RAMÓN LORENZO FALCÓN

Coronel Ramón Lorenzo Falcón (1846-1909)

Nació en Buenos Aires, el 30 de Agosto de 1855. Era hijo de Angel Esteban Falcón y Paulina Jara. Luego de cursar estudios primarios, fue el primer cadete que se presentó al Colegio Militar, el 19 de julio de 1870, en calidad de aspirante, siendo nombrado el 1º de octubre del mismo año cabo 2º en “comisión”, y cabo 1º, el 1º de diciembre de igual año. El 1º de junio de 1871 fue ascendido a sargento 2º y el 1º de diciembre, a sargento 1º.

Con motivo del alzamiento del caudillo Ricardo López Jordán en 1873, un grupo de cadetes firmaron una presentación colectiva para ser enviados a la campaña, pero fueron degradados, y dos días después, por resolución del Ministerio, era repuesto en su jerarquía dentro del Colegio.

Egresó como subteniente el 27 de octubre de 1873, y en premio a sus excepcionales cualidades, fue nombrado ayudante del presidente Sarmiento, que se hallaba en campaña en Entre Ríos contra Ricardo López Jordán.

De regreso a Buenos Aires, el 5 de setiembre de 1874, pasó a la Plana Mayor Activa, hasta el 27 del mismo mes, en que fue designado ayudante del coronel Carlos Paz, destacado en Villa María, en la provincia de Córdoba. Se halló el 5 de octubre en la rendición de Córdoba, cuando esta ciudad fue sitiada por el general José Miguel Arredondo con las tropas sublevadas; pero habiendo capitulado el gobernador Enrique Rodríguez, el coronel Carlos Paz y el subteniente Falcón quedaron de hecho rendidos, hasta que lograron incorporarse al “Ejército del Norte”, el día 17, el que se hallaba acampado en Río Cuarto.

Se halló en la batalla de Santa Rosa, el 7 de diciembre de 1874, a las órdenes del coronel Paz, y muerto este Jefe, pasó al mando del general Julio A. Roca hasta julio de 1875. Por su comportamiento en la acción, fue promovido a teniente 1º con fecha 11 de diciembre. Durante esta campaña, Falcón fue encargado por el comandante en jefe de levantar todos los planos de los campamentos y reconocimientos militares que se hacían, como también el de la batalla de Santa Rosa.

El 23 de julio de 1875 fue nombrado comandante de la 1ª Compañía del 3º de Línea, de guarnición en Río Cuarto, y el 1º de febrero del año siguiente, se hizo cargo de la de Cazadores del mismo cuerpo, con el cual se halló en todas las operaciones de guerra que efectuó contra los indios en la Frontera Sud de Córdoba los años 1876 y 77, y en este último, en la zona Sud de Buenos Aires, en Carhué y Fuerte General Belgrano.

El 13 de julio de 1877 pasó a comandar la Compañía de Aspirantes de la Escuela Naval, embarcada en la cañonera “Uruguay”, bajo la dirección del teniente coronel Martín Guerrico. Con este buque, Falcón hizo todos los viajes al Sur que se realizaron con fines de instrucción. El 15 de mayo de 1878 ascendió a capitán.

La “Uruguay” formó división con el monitor “Los Andes” y la bombardera “Constitución”, bajo el mando superior del comodoro Enrique Py, marchando en 1878, a desalojar a la escuadra chilena que se había apoderado del Puerto de Santa Cruz, izando la bandera sobre él. Al llegar la división de Py, los chilenos ya se habían retirado. Falcón se halló en este viaje, que duró desde el 13 de noviembre de aquel año hasta el 8 de enero de 1879, en que la “Uruguay” inició el regreso desde aquel puerto, llegando a Buenos Aires el 14 del mismo mes.

Hizo la expedición al Desierto desde Patagones hasta la confluencia del Río Negro con el Neuquén, a órdenes del coronel Martín Guerrico, llegando a Choele-Choel, el 24 de mayo de 1879, lugar de cita ordenado por el Ministro de Guerra y Marina en campaña, general Julio A. Roca. Por su participación en esta campaña recibió la medalla de plata acordada por el Congreso dos años después. Ascendió a mayor el 1º de abril de 1880.

