REINO UNIDO DEVUELVE A ARGENTINA, CON EL PAPA COMO TESTIGO, LA VIRGEN DE LUJÁN QUE ESTABA EN SU PODER DESDE LA GUERRA DE LAS MALVINAS

Se trata de la patrona de Luján que había desembarcado durante el conflicto bélico. Luego de una intensa búsqueda, fue hallada en manos de Reino Unido. Este miércoles fue bendecida por el Papa.


Los bispos castrenses de Reino Unido y Argentina en el Vaticano durante el intercambio de la imagen de la Virgen
El Papa Francisco ha bendecido y ha sido testigo este miércoles en la plaza de San Pedro de un bonito acto simbólico entre el pueblo argentino y el británico. Se ha tratado la entrega por parte de Reino Unido a Argentina de una estatua de Nuestra Señora de Luján, que perteneció a las tropas argentinas durante la guerra de las Malvinas y que tras el conflicto fue llevada a Inglaterra por lo que volverá así a su país después de 37 años.
El intercambio de esta imagen copia de la original de 1630 se produjo al final de la audiencia general en la Plaza de San Pedro cuando el obispo castrense de Argentina, Santiago Olivera, recibió la imagen de su homólogo en el Reino Unido, Paul Mason. Por su parte, los argentinos han entregado otra imagen de la Virgen a los británicos donde será colocada de nuevo a la catedral católica de San Miguel y San Jorge en Alderhot.
Tal y como señala Vatican News, cuando las tropas argentinas invadieron las Islas Falkland en abril de 1982 llevaron consigo la estatua, una copia del original de 1630, que se encuentra en la Basílica de Luján en Argentina. La estatua fue dejada por las tropas argentinas en la iglesia de Port Stanley. Los británicos la tomaron, la llevaron en un transporte militar al Reino Unido y le encontraron un hogar en la Catedral Militar Católica de San Miguel y San Jorge en Aldershot. Desde entonces ha permanecido allí como lugar de oración ofrecido a los caídos de ambos lados.

Inmediatamente después de haber comenzado sus funciones como obispo de las Fuerzas Armadas inglesas, Monseñor Paul Mason fue contactado por su homólogo argentino, Monseñor Santiago Olivera, quien solicitó la devolución de la estatua, ya que un grupo de fieles devotos de Nuestra Señora de Luján estaban ansiosos por verla regresar. También ofreció donar una copia para la catedral de Aldershot a cambio. El obispo inglés Mason aceptó “con gratitud”.

“Fue una historia intrigante que me involucró tan pronto como me convertí en obispo de las fuerzas armadas. Inmediatamente comprendí que era una buena oportunidad, no sólo para el regreso de la estatua, sino también para demostrar una comunión de fe entre dos países que han experimentado divisiones políticas. Me reuní con Mons. Santiago para hablar del regreso de la estatua -explica Monseñor Mason- y espero volver a encontrarme con él en Roma en octubre para el intercambio cuando el Santo Padre bendiga ambas estatuas”.
VIDEO : https://youtu.be/7PgyXARZWwg
• Regresa una figura de la Virgen que estuvo en Malvinas
Se trata de la patrona de Luján que había desembarcado durante el conflicto bélico. Luego de una intensa búsqueda, fue hallada en manos de Reino Unido. Este miércoles fue bendecida por el Papa.

AUDIO: “Todos empujamos para que regrese a casa”, dijo Sánchez desde Roma por Cadena 3
Una imagen de la Virgen de Luján que había estado en la Guerra de Malvinas y luego permaneció 37 años en Inglaterra, fue recuperada por Argentina y volverá al país el fin de semana, tras haber sido bendecida este miércoles en el Vaticano por el papa Francisco.
Se trata de la patrona de la Argentina que había desembarcado en las Islas Malvinas durante el conflicto bélico de 1982 y, luego de la derrota de las tropas argentinas, fue trasladada a Catedral Castrense de Saint Michael y Saint George en la ciudad inglesa de Aldershot, ubicada 60 kilómetros al sudoeste de Londres.
Marcelo Sánchez, ex combatiente de la Guerra e integrante de la comitiva, expresó en diálogo con Cadena 3 que muchos “empujaron” para que la Virgen regrese “a casa” para que “sirva para conciliar nuestros corazones, ser más hermanos y mirar para adelante en tiempos muy difíciles que pasa la Nación”.
“Pudimos donar una virgen para que no quede vacío el lugar donde estaba, porque hay gente que le va a rezar”, destacó.
“Nadie la robó, sino que la Cruz Roja me dijo que me la llevara… Nadie sabía su significado”, explicó a La Nación el padre Alfred Hayes, quien llevó a la imagen de la Virgen de Luján desde Malvinas hasta el Reino Unido.

