MIRANDO HACIA EL FUTURO DE LATINOAMERICA

Plano de liderazgos en América Latina: reina la izquierda y Bolsonaro es una isla

Argentina tiene nuevo presidente, otra vez el pueblo le dió el poder a un frente peronista, liderado por el futuro presidente, Alberto Fernández y su compañera de fórmula y futura vicepresidenta, CFK. Sin embargo las últimas semanas significaron cambios en toda la región latinoamericana. Entonces, ¿cómo son los liderazgos en América Latina en la actualidad y que le depara al futuro? En Chile estallaron hace una semana protestas que obligaron al presidente Sebastián Piñera a hacer un cambio profundo de gabinete, en Bolivia, el líder del socialismo boliviano también irá por su cuarto mandato, a pesar de constantes manifestaciones y un posible fraude. Paraguay liderado por Mario Abdo Benítez, quien también atravesó una crisis política y el domingo envió sus felicitaciones a Alberto, al igual que lo hizo Martín Vizcarra el presidente de Perú. En tanto, Nicolás Maduro sigue reinando Venezuela y envía sus felicitaciones a los Fernández, Uruguay enfrenta un ballotage y Jair Bolsonaro amenaza con sacar a Argentina del Mercosur. ¿Cuál es el futuro de la región? Predecir algo hoy es una burrada.

Al hablar de la región latinoamericana muchos piensan en hermandad, unidad y costumbres en común, además de unidad comercial que es lo que en su momento proponía el Mercosur que ya no funciona con la misma efectividad que antes. Sin embargo hoy América Latina no es sinónimo de unidad, empezando porque cada presidente tiene una ideología muy distinta. Si bien esto último se había dejado de lado teniendo en cuenta que muchos de los presidentes electos representaban el centro derecha, como Mauricio Macri en Argentina, Mario Abdo Benítez en Paraguay, Sebastián Piñera en Chile y el extremismo de Jair Bolsonaro en Brasil. En ese momento claro el izquierdista del grupo era Uruguay.

Sin embargo hoy el escenario parece haber mutado al despertar de la izquierda en la región, teniendo en cuenta el reciente triunfo del peronismo en Argentina de la mano de Alberto Fernández, las constantes manifestaciones, disturbios y posterior represión en Chile, las protestas contra Evo Morales y su cuarta reelección sospechada de ser fraudulenta y la posible liberación de Lula da Silva, el ex presidente de Brasil acusado falsamente de corrupción y encerrado por el caso Odebrecht.

A todo esto por supuesto se suma como en Perú los escándalos de corrupción siguen atormentando a sus presidentes y en Paraguay el presidente Abdo Benítez intenta salir de una crisis política intensa.

Aunque a todo esto la frutilla del postre es Venezuela, que continua siendo un misterio para muchos, en cuanto a cómo se desarrollaran los acontecimientos en un futuro y al lugar que ocupa Nicolás Maduro en la región, teniendo en cuenta que Evo Morales y CFK siempre tuvieron una relación muy cercana con el dictador. A todo esto se suma los comentarios del segundo de Maduro, Diosdado Cabello, quien dijo percibir una “brisa bolivariana” en cuanto a las rebeliones y las elecciones en los distintos países. Aunque no solo eso sino que la Organización de Estados Americanos, quien ingresó en Bolivia tras las acusaciones de fraude, aseguró que el régimen chavista podría estar detrás de volver a hacer Latinoamerica de izquierda.

Claro que no existe ninguna confirmación con respecto a estas acusaciones de la institución que esta alineada descaradamente a los EE UU, pero lo que sí está claro es que después de un período de 4 años de centros derecha en el territorio, el pueblo en distintos países eligió volver al socialismo. Claro que el caso de Argentina es algo particular porque a diferencia de todas las naciones mencionadas anteriormente, ninguna, excepto Venezuela, se encuentra en una situación de crisis económica como la de nuestro país.

Al mismo tiempo las rebeliones en Chile causaron tal nivel de alerta en la región que en las calles de Argentina hay panfletos colgados con la frase “Piñera dictador”. Recordemos que la semana pasada explotaron protestas masivas y diarias en Chile por la disconformidad con las medidas del gobierno y el estilo de vida que fueron puestas en acción luego de un anunció de aumento de tarifas del metro. Claro que Piñera, no tuvo mejor idea que declarar ‘estado de emergencia’ y ‘toques de queda’., en otras palabras sacó a los militares a la calle, sobre todo teniendo en cuenta la memoria colectiva del país con respecto  a los militares.