Producida la revolución de 1880, previo pedido de baja del Ejército y de la Dirección interina de la Escuela Naval, acantonada en Belgrano, donde se hallaba instalado el Gobierno Nacional, la que solicitó el 6 de junio de aquel año, pasó a la ciudad de Buenos Aires, a ofrecer sus servicios al Gobierno de la Provincia, que lo nombró Jefe del Regimiento de Artillería que organizó con 24 piezas Krupp que poseía la defensa, y el que tomó parte en los combates de Barracas, Puente Alsina y Los Corrales, el 20 y 21 del mismo mes. Terminada la revolución, el 18 de julio fue dado de baja por el Gobierno Nacional, situación en la que permaneció hasta el mes de julio de 1883, en que fue reincorporado. Por decreto del 18 de enero de ese mismo año, había sido nombrado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, Comisario Inspector del Batallón “Guardia Cárceles”, cargo que desempeñó con permiso del Ministerio de Marina hasta el 1º de julio de 1887. El 23 de mayo de ese mismo año había sido ascendido a teniente coronel, y pasado a la Plana Mayor Activa, y en julio fue nombrado Inspector de Milicias de la Provincia.

En octubre de 1888 fue enviado a Europa en comisión, permaneciendo hasta agosto del año siguiente, pasando en setiembre de 1889 a la Plana Mayor Activa en la Marina. El 26 de julio de 1890, habiendo estallado la revolución en el Parque, fue noticiado el comandante Falcón por el general Capdevila, que anticipadamente le había atribuido un mando de fuerzas policiales, cuya concentración debía operarse en la plaza Once de Setiembre. Al salir Falcón de su casa, a las 4.30hs de la mañana, fue tomado prisionero por los revolucionarios del Parque, que estaban emplazando artillería en la esquina de Viamonte y Talcahuano, lugar distante a menos de veinte metros de la casa de Falcón. Permaneció detenido en la guardia de los sublevados hasta que éstos fueron vencidos, no obstante haber hecho todo lo posible para obtener su libertad desde el primer momento.

Falcón continuó revistando en la Armada hasta el 6 de mayo de 1891, fecha en la cual el presidente Carlos Pellegrini dictó un decreto reincorporándolo al ejército como teniente coronel de artillería, accediendo a una solicitud del interesado. El 17 de junio del mismo año pasó a la Plana Mayor Activa. En este mismo año fue elegido senador de la Provincia de Buenos Aires, con fecha 1º de mayo, cargo que ejerció hasta 1894.

El 17 de octubre de 1893 pasó a revistar nuevamente en la P. M. A. En julio de este último año había pedido su baja del Ejército por haberle querido obligar el Ministro de la Guerra, Dr. Del Valle, que negase sus servicios militares al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en vísperas de una revolución que estalló el 29 de julio, como es notorio, no obstante ser Falcón, senador con permiso otorgado por decreto del Gobierno Nacional. Estallado el movimiento, el gobernador de Buenos Aires lo nombró comandante en jefe de las fuerzas, cargo que desempeñó hasta que el mismo Ministro Del Valle se apoderó del Gobierno unas horas después del combate de Ringuelet, el 8 de agosto del mismo año. Más tarde, con permiso del Ministerio de la Guerra, desempeñó nuevamente el cargo de senador provincial desde el 1º de mayo de 1894 hasta la misma fecha de 1898. El 1º de enero de 1894 pasó a la Plana Mayor Disponible. Siempre revistando en ésta como teniente coronel, el 1º de mayo de 1898 ocupó una banca de diputado por la provincia de Buenos Aires en el Congreso Nacional, la que ejerció hasta la misma fecha de 1902.

El 1º de mayo de 1902 pasó a servir a órdenes del Ministerio de Marina por haber sido especialmente pedido por el ministro Onofre Betbeder, el que lo adscribió a la Dirección General del Servicio Militar hasta el 22 de julio de 1905, en que volvió al Ejército.