Tras ser rastreada por excombatientes, familiares de caídos, monjas y miembros del grupo “La Fe del Centurión”, la estatuilla religiosa fue hallada en Aldershot y entregada este miércoles por el obispo castrense británico, Paul James Mason.
El ex combatiente Sánchez reveló que la idea es que la figura quede entronizada en la Basílica de Luján. “Soy lujanense y es una gran alegría. Tenemos que dejar como mensaje que la guerra no genera nada bueno”, apuntó.
“Para mí es una gran oportunidad, porque es un gesto simbólico de dos naciones que quieren entenderse y que comparten la fe porque somos católicos”, indicó el prelado inglés, quien se llevó otra estatuilla de la Virgen de Luján bendecida por el Sumo Pontífice y entregada por el obispo castrense argentino, Santiago Olivera.
En tanto, el argentino expresó: “Fue un momento histórico, de una gran emoción y de significado de fraternidad entre los pueblos y de la Madre, que nos une. Esto es increíble, la Madre es Madre de todos, de ingleses y argentinos, y espero que en esta hora los argentinos podamos elevar nuestra mirada hacia Jesús y María y que ella nos recuerde que somos hermanos. Esta es la clave para seguir trabajando en este tiempo que nos toca”.

Durante la ceremonia, el Papa se mostró muy emocionado en el contacto con los excombatientes y los familiares de los caídos, así como también rezó ante una de las placa de granito negro con la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios” y que fue retirada del cementerio de Darwin tras la identificación de los restos de Elvio Eduardo Araujo, hermano de la presidenta de la Comisión Familiares de Caídos, María Fernanda Araujo.
Entre la comitiva argentina también estuvo presente quien fuera capellán de las Islas durante el conflicto bélico de 1982, Vicente Martínez Torrens: “Es un día histórico, primero porque hemos estado más de 35 años sin saber de la imagen y ahora regresa y con esta recepción: es un momento muy especial. Y también para nuestro país: en este momento necesitamos de estos gestos de unidad y de paz. Por eso pedimos que continúe ella la obra que comenzó allí en Malvinas, la presencia fue constante y esperamos que se repita”, manifestó.

Mason tiene previsto visitar la Basílica de Luján en febrero próximo para conocer a la icónica imagen de la patrona de la Argentina.
La estatuilla que estuvo en Malvinas durante la Guerra y 37 años en una catedral inglesa regresará al país el próximo fin de semana, con la bendición del papa Francisco.
Los miembros de la comitiva argentina aprovecharon la oportunidad para proponerle al Santo Padre que viaje al archipiélago del Atlántico Sur en 2021 para encabezar un encuentro ecuménico entre la Iglesia católica y la Iglesia anglicana del Reino Unido, iniciativa que también le acercaron a Mason para que le traslade a la Reina Isabel II.
• La emoción del Papa al bendecir una imagen de Virgen de Luján que estuvo en Malvinas

