FRANCESCO PIETROBELLI

Francesco Pietrobelli y su familia

Nació en Verona (Italia), el 11 de noviembre de 1858. Cursó estudios superiores al ciclo primario, apasionándole la geografía y la geología. Alcanzó a hablar seis idiomas extranjeros. Muy joven emigró a Alemania y a los Estados Unidos, para luego trasladarse a la Argentina en 1888. Aquí fue contratado por una compañía inglesa encargada de la construcción de un tramo de ferrocarril entre Puerto Madryn, Trelew y Gaiman. En esa zona se quedó durante tres años, fundando y administrando dos casas comerciales, una en Rawson y otra en Gaiman.

En 1894 creó la sociedad “El Fénix”, destinada a la exploración de los mejores valles de la región andina, pero tuvo que liquidarla por falta de medios económicos, y sin contar con apoyo oficial. En 1897 inició solo sus viajes de exploración hacia el centro de la Patagonia, tierra árida y desolada, sin caminos, completamente deshabitada. El 5 de enero de dicho año, provisto de un enorme carro con trece caballos y todo lo necesario para un largo viaje, partió de Rawson, internándose en dirección al oeste hacia el pie de la Cordillera. Desde allí tomó rumbo al norte alcanzando el río Puelo, con la finalidad de explorar los terrenos de la proyectada Colonia Richards. Después volvió al sud, siguiendo siempre el pie de las cordilleras hasta alcanzar el río Huemules. Regresó hacia los grandes lagos Musters y Colhue Huapi, donde acampó e hizo muchos reconocimientos, admirando la belleza de la región. Descubrió un espléndido valle que fue registrado en la topografía oficial como “cañadón Pietrobelli”.

Escribió un diario de sus exploraciones en idioma italiano, donde suministra detalles de las costumbres y formas de vida de los indios tehuelches, onas y yaganes que habitaban en esos territorios. Ofrece datos de su entrevista con el cacique Sayhueque y el parlamento realizado en sus toldos, la elección de Juan Catriel como el “Ulman” de toda la región de los araucanos y la fiesta del camarusco en el valle del río Teka.

Trazó un camino en pleno desierto de aproximadamente 320 km entre los lagos Musters y Colhue Huapi hasta la bahía de Camarones, en el Atlántico Sur, camino que todavía lleva su nombre en la carta topográfica de la región.

Tuvo grandes dificultades en su marcha, con los indios que lo acompañaron dedicados a la bebida, el desierto y la inclemencia del tiempo. En pleno invierno atravesó la más alta pampa patagónica en demanda de la desierta costa del golfo San Jorge, adonde llegó el 27 de junio. Por último, finalizó el primer viaje circular por el territorio de Chubut, y llegó victorioso a Gaiman el 9 de setiembre, después de trazar cerca de 500 km de camino para carros desde Choiquenilahue hasta Camarones.

Ocho largos meses de penurias costó esta primera exploración de Pietrobelli. El resultado positivo de su largo derrotero fue la comprobación de grandes valles fértiles, predestinados a una colonización agrícola intensiva, teniendo en cuenta clima, ubicación y comunicaciones, siendo ellos: los valles Pluma y Mártires, el Deseado, Colhue Huapi y Musters. Tuvo preferencia por estos últimos, debido a su proximidad al océano, la gran cantidad de agua dulce y fertilidad del suelo. Por decreto del 21 de julio de 1897, el gobierno le concedió ese valle para la formación de una colonia. Tan pronto arribó, Salió rumbo al lago Colhue Huapi, siguiendo el nuevo camino de la pampa. En ese lugar fundó la Colonia Ideal, que llamó Sarmiento. Cinco familias polacas y tres galenses que habían abandonado el valle del Chubut, fue el primer plantel que constituyó el núcleo inicial de población.

A fines de 1898, partió hacia la costa del golfo San Jorge para encontrar solución al problema de la incipiente colonia. Estudió cómo llegar al océano atravesando las montañas, pero la falta de víveres lo obligó a regresar.

El 25 de enero realizó otra salida por caminos desconocidos, y se extravió durante cinco días. Para poder sobrevivir debió alimentarse hasta con hierbas. Sus compañeros de caravana lo dieron por perdido. Cuando se encontraron los víveres ya se habían terminado. No se amedrentó por eso Pietrobelli. De esta singular peripecia descubrió la llamada Rada Tilly, que tanto necesitaba para la Colonia. Recorrió la costa, estudió la conformación de la misma, y comprobó que se hallaba próxima a punta Márquez.

De regreso a la Colonia, se trasladó a Buenos Aires para solicitar ayuda al gobierno. Interesó a altos funcionarios, prometiéndosele la mensura de la Colonia y la habilitación del fondeadero. En él podrían hacer escala las naves argentinas para descargar materiales destinados a la construcción de la nueva ciudad de Colonia Sarmiento, y a su vez, embarcar los primeros productos agrícolas de la región.

Organizó señalizaciones terrestres para las naves en arribo. Fue su primer juez de Paz, encargado del Registro Civil, agente consular italiano y corresponsal de prensa de la nueva Colonia. Con su joven esposa, María Concilia, compartió toda clase de sacrificios y fue su compañera inseparable.

Viendo la escasa profundidad de las aguas en Punta Márquez, prefirió en última instancia Punta Borjas, y allí levantó su primer galpón con los materiales que había transportado el “1º de Mayo”, uno de los barcos de nuestra marina de guerra afectado al recorrido patagónico, y que en su derrotero fondeara en Rada Tilly.

Un año después de ocurridos estos hechos, el gobierno nacional decretó la creación del pueblo de Comodoro Rivadavia, el 26 de enero de 1902, el mismo lugar que había quedado plantado con el primer galpón de Pietrobelli. Ante la falta de agua potable, pidió y obtuvo del gobierno de Buenos Aires una perforación para resolver ese acucioso problema. El material solicitado llegó con notable rapidez y se iniciaron los trabajos de perforación. Fracasada la primera tentativa, se decidió una nueva perforación el 13 de diciembre de 1907, y en vez de agua, se descubrió petróleo, dando origen a un verdadero emporio de riqueza. Este acontecimiento, sin embargo, no mejoró la condición económica del inmigrante italiano. Romántico por naturaleza, no pidió ni obtuvo privilegio alguno.

En 1911 hizo publicar en Venecia, Esplorazzioni e colonizzacioni della Patagonia Centrale.

Volvió a Italia en 1918, a los 60 años de edad. Tiempo después sufrió una parálisis que lo mantuvo inmóvil largo tiempo, hasta que falleció en 1926. El diario de sus exploraciones, escrito en primera persona, ha sido traducido del italiano al castellano, respetando el orden cronológico de los acontecimientos. El manuscrito cedido por el Museo Regional de Comodoro Rivadavia lleva por título: Primeras Exploraciones y Colonizaciones de la Patagonia Central, y ha sido editado por la Asociación Italiana.

Pietrobelli fue un hombre inquieto y de mucha iniciativa, templado por los sinsabores y la lucha, con enérgica fe, que ofreció su vida en beneficio de las generaciones futuras.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1978).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "FRANCESCO PIETROBELLI"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*