A UN AÑO DEL HALLAZGO DEL ARA SAN JUAN: LA VERDAD AÚN PERMANECE EN LA PROFUNDIDAD

Las querellas también cuestionan a la titular el juzgado de Caleta Olivia porque, a lo largo de estos meses, tampoco nombró a peritos para analizar las imágenes que muestran la magnitud de la tragedia, y que permanecen a 907 metros de profundidad, y a unos 550 kilómetros al este de Comodoro Rivadavia.

Sin esos estudios, que serían como la “autopsia” a un cadáver, será muy difícil establecer, de manera fehaciente, las causas del hundimiento, y las responsabilidades de las autoridades políticas, y la línea de mando de la Armada, que envió a su última patrulla al único submarino de la Argentina que estaba operativo, en condiciones que no serían optimas para realizar tareas de inteligencia sobre buques y aviones bajo el mando de “Gobernación Malvinas” y control de pesca ilegal dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina, tal como surge de la “orden de operaciones” ya aportada al expediente.

Por la demora en establecer las causas del siniestro, el peor de la Armada Argentina en tiempos de paz, aún permanece abierto un descarnado debate entre los expertos que observaron las más de tres horas de grabación pero que no volcaron su parecer de manera oficial porque esto aún no fue requerido.

Valeria Carreras, una de las integrantes de la querella unificada que impulsa la causa, adelantó a la prensa que después de las indagatorias que todavía están pendientes sobre siete oficiales de la Armada -quienes ya fueron imputados por el hundimiento del ARA San Juan y el fallecimiento de sus 44 tripulantes-, solicitará de manera urgente “el peritaje sobre las imágenes porque la jueza aún no realizó esa tarea imprescindible».

De todos modos la abogada, que forma equipo con Fernando Burlando y Lorena Arias, recuerda: “Desde el primer momento cuestionamos en el expediente y públicamente que los veedores de la búsqueda del submarino fueran de la Armada, justamente la fuerza investigada, que no puede certificar nada”.

Se refiere a los cuatro integrantes de la Armada que actuaban como nexo entre Ocean Infinity, y esa fuerza armada y que reportaban al Director de Materiales.

También explica que para esa querella -la otra la lleva adelante Luis Tagliapietra, padre de una de las víctimas- “las dudas comenzaron cuando la empresa Ocean Infinity no cumplió con puntos del pliego, por ejemplo no entregar los archivos en formato compatible con cualquier ordenador de PC con reproductor MP4, MP3, o similar” ya que al venir en un archivo distinto “requirió la conversión de los mismos”.

A pesar de la observación de Carreras, una fuente del juzgado dijo: “El que Ocean Infinity haya entregado los archivos en el formato original con que fueron grabados es algo muy positivo porque es una manera de preservar la prueba, y, en caso que la conversión fallara, siempre se puede volver a intentar si se cuenta con los archivos en el formato original”.

Sí, en cambio, un perito informático especialista en la materia le dijo a este medio: “Lo que es muy criticable para la jueza de la causa es que el juzgado no haya utilizado la comparación por HASH, un método para generar claves o llaves que representen de manera unívoca a un documento o conjunto de datos para su autentificación entre archivos originales y copias”. Se trata de un tema muy técnico, pero si se hacen las pericias a las imágenes ese hecho es muy posible que se lo hagan notar los peritos informáticos a la magistrada.

Por último, Carreras -y es la única en la causa que lo hace- sostiene: “Al momento de presentar el pedido de imputaciones nuestra querella, el 25 de octubre, en un capítulo especial sobre las pruebas pendientes de producción, solicitamos verificar veracidad de imágenes”.

Si bien hasta ahora no se incorporó al expediente de Yañez un documento certificado por peritos independientes, hay expertos que ya analizaron las fotos y videos que patentizan la brutalidad del evento.

Una de las preguntas que sobrevuela a los peritos es ¿por qué el submarino perdió plano y comenzó a descender hasta su profundidad de colapso?

Las hipótesis se pueden agrupar en dos categorías. Una de ellas concentra las teorías que sostienen que ocurrió un evento que incapacitó a la tripulación por lo cual el buque de guerra comenzó a descender en forma descontrolada.

La Comisión Bicameral que investigó la tragedia y la posterior búsqueda de la nave, sostiene que el hecho “se desencadenó a causa de una explosión precursora por acumulación de hidrógeno o por la generación de gas venenoso desde el cuarto de baterías”. Por el momento se considera a esta como la hipótesis más probable.

El otro grupo de teorías reúne las posturas de los peritos que especulan en que hubo una falla en el submarino que impidió que la tripulación controlara al mismo, por ejemplo, que la nave haya sufrido un black-out (corte de energía general) que hizo que el submarino perdiera propulsión y, por consiguiente, no pudiera mantener el nivel en que navegaba precipitándose hacia el fondo.

La diferencia entre ambas posturas ronda en que, en el primer caso, la tripulación ya habría perecido antes del colapso. En cambio, en la otra posibilidad, la tripulación habría estado consciente durante parte del descenso, sabiendo el desenlace que le tocaría.

Los familiares y amigos de los 44 tripulantes no pueden siquiera imaginar esta situación desesperante. Por eso, sólo un concienzudo estudio sobre las fotos y videos, y la recreación en 3D basada en el hallazgo del submarino revelará la verdad, y podrá precisar con mayor objetividad, los cargos penales que caben a los responsables del siniestro. Esta es la única reparación posible que tienen los dolientes.

¡Terrible que a un año del encuentro de los restos del submarino y a dos años de la desaparición, hundimiento o desastre (cada uno sabrá como denominarlo) es inaudito que aún la señora Jueza Federal Yañez siga sin avanzar con la velocidad que requiere este desastre para 44 familias argentinas y para toda la familia naval Argentina!

 

Por Arq. José Marcelino García Rozado

Buenos Aires, 19 de noviembre de 2019

 

Se el primero en comentar en "A UN AÑO DEL HALLAZGO DEL ARA SAN JUAN: LA VERDAD AÚN PERMANECE EN LA PROFUNDIDAD"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*