BOLIVIA ATRAPADA POR LA CRISIS

Cocaleros inician la cuenta regresiva de Áñez, quien intenta dividir El Alto y la COB

Una semana del Gobierno transitorio boliviano de Jeanine Áñez que no logra hacer pie, y sectores afines al MAS aumentan la presión contra la mandataria interina, mientras los acuerdos legislativos para convocar a elecciones generales están estancados. Organizaciones de El Alto y las Seis Federaciones del Trópico dieron un nuevo ultimátum para la renuncia de Añez y el retorno del expresidente Evo Morales, mientras que la mandataria convocó a una mesa de diálogo a los alteños.

Tras un multitudinario cabildo, un grupo de juntas vecinales de El Alto y representantes campesinos de las 20 provincias de La Paz determinaron el bloqueo de carreteras y calles, además de intensificar el cerco a la sede de Gobierno, en el inicio de la 5ta. semana del conflicto desatado por las graves irregularidades en las elecciones del 20 de octubre.

Algunas juntas vecinales de El Alto decidieron no sumarse a estas protestas y denunciaron que los dirigentes afines al MAS los están obligando a participar.

El cabildo en El Alto exigió también la renuncia de la alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, la liberación de los detenidos en las movilizaciones a nivel nacional, el repliegue inmediato de los militares a sus unidades, que la Policía se reivindique con su pueblo para La Paz, entre otros puntos.

En tanto, el cabildo realizado por las 6 Federaciones del Trópico, realizado en Sacaba, determinó los mismos pedidos, aunque solicitaron el retorno de Evo Morales.

Los productores de la hoja de coca del Chapare le dieron un plazo de 48 horas para que renuncie la presidenta Jeanine Áñez, caso contrario realizarán un bloqueo nacional e indefinido de rutas y caminos hasta que sus pedidos sean escuchados.

Los cocaleros seguidores de Evo demandaron el repliegue inmediato de las Fuerzas Armadas de Sacaba para evitar más muertes y masacre al pueblo boliviano.

También pidieron la liberación de los detenidos y que se acabe la persecución e intimidación de todos sus dirigentes, que aseguran han sido detenidos injustamente. El reporte de la Policía de Cochabamba da cuenta que solo en 24 horas fueron detenidas 193 personas y 10 fueron puestas en manos del Ministerio Público porque portaban armas de fuego, objetos punzo cortantes y explosivos.

Otro de los pedidos del cabildo cocalero también fue la “aprobación de una ley corta transitoria que garantice elecciones transparentes en un plazo de 90 días y la intervención de las autoridades competentes y de la comunidad internacional para investigar y sancionar a los autores materiales e intelectuales de las muertes en el puente Huayllani, en Sacaba, el 15 de noviembre pasado”.

  • En El Alto

Suman 23 los fallecidos en casi un mes de manifestaciones en Bolivia, según un último balance de la CIDH, que también denunció este sábado como “grave” un decreto del gobierno interino que autoriza a los militares a controlar el orden público a la vez que les exime de responsabilidades penales.

Mientras un enviado de la ONU comenzó a tomar contacto con autoridades del gobierno interino de Jeanine Áñez y organizaciones sociales para restaurar la paz en el país, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elevó de cinco a nueve el número de fallecidos tras choques entre campesinos y fuerzas combinadas del ejército y la policía ocurridos el viernes en la localidad rural de Cochabamba.

Las cifras de los últimos fallecimientos aportadas por la CIDH coinciden con las de la Defensoría del Pueblo de Cochabamba, pero difieren de las del gobierno que mantiene en 5 el número de campesinos leales al exmandatario Evo Morales muertos ese día.

El Gobierno inició negociaciones por sectores. El ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, informó que mantuvo un acercamiento con la Central Obrera Boliviana (COB) y reiteró que el objetivo del actual Gobierno es llamar a elecciones y pacificar el país, y no realizar cambios decisivos.

En rueda de prensa, el ministro señaló que las principales preocupaciones de la COB son la continuidad de los proyectos y la gobernabilidad.

“No habrá cambios decisivos en temas económicos. Es un gobierno de transición, no de cambio”, prometió.

Él añadió que el actual Gobierno de transición dará continuidad y viabilidad a lo “bueno que se venía haciendo” y tiene el objetivo de pacificar el país.

Les han dicho que si Evo no vuelve todo va a cambiar, que hasta se les va a quitar sus casas, que va a volver Goni (N. de la R.: el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y Sánchez Bustamante), que les cortarán los créditos, que se van a cerrar los programas Mi Casa, Mi Barrio, Mi Agua y no es verdad. El Gobierno ha sido claro en manifestar que no se va a cortar absolutamente nada”, dijo Justiniano.

La ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, invitó oficialmente a las juntas vecinales de El Alto a iniciar una mesa de diálogo para atender sus demandas y lograr la desmovilización y pacificación de la región, para lo cual pidió a los dirigentes alteños que pongan ellos una fecha y hora, y que el Ejecutivo estará presente en cuanto los convoquen.

En La Paz el desabastecimiento de alimentos y combustibles está en su fase crítica, pues ya casi no se encuentra carne y verduras y no hay combustibles para el transporte.

En Cochabamba el Gobierno no convocó formalmente al sector del Trópico a dialogar. En el área metropolitana también se siente la escasez de varios productos, como tomate, cebolla y otras verduras.

En la capital del Estado, Sucre, también se siente los efectos del bloqueo en las salidas interdepartamentales por grupos afines a Evo Morales.

La alcaldesa de El Alto, Soledad Chapetón, y el de La Paz, Luis Revilla, manifestaron su preocupación por las movilizaciones y bloqueos que están afectando el normal abastecimiento de alimentos y combustible en ambas ciudades.

Revilla pidió a los paceños no sacar basura a las calles, pues el botadero está cercado por afines al MAS y anunció controles para evitar el agio.

“Estamos pasando momentos difíciles, pedimos a los movimientos sociales y otras organizaciones que depongan posiciones”, reclamó la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, del MAS.

“Convocamos al ahora oficialismo a poder sentarnos para dialogar sobre las bases en las cuales se va a enmarcar esta convocatoria y estas (nuevas) elecciones”, dijo Copa.

En algunos barrios de El Alto, bolsón electoral de Morales, los vecinos salieron a las calles para pedir que cese la violencia tras casi 1 mes de protestas, enfrentamientos y saqueos.

Una concentración “por la paz” en La Paz fracasó, sin embargo, por “falta de seguridad”, según los organizadores.

A unas cuadras del lugar de encuentro para esa fallida convocatoria, unos 1.000 campesinos marchaban contra el gobierno provisional y a favor de Morales.

Jean Arnault, enviado personal del secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se reunió con Áñez.

Hablaron de “la pacificación”, y “la necesidad urgente de un diálogo y conseguir el objetivo anhelado de la celebración de elecciones transparentes”, un compromiso asumido por la autoproclamada Presidenta interina, dijo Arnault a periodistas.

¿Cuánto habrá de verdad en las palabras de Jerjes Justiniano y Jean Arnault?

 

Por Dr. Guillermo Rodríguez

Buenos Aires, 18 de noviembre de 2019

 

Se el primero en comentar en "BOLIVIA ATRAPADA POR LA CRISIS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*