Durante el tiempo que sirvió en la Armada, tomó parte en la confección de un proyecto de reclutamiento especial para la Marina, y en otro Reglamento de Disciplina, Honores y Saludos, y en diversos trabajos de índole militar. Tales servicios motivaron una conceptuosa nota del almirante Betbeder, el 23 de mayo de 1906, al Presidente del Tribunal de Clasificaciones, general Carlos O’Donnell.

El 22 de julio de 1905 fue nombrado jefe del Batallón 13º de Infantería de Línea, con asiento en Río Cuarto, en el ejercicio del cual ascendió a coronel el 28 de julio de 1906. El día 30 fue nombrado para presidir un consejo de guerra en aquella misma ciudad, y el 11 de agosto del mismo año, pasó a comandar la 7ª zona de Brigada de la 4ª Región Militar, con asiento en Córdoba. Poco tiempo permaneció en ese puesto, pues el 7 de setiembre de 1906 pasó a desempeñar las funciones de Jefe de Policía de la ciudad de Buenos Aires. Desde el 1º de enero de 1907 revistó en la Plana Mayor Activa.

Es notoria la habilidad con la cual ejerció el coronel Falcón el importante puesto que se le había confiado. Creó la Escuela de Policía y realizó numerosas mejoras en el servicio, como también, persiguió tesoneramente a los maleantes y anarquistas. Esta fue la causa de su pérdida.

El domingo 14 de noviembre de 1909, al regresar en carruaje del Cementerio de la Recoleta, donde asistió al entierro de Antonio Ballvé, gobernador de la Penitenciaría, en la esquina de Callao y Quintana, un anarquista de nombre Simón Radowitzky (1) arrojó una bomba sobre el coche, en el que también viajaba su secretario, Juan Alberto Lartigau. La explosión fue tremenda; los cuerpos de Falcón y Lartigau fueron arrojados a varios metros y si bien la asistencia pública se hizo presente casi en el acto, murieron antes de llegar al hospital. Los restos de ambos fueron velados en el Salón de la Jefatura de Policía. Desfiló durante el día y la noche un gentío enorme que formaba largas colas en la calle Moreno, y junto a los féretros y en las escaleras, se mantuvieron fuerzas de los cuerpos policiales y bomberos que acompañaron luego el cortejo hasta el cementerio. Allí se rindieron los honores oficiales.

La muerte trágica del coronel Falcón y de su secretario dieron lugar a grandes manifestaciones de pesar en todo el país. En los jardines de la Recoleta, con frente a la avenida Quintana se levantó un monumento recordatorio, obra del escultor Alberto Lagos, que se inauguró el 15 de junio de 1918, y en los jardines de la Escuela de Policía, que él creara, se descubrió una estatua de bronce sobre pedestal de mármol negro, el 7 de diciembre de 1925. Una calle de la ciudad de Buenos Aires lleva su nombre. Estaba casado con Juana Elizalde.

Referencia

(1) Fue condenado a la pena de muerte. Sin embargo, días antes de que lo ajusticiara un pelotón de fusilamiento, un familiar presentó un certificado de nacimiento en el que demostraba que el joven Simón era menor de edad. Fue entonces que se cambió la pena por reclusión perpetua en el penal de Ushuaia, Tierra del Fuego. En algún momento intentó fugarse y luego de un peregrinaje desesperado por la nieve fue detenido por soldados chilenos. Radowitzky retornará a la prisión y recién será liberado en 1930 gracias a un controvertido indulto de Hipólito Yrigoyen que provocó las protestas de los conservadores de entonces. Según se supo, Radowitzky fue expulsado a Uruguay y, al poco tiempo, detenido por su actividad libertaria. En esa circunstancia fue llevado al presidio de la isla de Flores, donde permaneció hasta 1936. Para esa fecha se trasladó a España y peleó a favor de la República. Cuando concluyó la guerra civil se fue a México, donde murió en 1956 cuando trabajaba en un taller de juguetes. Había nacido en 1891 en Ucrania, en una familia obrera de origen judío.

Fuente
Alaniz, Rogelio – A cien años de la muerte del coronel Ramón Falcón – El Litoral (2009).
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1971).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
Portal www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "RAMÓN LORENZO FALCÓN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*