“HERENCIA ECONÓMICA”

Alberto F., furioso con el informe del Gobierno: “Paren con la mentira”Alberto F. y un salvavidas discursivo que lo sostenga en tiempos de crisis. Alberto Fernández visitó Globant México: “Voy a seguir apoyando a las empresas nacionales”

El Presidente electo admitió que leyó “parte” del documento que preparó el Gobierno sobre la gestión de Mauricio Macri y la “herencia económica que dejamos”. Y lanzó, desde México: “Aunque queden 10 minutos de gobierno, les pido que paren con la mentira, porque hace dos años nadie pensaba que Argentina iba a tener la crisis que tiene y es producto de la gran inoperancia del Gobierno”. En un marco en el que no se avizoran los beneficios económicos del nuevo modelo (desconocido aún), probablemente el próximo presidente necesite fortalecer su discurso en relación a causas que le permitan mantener cautiva a su base de sustentación política.

Desde México, el presidente electo Alberto Fernández, salió con los tapones de punta a cuestionar el informe que preparó el Gobierno para defenderse y promocionar “la herencia” económica que deja.

“Aunque queden diez minutos de gobierno, les pido que paren con la mentira, porque hace dos años nadie pensaba que Argentina iba a tener la crisis que tiene y es producto de la gran inoperancia del Gobierno”, sostuvo este martes (05/11) Fernández.

Cabe recordar que ayer trascendió que, en plena transición, el Gobierno elaboró un informe en el que asegura dejar un punto de partida “mucho más sano” que el de 2015, justifica la reposición del cepo cambiario por el “miedo” de la gente respecto “a qué pueda pasar en el futuro“; e insiste en que el trazado por el actual jefe de Estado “es el camino correcto para tener un país mejor”.

“El país está listo para crecer. Sin magia, sin mentira y sin ficción, gracias al esfuerzo de todos los argentinos, hemos revertido la herencia de 2015”, sostiene el documento de 7 páginas que elaboraron Marcos Peña y Hernán Lacunza, titulado como “Ocho puntos sobre la economía” y que comienza con el capítulo “Sobre la herencia económica que dejamos”.

“Después de haber visto salir decenas de millones de dólares sin intervención del gobierno de Macri, en los últimos días fijaron una norma para impedir ese drenaje de dólares que hizo que las reservas hoy hayan languidecido del modo que ocurrió”, sostuvo Fernández durante una entrevista con el canal C5N.

VIDEO : https://youtu.be/naB8AGpLX0k

El mandatario electo advirtió que “hay que decirle a la gente que este problema de la deuda no existía hace cuatro años y hace dos años nadie pensaba que la Argentina iba a tener la crisis de deuda que hoy tiene, que es producto de la gran inoperancia del Gobierno”.

Según publicó el oficialista diario Clarín, en el informe realizado por el Gobierno se destacan los principales obstáculos que debió esquivar: “un Banco Central sin reservas y restricciones cambiarias para importar y viajar; un déficit fiscal brutal (7% del PBI) con una presión impositiva récord; un desempleo mentiroso y una pobreza estructural altísima; una inflación ya alta durante 8 años y en ascenso; un tipo de cambio atrasado, que perjudicaba la actividad productiva”.

También hay lugar para críticas a la gestión kirchnerista: se remarca que Macri recibió de Cristina Fernández de Kirchner “un Estado arrasado, dominado por punteros y copado por militantes y empresas públicas quebradas, y una crisis energética con tarifas atrasadas que se sostenía con permanentes cortes de luz y gas y se abastecía con carísimos barcos de gas licuado que venían de Venezuela bajo contratos muy dudosos”.

Finalmente, si bien admite que “es cierto que en 2019 hay problemas” y que “la inflación sigue alta“, reafirma que “el punto de partida para 2020 es mucho más sano”. Entre otras razones, apunta que “hay equilibrio fiscal primario“, una “menor presión tributaria“, que de todos modos “sigue alta”; expone que hay “un tipo de cambio competitivo que permite un comercio balanceado, sin sorpresas para el futuro”; y resalta que este será el cuarto año de suba de exportaciones, “algo que no pasaba hacía una década“.

Las mejoras en materia de infraestructura y el autoabastecimiento energético son otros de los logros que se destacan. “A fines de 2019 las condiciones estructurales de la economía argentina habrán mejorado sustancialmente”, concluye.