En consecuencia el mismo se vio obligado a cambiar el gabinete, incluido su Ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien también fue parte del gobierno de Augusto Pinochet y primo del presidente. “He pedido a todos los ministros poner su cargos a disposición para poder estructurar un nuevo gabinete para poder enfrentar estas nuevas demandas y hacernos cargo de los nuevos tiempos”. Al mismo tiempo la aprobación del presidente tocaba el 14%.

Al mismo tiempo, la liberación del ex presidente brasileño, Lula da Silva, y la posición en la que ya se encuentra Jair Bolsonaro al estar rodeado de gobiernos de izquierda, perder su aliado Macri y continuar rogando a Estados Unidos un lugar en el comercio internacional y en las relaciones democráticas. Claro que todos los países mencionados anteriormente no tienen la mejor relación con el Estados Unidos de Trump, empezando por el régimen de Maduro.

Bolsonaro llegó al gobierno, entre otras cosas claro, porque su contrincante no era la suficientemente fuerte ya que a Lula no se le permitió presentarse por la causa que hoy lo tiene bajo prisión, pero después se supo fue manipulada y direccionada por el gobierno de Bolsonaro, más exactamente por su actual Ministro de Justicia, Sergio Moro, el ex juez que se asoció con el procurador de la causa y realizó diferentes actos de corrupción. Aunque esa no es la única debilidad de Bolsonaro, ya que sus primeras dos banderas de gobierno eran la economía y la lucha contra la corrupción y ninguna de las dos parece querer funcionar.

En cuanto a economía, si bien Bolsonaro mendiga a Donald Trump un lugar en la Organización Mundial del Comerio, y claro el norteamericano gana un aliado en la región, el mismo no está teniendo los mejores resultados en cuanto a su bendita Reforma Previsional, que si bien la aprobaron en el Senado hace algunos días, no es el mismo proyecto que ingresó al recinto porque ya no cuenta con el sistema de capitalización que le iba a hacer ahorra al gobierno de Bolsonaro dinero para reactivar y hacer crecer la economía.

Frente a esto la gran pregunta es: ¿que hará Bolsonaro? Empezando por el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea, el cual se arruinó en parte luego de los incendios en el Amazonia y cuando comenzó esta rivalidad entre Bolsonaro y Alberto Fernández, tan así que el futuro presidente no irá a Brasil como su primera visita formal, irá a México a visitar a AMLO. Es tal el descontento de Bolsonaro que decidió no darle las felicitaciones a Alberto. “No quiero felicitarlo, no nos vamos a enfadar. Esperaremos el momento para ver su posición real en la política, porque él se hará cargo, hará un balance de lo que está sucediendo y veamos qué línea tomará”.

A su vez también habló del futuro del Mercosur: “No sé qué sucederá en las elecciones de Uruguay, y decidimos si Argentina daña o no alguna cláusula del acuerdo. Si daña, podemos eliminar a Argentina, pero esperamos que nada de esto sea necesario; que Argentina no quiera cambiar su curso en el comercio”, concluyó. Ahora: ¿podrá Bolsonaro quedarse solo y ser exitoso en una región rodeada de gobiernos de izquierda, teniendo en cuenta que las situaciones internas en su país tampoco son las mejores?

Pero no debemos olvidar que Uruguay va a segunda vuelta y que Luis Lacalle Pou puede imponerse allí, parcializando hacia el centro derecha y que las elecciones de alcaldes en Colombia fueron un gran cachetazo al gobierno de derecha de ese país… el juego está abierto y quizás sea Argentina (más allá de sus gravísimos problemas económico-sociales) quien vuelva a dar o mostrar el camino a la América Latina, más precisamente a la América Española.

¡Todo aún está por verse!

Ni Brasil es ya lo que alguna vez fue con Fernando Henrique Cardozo y Luis Inacio Da Silva, ni Argentina sigue siendo la del neoliberalismo de amigos del régimen macrista… ¡Todo está por verse en esta América  Hispanoparlante con sus derechas, sus izquierdas y sus regímenes de centro izquierda y centro derecha!

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 28 de octubre de 2019

 

Se el primero en comentar en "MIRANDO HACIA EL FUTURO DE LATINOAMERICA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*