En la ceremonia hubo un intercambio de imágenes de la Virgen de Luján Fuente: Reuters – Crédito: Remo Casilli
ROMA.- Hubo mucha emoción, simbolismo y un clima de gran hermandad hoy, cuando el Papa protagonizó una histórica devolución a la Argentina de una imagen de la Virgen de Luján que había estado en Malvinas y de la que se le habían perdido los rastros, que estuvo 37 años guardada en la Catedral Castrense de San Miguel y San Jorge en Aldershot, en el condado de Hampshire, 60 kilómetros al suroeste de Londres.
La histórica restitución tuvo lugar al término de la audiencia general de los miércoles en la que esta imagen, que restituyó el obispo castrense británico, monseñor Paul James Mason, estuvo en un lugar privilegiado: al lado del crucifijo que presidió la catequesis y a metros del Papa, en el sagrato de la Plaza de San Pedro.
En señal de gratitud ante este gesto de reparación, el obispo castrense argentino, Santiago Olivera, le regaló a Mason otra imagen de la patrona de la Argentina. “Gracias, gracias”, dijo el Papa, que además de avalar este más que trascendente intercambio de imágenes, materialmente realizó el intercambio y le dio una imagen al obispo castrense británico y la otro al argentino. Todo ocurrió muy rápido y un poco caóticamente en las escalinatas del sagrado de la Plaza de San Pedro, mientras rodeaban a Francisco excombatientes con medallas colgadas al pecho, familiares de caídos, monjas bonaerenses y laicos del grupo “La Fe del Centurión” de la diócesis de Quilmes, que fueron clave a la hora de rastrear y localizar a la imagen de la Virgen de Luján de las Malvinas que se había extraviado.
Como suele ocurrir en los momentos más solemnes el Papa, que bendijo las dos imágenes, con su clásico sentido del humor distendió el clima. “Es más linda”, le dijo a monseñor Mason, señalando la réplica de la Virgen que le fue donada. Al margen del humor, también hubo mucha emoción y dolor, como cuando el exarzobispo de Buenos Aires rezó, concentrado, en silencio, ante una placa de granito del cementerio de Darwin, con la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”, que luego también tocó con las manos y besó.
• Invitación a Malvinas
Sostenía la placa Daniel Doronzoro, laico del grupo “La Fe del Centurión” -que ayuda a excombatientes-, quien contó que le entregó al Papa una carta proponiéndole viajar a Malvinas en 2021 para presidir un encuentro ecuménico entre la Iglesia católica y la Iglesia anglicana, del Reino Unido, cuya jefa es la Reina. “También le acercamos la misma propuesta al obispo castrense británico”, dijo Doronzoro.
María Fernanda Araujo, presidenta de la Comisión Familiares de Caídos, detalló que la placa en la que se detuvo a orar el Papa, que era una de las 121 cruces anónimas de las 230 del cementerio de Darwin, acompañó durante más de 14 años la tumba de su hermano, Elvio Eduardo Araujo, que finalmente fue localizado después de 36 años de la guerra.

El Papa oró frente a una placa que era anónima en el cementerio de Darwin Fuente: Reuters – Crédito: Remo Casilli

En un clima de gran cercanía, Francisco aceptó con gusto mates que le acercaron sus compatriotas, que le hicieron bendecir fotos, rosarios, imágenes y le regalaron diversos obsequios. Se sacó fotos y abrazó a varios excombatientes con boinas y medallas al pecho, como Jorge Palacios, soldado del regimiento 25 de Infantería Sarmiento, que se salvó durante la guerra gracias a “un milagro” de la Virgen. De hecho existe una foto histórica de él en la que lleva a la Virgen en procesión, el 8 de mayo de 1982, porque cuatro días antes estuvo a punto de morir por una bomba que cayó a pocos metros de él, cuando estaba de guardia cerca del aeropuerto. “La repatriación de esta Virgen corona el milagro que yo viví”, dijo Palacios, conmovido.
Francisco también abrazó al sacerdote salesiano y capellán de las Islas durante el conflicto, Vicente Martínez Torrens, autor del libro Dios en la trinchera, que llevaba un chaleco con cuatro medallas colgadas. “Es un día histórico, primero porque hemos estado más de 35 años sin saber de la imagen y ahora regresa y con esta recepción: es un momento muy especial. Y también para nuestro país: en este momento necesitamos de estos gestos de unidad y de paz. Por eso pedimos que continúe ella la obra que comenzó allí en Malvinas, la presencia fue constante y esperamos que se repita”, dijo.
El mismo concepto expresaron Alfredo Páez, Marcelo Sánchez, Rubén Marchetti, Miguel Ángel Trinidad, José Luis Castellani y César González Trejo, veteranos de guerra también muy emocionados, que vivieron un momento único. “Esto reviste una simbología política más que especial, el Papa nos reconoció como veteranos, es el Papa de todos y fue él que logró la mediación para que el Reino Unido devolviera la Virgen”, dijeron. “Es importante que la Virgen traiga reconciliación y genere la unidad que necesitamos en el país. Todos los veteranos tenemos ideas políticas distintas, pero somos hermanos, tenemos una causa común mayor, la malvinidad, que supera las divisiones internas”, destacaron.

