante el gobierno para controlar los disturbios, aunque todas las protestas que ocurrieron durante esta jornada fueron de modo pacífico y se trasladaron al interior del país: las plazas principales de Antofagasta, Valparaíso, Concepción y Punta Arenas, se vieron repletas de gente.

Es así que mientras las multitudes se manifiestan y las fuerzas policiales responden con agua y gases lacrimógenos, el gobierno de Piñera comenzó con las iniciativas para intentar resolver la situación actual del país, es por eso que según informan los medios locales, y luego confirmó el ministro del Interior Andrés Chadwick, el presidente se reunió con los distintos jefes de los partidos políticos para intercambiar opiniones e intentar llegar a una solución en el corto plazo. “Valoramos enormemente esa decisión de poder participar en la búsqueda de soluciones y esa disposición de ver al país con sentido de altura y no partidista”, explicó el mandatario mientras las manifestaciones se extienden a todos los departamentos del país vecino.

Aunque eso no es todo ya que Chadwick explicó que el plan del poder ejecutivo pasará por hacer pública una “propuesta de agenda social para  avanzar en el país,  queremos que se pueda traducir en un avance a la normalización del país y de la vida de cada familia a lo largo de todo Chile”. Si bien esta propuesta a la que se refiere todavía no fue ni explicada ni detallada, se espera en la proximidad, aunque muchos esperan que haya un guiño hacia los manifestantes al tener en cuenta temas fundamentales como el costo de vida, o los ingresos. ¡Una verdadera estafa al pueblo… bah… otra más!

Recordemos que las protestas estallaron cuando el gobierno anunció un aumento en la tarifa del transporte público, que fue la gota que rebalsó el vaso en una de las sociedades con más desigualdad económica de la región. Claro que detrás existen otras temáticas, como las “pensiones de hambre” para jubilados y el hecho de que el país -el único del mundo que tiene sus aguas privatizadas- atraviesa una gran época de sequía. Las primeras manifestaciones estuvieron en manos de los jóvenes, quienes comenzaron a evadir el metro, levantando torniquetes para ingresar a los andenes sin pagar.

En consecuencia se declaró el estado de emergencia, y con esto llegó el despliegue de militares, un vivo recuerdo de lo que fue la tan cruda dictadura en Chile de la mano de Agusto Pinochett Ugarte. Y al mismo tiempo vino el primer toque de queda, que ya van por el tercero este martes 22/10. “Estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable que no respeta a nada ni a nadie y que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite, incluso cuando significa la pérdida de vidas humanas, con el único propósito de producir el mayor daño posible”, dijo el mandatario en su primera aparición pública desde los disturbios, e ignorando que todo es producto de las gigantescas desigualdades sociales existentes en su país y que ningún gobierno desde la dictadura pinochetista se animó a terminar.

Este martes la situación al parecer parece normalizarse, por lo menos desde el gobierno, ya que la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados aprobó un paquete de iniciativas que incluyen una baja en el número de parlamentarios, así como una baja de salarios de los miembros de altos cargos del Estado. Si bien no fue unánime y hubo mucha discusión entre el oficialismo y la oposición, se aprobaron las rebajas en cuestión.

Por otro lado, y a todos los problemas que ya tiene la administración de Piñera, se le sumaron las filtraciones de audios de Wathsapp de su esposa, la Primera Dama, Ceilia Morel, donde aseguró que desde el Poder Ejecutivo “estamos absolutamente sobrepasados” y comparó a los manifestantes con alienígenas. Si bien al  principio se confundió con una noticia falsa, el periódico, La Tercera, pudo confirmar que era un audio legítimo, a lo que le siguieron las disculpas de Morel. “En un momento en que me sentí sobrepasada por las circunstancias, envié un audio privado que se filtró. Un estado de ánimo personal lo hice parecer como un estado general del gobierno. Lamento el desacierto”, explicó la Primera Dama.