En ese sentido, en el eje número 2, referido al “programa económico“, delineado por Macri, el Gobierno pronostica que estos cambios estructurales facilitarán el inicio de Alberto Fernández. “En 2020 las exportaciones serán el motor más dinámico del crecimiento, con las cantidades exportadas cerca de su máximo histórico, con previsiones de buena siembra y cosecha; la maduración de algunas inversiones (como Vaca Muerta) y la tracción de Brasil como destino principal de nuestra manufacturas industriales”, puntualiza el informe oficialista.

El eje número 3 es la inflación: concede que todavía “sigue alta” y expone que se trata de un problema de “décadas” de “una economía que en forma permanente parece querer vivir por encima de sus posibilidades”. “Lamentablemente no se puede eliminar de un día para el otro, pero hemos dado los pasos necesarios para ver una reducción sostenida y sostenible”, indica hipócritamente.

Sobre la situación fiscal, el Gobierno remarca que “en 2019 el Estado argentino prácticamente va a alcanzar el equilibrio primario”, algo que es “una excepción en la historia económica de los últimos 70 años (?)“. Y lo contrapone con la herencia recibida por Macri. “El déficit primario del séctor público consolidado en 2015 era de casi 4% del PBI, sin contar el incremento de la deuda flotante, la deuda no registrada con proveedores, los impuestos cobrados anticipadamente y los juicios pendientes con las provincias”, cuestiona con un grado de mentira absoluto y descarado.

Con respecto a la deuda, uno de los aspectos que más se le cuestionó al Gobierno, la explicación oficial es que “tuvimos que pedir prestado porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del Gobierno anterior, como la de los holdouts (?)“, explica el texto. “Dos de cada tres dólares que tomamos de deuda fueron para mejorar los plazos o las condiciones de deudas viejas o, también, para cambiar los acreedores”, resume mintiendo en forma descarada y soez. De todos modos, sostiene que si se mantiene un presupuesto equilibrado en los próximos años, “la deuda dejará de ser un problema (?)”, inconcebible por la falta de verdad y con una mirada más de campaña que de realidad.

La situación energética es otro de los ejes que más cuestiona el Gobierno sobre el kirchnerismo. “Recibimos una situación dramática”, considera falazmente pues las empresas siempre cobraron via subsidios el valor necesario para realizar las inversiones que por supuesto brillaron por su ausencia; siendo el gobierno de CFK culpable eso sí de no haber realizado los controles de rigor y ante la falta de inversiones haber nacionalizado las empresas por dicha grave falta a los contratos de concesión (mal llamados privatizaciones pues las empresas sólo administraban, generaban, transportaban y distribuían la energía). Puntualiza que logró “el abastecimiento, que estaba destruido, diversificar la matriz y garantizar un suministro confiable para los hogares y las empresas (?)”.

Olvidando mencionar que se dolarizaron las tarifas de las mismas y que además se les aumentó las tarifas en casi un 3.000%; volviéndolas impagables por el pueblo y ocasionando el cierre de una inmensa cantidad de Pymes y hasta empresas nacionales e internacionales a quienes se les hacía imposible producir con dichas tarifas.

En cuanto al desempleo, según el Gobierno, hay un empate, ya que “está en niveles similares a los que dejó el Gobierno anterior (?)”, aunque admite que “la cantidad de personas que trabajan sigue creciendo”. En ese contexto, expone que “el aumento del desempleo no se da por destrucción del empleo, sino porque más personas se vuelcan a un mercado laboral que no puede crear la cantidad de puestos necesarios”. ¡Inconcebible el grado de falsedad e hipocresía del Informe gubernamental al que Alberto Fernández Presidente Electo le contesta en el video adjunto.

·      FEMINISMO Y LGBTQ+ – Alberto F. y un salvavidas discursivo que lo sostenga en tiempos de crisis

En un marco en el que no se avizoran los beneficios económicos del nuevo modelo (desconocido aún), probablemente el próximo presidente necesite fortalecer su discurso en relación a causas que le permitan mantener cautiva a su base de sustentación política.

Hubo una polémica en las redes sociales días atrás en la que tuiteros antikirchneristas exponían y criticaban a otros usuarios de presunta simpatía con Alberto Fernández porque, supuestamente, habían quitado de su ávatar el corazón verde que representa la adhesión a la campaña por la legalización del aborto.

Los primeros recriminaban a los segundos haberse subsumido a la posición menos enfática del presidente electo sobre el tema. Inicialmente, el dirigente del Frente de Todos rechazó impulsar la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo por considerar que es un tema que “divide a los argentinos”.  En aquel entonces sí se mostró, en cambio, proclive a promover su despenalización.