El mate estuvo presente en la histórica ceremonia Fuente: AFP – Crédito: Alberto Pizzoli
• Traslado
También quedó más que satisfecho el obispo castrense británico, que confesó que como hace muy poco llegó a ese cargo, desconocía que la estatuilla argentina se encontraba en la catedral castrense. “Para mí es una gran oportunidad, porque es un gesto simbólico de dos naciones que quieren entenderse y que comparten la fe porque somos católicos”, subrayó Mason, que llevó hasta el Vaticano a la Virgen cuidadosamente embalada y metida adentro de un contenedor negro con ruedas que arrastró por la via della Conciliazione. A la hora de los controles para ingresar en la Plaza de San Pedro, el obispo inglés debió abrir el contender ante gendarmes del Vaticano.
Mason, que en febrero viajará a la Argentina y que espera visitar el Santuario de Luján para conocer a la verdadera imagen, estuvo acompañado por una delegación que incluyó laicos y capellanes militares. Entre ellos estaba el padre Alfred Hayes, que fue quien al final del conflicto decidió llevarse la estatuilla de Luján a su país. “Nadie la robó, sino que la Cruz Roja me dijo que me la llevara… Nadie sabía su significado”, comentó el padre Alfred, que también fue saludado muy cariñosamente por el Papa.
Al final de la ceremonia, hubo escenas de devoción hacia la estatuilla de Luján perdida y ahora recuperada, que volverá al país este fin de semana. No solo argentinos presentes en la audiencia quisieron tocarla y besarla, sino también fieles de otros países. “Fue una experiencia de fe, de Iglesia”, dijo el obispo Olivera, que, sin ocultar la emoción, llevaba como si fuera un trofeo, en sus brazos, la imagen restituida. “Fue un momento histórico, de una gran emoción y de significado de fraternidad entre los pueblos y de la Madre, que nos une. Esto es increíble, la Madre es Madre de todos, de ingleses y argentinos, y espero que en esta hora los argentinos podamos elevar nuestra mirada hacia Jesús y María y que ella nos recuerde que somos hermanos. Esta es la clave para seguir trabajando en este tiempo que nos toca”.

El Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, recibió en audiencia privada a los veteranos de guerra de Malvinas Miguel Ángel Trinidad y César González Trejo.
Durante la reunión se abordaron asuntos diversos, pero el central fue la expresion de gratitud de los veteranos de guerra de Malvinas hacia Su Santidad Francisco y al Cardenal Parolin, por haber posibilitado el retorno de la Imagen de la Virgen de Luján que acompañó a los soldados argentinos durante la guerra, y que al finalizar la misma fue llevada al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
La mediación del Vaticano facilitó que las autoridades eclesiásticas castrenses de ambos países se pusieran de acuerdo para concretar la devolución de la venerada Imagen de María de Luján.
Dicha reunión se llevó a cabo en un clima de amistad y cordialidad, debido también a que el veterano de guerra Miguel Ángel Trinidad (actual Representante de la OEA en Peru) fungió como Representante de dicho organismo multilateral ante Venezuela, en coincidencia del periodo que, como Nuncio Apostolico el actual Secretario de Estado, cumplio ante ese país sudamericano.
Asimismo, el Cardenal se mostró muy interesado en interiorizarse y contribuir en los aspectos vinculados al diálogo y el respeto entre los veteranos de guerra de ambos países.
VIDEO: https://youtu.be/7R9H4OtbI0s

La emoción de Jorge Bergoclio argentino y hoy Papa Francisco.