“Hoy no estamos para más divisiones, sino para unirnos, escucharnos, dialogar y buscar soluciones. Lo que estamos viviendo es muy profundo y todos los actores de la sociedad debemos trabajar por disminuir la desigualdad, ser más humildes y mejorar las oportunidades para todos”, concluyó.

·        Más de 2.600 personas fueron detenidas y la cifra de muertos creció a 15 por los violentos reclamos en Chile

El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, brindó un nuevo balance sobre las protestas de las últimas horas. Este martes comienza a regir la nueva tarifa del Metro tras la aprobación de la ley que suspende el aumento de pasajes

El subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, informó este martes que la cifra de víctimas mortales desde el inicio del estallido social en el país asciende a 15, de las que 11 se produjeron en la Región Metropolitana, que comprende a la capital. La autoridad detalló que hubo dos muertes por impacto de bala en las ciudades de La Serena y Coquimbo, un atropello por un camión de la Armada en la localidad de Talcahuano y otro fallecido en la ruta 5 Sur, a la altura de Curicó, del que no ofreció detalles pero sobre el que la Fiscalía regional informó de que fue fruto de un disparo de un miembro del Ejército, hecho que se está investigando.

El resto murió en un contexto de “quemas y saqueos, principalmente de centros comerciales”, dijo el viceministro.

Asimismo, informó de que se ha detenido a 2.643 personas desde el estallido social.

Ubilla comentó que estos decesos son una “consecuencia dramática” de lo que está ocurriendo en el país desde que el pasado viernes grupos violentos radicalizasen una masiva protesta social contra las desigualdades del país, que tuvo el alza del precio del metro de Santiago como detonante.

El general de división Javier Iturriaga, jefe de Defensa Nacional y encargado de la seguridad en la Región Metropolitana de Santiago de Chile desde que se decretó el Estado de Emergencia, había informado que 932 personas fueron detenidas durante la noche del lunes, y expresó: “Tenemos que volver a la normalidad lo antes posible”.

Luego comentó: “Sé que hay videos circulando donde mucha gente trata de exacerbar y acusarnos de una violencia desmedida. Los controles de toque de queda son para proteger a la gran masa de los chilenos que quieren vivir en paz. El llamado es que no se resistan, que no provoquen. Tuvimos un total de 932 detenidos en todas las manifestaciones delictuales que ocurrieron durante la noche”. Por último, subrayó: “Estamos dispuestos a conversar para ver la mejor solución para todos”.

La capital de Chile inició su actividad este martes con sólo una línea de metro activa, y no en todas sus paradas, y sin clases en la mayor parte de escuelas y universidades y con gran cantidad de comercios cerrados, lo que conformó colas para entrar al suburbano, tomar un autobús o hacer alguna compra.

Todo ello después de una noche en toque de queda que “en general estuvo tranquila” a partir de las 23.00 horas, con “muy poco movimiento” y solo con “casos aislados” de vandalismo, informó a la prensa el general de división Javier Iturriaga, encargado de la seguridad en la Región Metropolitana desde que se decretó el estado de emergencia.

El aumento del precio del Metro de Santiago desató una oleada de protestas que con el paso de los días despertó el hartazgo de parte de la ciudadanía por las altas tarifas que pagan por otros servicios, el nulo reparto del sistema de pensiones o los deficientes servicios de salud pública, generando un estallido social sin precedentes en la historia reciente del país.

El respuesta, el Gobierno decretó el estado de emergencia, totalmente o en solo algunas ciudades, en casi todas las regiones del país, cediendo la seguridad al Ejército y decretando toques de queda.

·        Tensión en Bolivia: el lento avance del conteo de votos mantiene el triunfo de Evo Morales y aumentan los reclamos de la oposición

El registro rápido de actas se mantiene al 95% y el avance del escrutinio definitivo, más lento, añade incertidumbre al país. Los comités cívicos denunciaron un fraude electoral y convocaron a una huelga por tiempo indeterminado en todo el país

Los resultados electorales parciales en Bolivia se muestran casi inamovibles este martes, luego del avance publicado la noche del lunes que mostró una ventaja de Evo Morales suficiente para proclamarlo ganador de los comicios, frente a los reclamos de la oposición que denuncia un fraude.