Luego, Fernández revió su posición y declaró que tiene “la decisión política” de avanzar en la legalización. De todas formas,  esa no fue una bandera muy visible durante la campaña que lo llevó a la victoria el 27-O.

Fernández retomó el tema de la despenalización del aborto este miércoles en México, pero evitó usar la palabra legalización y precisar si impulsará el proyecto que tiene detrás a los colectivos feministas.

No obstante, Fernández reconoce que el movimiento feminista es un actor político de peso en la actualidad y, de hecho, ya prometió tener un “ministerio de la Mujer”, que ahora sería, en realidad, una cartera dedicada a la promoción de la “diversidad”.

“Una de las nuevas demandas que aparecen son las que tenemos que escuchar. El movimiento feminista que irrumpió ante nosotros de manera increíble es el que más debe llamar la atención. Millones de mujeres que pusieron sobre la mesa”, había dicho el entonces candidato presidencial durante el debate.

A pesar de que fue durante la gestión de Mauricio Macri cuando más cerca estuvo de legalizarse el aborto (fue aprobado en Diputados, pero rechazado en el Senado el año pasado), los colectivos feministas tenderían más a acercarse a Fernández, de discurso progresista.

¿Será este colectivo uno de los sostenes del nuevo Presidente en el campo social? ¿Ocuparán el lugar que las organizaciones de reivindicaciones vinculadas a la última dictadura tuvieron durante los anteriores años del kirchnerismo?

Impulsado por la ola que se desparramaba en la región y la necesidad de despegarse ideológicamente de Eduardo Duhalde,  Néstor Kirchner abandonó “en la puerta de la Casa Rosada” su postura conservadora de clásico caudillo peronista del interior para virar hacia un perfil de discurso de centro-izquierda. Gran pilar de ese giro fue el vínculo del fallecido expresidente, y luego de su esposa, con las organizaciones Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que le permitieron erigirse como un “defensor de los Derechos Humanos”.

La apelación discursiva a los años de la dictadura ya quedaría agotada en esta nueva etapa,  por el desgaste que provocó el uso y abuso por parte de Cristina Fernández durante sus mandatos, incluidos los paralelismos forzados e ineficaces que intentó con el gobierno de Mauricio Macri. Además, la asociación Madres también quedó empantanada en un caso de corrupción (‘Sueños Compartidos’), de los tantos que involucraron al kirchnerismo.

En un marco en el que no se avizoran los beneficios económicos del nuevo modelo (desconocido aún), probablemente el próximo presidente necesite fortalecer su discurso en relación a causas que le permitan mantener cautiva a su base de sustentación política.

El feminismo, así como los colectivos LGBTQ+ (de nexo directo con su hijo Estanislao) tal vez se conviertan en un respaldo para que Fernández pueda mantener el perfil “progre” en medio de lo que muchos creen que será un inevitable ajuste económico.

Alberto Fernández visitó Globant México: “Voy a seguir apoyando a las empresas nacionales”

El presidente electo, Alberto Fernández, respaldó a la industria del software, al visitar esta tarde las oficinas de la empresa Globant, en Ciudad de México. Desde allí, se comunicó por videoconferencia con 14 sedes que la firma argentina tiene en todo el mundo.

“Vi los proyectos y hacen un trabajo espléndido, sumando experiencia a su talento”, expresó Fernández, quien dialogó con el CEO de la empresa, Martín Migoya, en Nueva York.

“Estoy orgulloso de ver este proyecto federal de Globant porque demuestra lo que somos capaces de construir. Tenemos gente valiosísima en el interior del país y se abre para nuestra industria un mundo fascinante, tienen mi compromiso de que voy a seguir apoyando a las empresas nacionales”, resaltó el presidente electo.

“Los cuatro fundadores de Globant empezamos este sueño hace 17 años, en 2003, en un garaje chiquito en La Plata”, dijo Migoya. La firma está valuada en más de 1.000 millones de dólares, está presente en 16 ciudades y tiene más de 5.000 empleados.

La firma está valuada en más de 1.000 millones de dólares, está presente en 16 ciudades y tiene más de 5.000 empleados.

Antes de salir del edificio, jugó al metegol que estaba en la sala de recreaciones de la empresa, junto a los empleados. Su equipo fue el Real Madrid y controló la defensa.

VIDEO : https://youtu.be/AaOq3kiqbnk

Ciudad de Méjico, 5 de noviembre de 2019

Discurso del Presidente Electo en contestación

Al informe del Gobierno Macri y otras apostillas

 

Se el primero en comentar en "“HERENCIA ECONÓMICA”"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*