• La carta del veterano al Papa Francisco
“Argentina, octubre de 2019.
Su Eminencia Papa Francisco,
En nombre de los compañeros y del mío propio, soldados conscriptos del Regimiento de Infantería 25,y aprovechando que quizás no exista otra oportunidad para llegar a Usted como esta en que la Virgen de Lujan me vuelve a llamar; esta vez para que sea custodio en su viaje de regreso al territorio continental de la Patria después de 37 años de exilio involuntario en el Reino Unido; hago oportuna la ocasión para entregarle esta comunicación epistolar con relación a la continuidad de la disputa anglo-argentina por la soberanía del territorio malvinero.
Durante la guerra del 1982, un gran número de nosotros estuvimos apostados en el Cabo San Felipe, más precisamente en las zonas aledañas a la pista de aterrizaje de la Base Aérea Militar. Este fue el sector de nuestra responsabilidad defensiva, donde previo al día 1 de mayo enterramos imágenes de Nuestra Señora en varios puntos cardinales del área de defensa que teníamos a cargo. Asimismo; el sacerdote, Padre Vicente Martínez Torrens, oficiaba misa y peregrinaba con ella por las posiciones defensivas de la península y otras en las zonas contiguas. Por lo que tenemos la más absoluta certeza que fue la protección de la Virgen, quien contuvo al mínimo la cantidad de bajas y heridos en las posiciones ocupadas por nosotros, que fue blanco de miles de toneladas de bombardeo marítimo y aéreo enemigo, entre el 1 de mayo al 14 de junio.
Nuestra condición de soldados de una contienda bélica en defensa de un territorio bajo ilegítima ocupación colonial de una potencia extranjera, nos ha dado las fuerzas para organizar y mantener en alto el objetivo de una recuperación pacífica de dicho territorio a contracorriente de determinados momentos de la política nacional contemporánea, que ha optado por el entreguismo incondicional a la potencia ocupante.
Santo Padre,
En ese contexto, en octubre de 1989, y aunque no se dio la correspondiente intervención al Congreso de la Nación Argentina; el gobierno constitucional de Carlos Menem acordó la Declaración Conjunta de Madrid entre nuestro País y el Reino Unido, que restableció las relaciones diplomáticas entre ambos Estados interrumpidas siete años antes, como consecuencia del conflicto bélico. La cual también estableció la conformación de grupos de trabajo angloargentinos para construir la confianza mutua y medidas de cooperación en diversas áreas de interés común. Todo ello, en el marco de los términos de la Resolución 2065(XX) aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1965, cuyo expreso propósito es la de poner fin al colonialismo en todas sus expresiones y formas; y, en particular, el caso de nuestras Islas Malvinas.
A tres décadas de distancia de esa declaración, aquellos que fuimos a la guerra con 18 y 19 años, hoy vemos que la relación bilateral puede resumirse de la siguiente manera: Londres ha mantenido una inquebrantable política basada en los hechos consumados apoyada en tres pilares unilaterales: los sucesivos gobiernos británicos declaran constantemente que no tienen nada que negociar con nuestro País, por otro lado, promueven y sostienen el principio de autodeterminación de los residentes de las islas, y además; consolidando, fortificando y ampliando su presencia militar en Malvinas y toda la región sudoccidental del Atlántico. Dicho de otro modo; avanzan en una política unidireccional y sin fisuras o deviaciones, sin importar cuál de los partidos políticos esté circunstancial y democráticamente al frente el Poder Ejecutivo de la Argentina.
En el frente interno Nacional, el tema de la recuperación de Malvinas también sufre el vaivén de los cambios de rumbos políticos y por añadidura, oscila entre quienes propusieron que el diálogo bilateral es indivisible del tema de la soberanía (Alfonsín-Kirchner); y la otra diametralmente opuesta, de acercamiento y concesión irrestricta hacia la potencia ocupante y sus ciudadanos en el territorio insular, postergando indefinidamente el abordaje de la controversia de soberanía, en la esperanza que alguna vez se produzca el renacimiento de la confianza mutua y las medidas de cooperación aludidas en 1989 (Menem-Macri).
Su Santidad,
Demás está decir que la política por vía del acercamiento y la concesión, a ocasionado un daño tremendo a lo que fue la tradicional e inamovible postura nacional con respecto a Malvinas y a los términos de la Cláusula Transitoria Primera de la Constitución Nacional de 1994 que “ratifica la legítima e imprescriptible soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional” y que “la recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes, y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino”.
Por ello, con el cariño profundo que le profesamos como miembros de su Pueblo y el respeto que su investidura merece, nos atrevemos a solicitarle su intervención en este tema como vicario apostólico; instruyendo a sus cardenales, arzobispos, obispos, canónigos, sacerdotes y curas párrocos, a abordar con actualidad y realismo la Cuestión Malvinas en sus sermones; a los efectos de multiplicar la consciencia viva de la feligresía, respecto a la permanencia e importancia de la controversia en la vida nacional. Y por nuestra parte, le proponemos que juntos, constituyamos meditadamente y sin estridencia, un equipo de trabajo que luche contra este resabio de la esclavitud, como lo es el colonialismo que aún afecta en el mundo, a dieseis estados.
En la certeza absoluta que el destino de la Patria es y debe seguir siendo a través de los caminos de la paz, y que la esclavitud, la opresión y el colonialismo, son totalmente contrarios a la voluntad de nuestro señor Jesucristo, nos ofrecemos voluntaria y desinteresadamente a acompañarlo a donde usted nos pida he indique, para ayudarlo en su acción pastoral, que es el deber de todos los hermanos en Cristo.
Santo Padre;
Cuente con estos soldados, que nosotros no solo contamos, sino que también rezamos y rezaremos por Usted;
En nombre de los combatientes del Regimiento de Infantería 25 que fuimos a las Islas Malvinas, en el mío propio y de mi familia, reciba un fraternal abrazo.
Dios lo bendiga;
Jorge Palacios”

Agradecimientos a : Elisabetta Piqué y Alejandro Bustos.

Roma, 30 de octubre de 2019
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "REINO UNIDO DEVUELVE A ARGENTINA, CON EL PAPA COMO TESTIGO, LA VIRGEN DE LUJÁN QUE ESTABA EN SU PODER DESDE LA GUERRA DE LAS MALVINAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*