El conteo rápido del Órgano Electoral, al 95.63% de actas verificadas, muestra una distancia de 10,11 puntos entre el presidente (46,85%) y el opositor Carlos Mesa (36,74%). Los votos emitidos en territorio boliviano llevarían a una segunda vuelta, pero los votos del extranjero estiraron la ventaja del líder izquierdista por encima de la barrera de 10 puntos, necesaria para evitar un balotaje. Hasta el momento, según el conteo rápido, Mesa queda a solo 6 mil votos de la meta, entre un electorado de 7 millones de bolivianos.

En simultáneo, también avanza el cómputo general de las actas, que avanza más lento y, al 81,6% de actas escrutadas, muestra una ventaja de Morales 4,3 puntos. La distancia se alargaría en el último tramo por el procesamiento de los votos rurales, pero la oposición denuncia que el margen estadístico no permite revertir la tendencia y asegura que se trataría de un fraude.

Sindicatos, organizaciones empresariales y ciudadanos llevan adelante nuevas protestas para este martes, realizadas frente a los centros de conteo de votos. Las manifestaciones se prevén mayores y más organizadas que en la víspera, donde no faltó agitación: en Sucre (sureste) y en Potosí (suroeste), enardecidas muchedumbres incendiaron los tribunales electorales departamentales.

En La Paz se registraron choques con la policía, mientras la oficina del partido gobernante, el Movimiento Al Socialismo (MAS) fue destruida en Oruro (sur). Los incidentes también alcanzaron ciudades del centro, sur y norte del país. En Riberalta, departamento Beni (noreste), los manifestantes destruyeron una estatua del fallecido caudillo venezolano Hugo Chávez, aliado de Morales.

Fernando Camacho, presidente del poderoso Comité Pro-Santa Cruz (rica región del este del país), un colectivo que agrupa desde empresarios hasta asociaciones de vecinos, llamó a “bloquear el país”.

“Hemos decidido parar indefinidamente hasta que se respete la democracia”, afirmó Camacho. La medida, que se pone en marcha las 0:00 de este miércoles, surge tras las denuncias de un “fraude electoral” y a la convocatoria llegaron también representantes cívicos de Potosí, La Paz y Tarija, además de otros candidatos opositores como Oscar Ortiz y Chi Hyun Chung.

La influyente plataforma civil Conade, que reúne comités cívicos de todo el país, anunció también “resistencia civil” ante la posible victoria de Morales. Su líder, Waldo Albarracín, que recibió un golpe en la cabeza en una trifulca callejera con oficialistas, denunció que “se consuma un fraude monumental”.

Ante el clima de violencia, la Iglesia católica llamó a “la paz y serenidad” y urgió al TSE “cumplir con su deber de árbitro imparcial”.

La ventaja de Morales fue cuestionada por la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), que observa las presidenciales y legislativas del domingo.

Por su parte, Estados Unidos acusó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) de tratar de “subvertir la democracia en Bolivia” y lo instó a “restaurar la credibilidad” del escrutinio. La Unión Europea, en tanto, exigió “respetar la voluntad del pueblo boliviano”. También España, Argentina, Brasil y Colombia expresaron inquietudes sobre la marcha del conteo de votos en Bolivia, que vivió una jornada violenta el lunes, en la que manifestantes quemaron urnas y sedes electorales.

“No vamos a reconocer esos resultados que son parte de un fraude consumado de manera vergonzosa y que está colocando a la sociedad boliviana en una situación de tensión innecesaria”, declaró Mesa la noche del lunes. Historiador, periodista y ex presidente (2003-2005) de 66 años, llamó a una “movilización ciudadana” hasta que se difunda el resultado definitivo.

 

Buenos Aires, 22 de octubre de 2019

Arq. José Marcelino García Rozado

Se el primero en comentar en "LATINOAMERICA GRAN CRISIS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*