BOLIVIA Y EL LITIO… ¿AHORA SE ENTIENDE EL GOLPE DE ESTADO?

El país se hunde en el caos pero alguien va a enriquecerse

Rusia tiene muchos intereses en Bolivia, igual que China. No es un dato menor para los aparentemente muy improvisados Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho y Jeanine Áñez Chávez. El depuesto (aunque se insista en que renunció pero su renuncia no fue aceptada) Evo Morales, ubicó a Bolivia en un eje geopolítico que ahora deberá demostrar su potencial. Suponer que Bolivia puede resolver su presente y futuro simplemente con un realineamiento con USA puede parecer bastante precario acerca de la realidad propia y ajena. En ese contexto, Hernando Kleimans encontró y tradujo el siguiente artículo originado en Moscú.

MOSCÚ (RIA Nóvosti). Para sorpresa de algunos observadores, luego de la salida de Bolivia de su anterior dirección política encabezada por Evo Morales y la llegada al poder en calidad de presidente provisional de la senadora opositora Jeanine Áñez Chávez, la violencia en el país no se interrumpió. Por el contrario, subió a un nuevo nivel.

Tal como informan las agencias noticiosas, ahora la policía emplea medios especiales y gases contra los partidarios del ex Presidente.

Los paramilitares derechistas continúan atacándolos en privado.

Los llamamientos del propio Morales a parar la violencia no han sido escuchados.

Lo ocurrido y lo que puede ocurrir es materia de activas discusiones, se estructuran hipótesis y pronósticos. Vamos a intentar ver esto desde un punto de vista práctico.

  • Figura primera, política

El ahora ex presidente de Bolivia, Evo Morales, recorrió un largo y complicado camino. Salido de los más bajos niveles y voz del pueblo aymará, se convirtió en el primer representante de un pueblo originario que pudo dirigir el país.

Por primera vez Morales llegó a la residencia presidencial en Sucre a principios de 2006, en mucho gracias a la radical retórica antiestadounidense, a la promesa de nacionalizar la industria hidrocarburífera del país y legalizar el cultivo de la coca, principal cultivo del país.

Morales llevó a cabo la reforma constitucional y suprimió la prohibición de que una misma persona ocupe el cargo de Presidente más de dos períodos. Luego, por decisión de la Justicia, el primer período de Morales fue reconocido como de “false start”, gracias a lo cual pudo reelegirse en 2014.

Al año, el incansable Evo se reconoció finalmente como un salvador nacional y, sin tomar en cuenta la evidente insatisfacción de la población, se volvió a reelegir. Ya de hecho por 4ta. vez. En aras de la justicia es preciso recordar que Morales realmente cumplió muchas de sus promesas -e incluso el conjunto de Occidente durante cierto tiempo cantó loas a sus logros-.

Por ejemplo el diario británico “The Guardian” escribió que Morales “pudo construir un socialismo que de ninguna manera daña la economía”. Y se asombró de que “Bolivia pudo romper la maldición histórica y convertirse en un exitoso país ignorando por completo los intereses de los EE.UU.”, Constató “The Globalist” que “en Bolivia se ha construido un socialismo que motiva a la gente a trabajar”.

  • Figura segunda, subterránea

Hasta la época de Morales Bolivia era un mediocre país del continente sudamericano. Un país con un territorio de mediana superficie, con una población escasa y con ricos recursos naturales sin tocar. Además la extracción de la mayoría se inició relativamente hace poco.

Los conquistadores ya en el siglo XVII descubrieron aquí enormes recursos de plata pero ellos incluso no se podían imaginar qué abundante tesoros se escondían bajo la cobertura de la selva.

Además de madera y cultivos agrarios, que el país exporta activamente, en Bolivia se encontraron grandes reservas de petróleo, gas, oro, zinc, estaño, plata, antimonio, wolframio, plomo y muchos otros.

Según las evaluaciones más recientes, las reservas comprobadas de hidrocarburos alcanzan a unos 12,5 billones de metros cúbicos de gas y 240 millones de barriles de petróleo. Hace muy poco se conocieron datos de la investigación geológica que confirman que las reservas pronosticadas pueden aumentar en 135 millones de barriles.

Hoy en Bolivia se extrae diariamente cerca de 18.000 millones de metros cúbicos de gas, el 80% de los cuales se exporta fundamentalmente a Brasil y Argentina. La participación de los hidrocarburos en la exportación nacional asciende a un imponente 34%, o unos 3.000 millones de dólares que van a completar el presupuesto estatal.

Y algo más de cifras, por así decir, para confeccionar un cuadro abigarrado al máximo. Bolivia no es sólo petróleo y gas, sino también el 6% de la producción mundial de plata, el 4% de antimonio, el 3% de boro y zinc, el 2% de wolframio, sin el cual hoy son impensables las turbinas térmicas y los escapes de los misiles, así como el 1% de la extracción planetaria del bismuto.

Hay que decir que cuando Evo Morales fue electo Presidente por primera vez, le tocó como herencia un país miserable, donde campaba cualquiera excepto el propio país. El entonces joven Presidente se lanzó a cambiar esto con toda fuerza. Fue nacionalizado por completo el sector de extracción de gas y la participación de las compañías privadas en la extracción de petróleo se redujo hasta la tercera parte.

El principal jugador en este mercado es Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), donde el Estado detenta el paquete mayoritario de acciones y el estatuto permite inversiones extranjeras pero prohíbe a los extranjeros en el curso de los próximos cuarenta años realizar todo tipo de trabajo de extracción. YPFB detenta el derecho exclusivo y prioritario a comercializar los hidrocarburos.

Bolivia, comprendiendo la limitación de sus propios recursos financieros, invitó activamente a las empresas extranjeras a tomar parte en la elaboración de los recursos. Por ejemplo, en 2010 el gobierno concluyó un acuerdo con la compañía hindú Jindal Steel & Power Ltd (JSP), gracias a lo cual no lejos del yacimiento de El Mutún surgió un complejo minero que produce más de 10 millones de toneladas de pelets de hierro y una amplia gama de otra producción. El gobierno de Morales pudo poner en su activo no pocos proyectos semejantes a este.

  • Figura tercera, maldita

El Estado, y personalmente Morales, tenían todo relativamente bien hasta mediados de 2010. Luego en Bolivia se descubrieron gigantescas reservas de litio. Fueron evaluadas en 10 millones de toneladas lo que conforma el titánico 43% de todas las reservas mundiales.

En este momento justamente aumentaba de revoluciones la primera ola de la ‘histeria verde’ y la lucha por la ecología, y los electromóviles fueron declarados los salvadores del planeta y la infancia.

Para nadie es secreto que sin litio es imposible producir ni los acumuladores de los electromóviles ni el elemento de alimentación de sus smartphones. Todo el mundo se preparó con alegría para el advenimiento de la nueva época sin carbono, pero Morales no se apresuró a dejar pasar a su tesoro a quien lo quisiera.

Hay que decir que, transcurridos 10 años de su presidencia, Evo Morales no cambió su retórica antiestadounidense y las empresas de USA estaban al final de la cola de los potenciales compañeros para la elaboración del anhelado mineral.

En enero de 2019, la estatal Yacimientos de Litio Boliviano cerró el contrato más grande de la historia por un valor de US$ 2.300 millones con la china Xinjiang TBEA Group Co Ltd, por cuyas condiciones los chinos recibían el derecho a explotar los yacimientos de litio en los desiertos de Coipasa (Pastos Grandes).

Por las propias circunstancias, China en este momento hace ya un año se encuentra en situación de guerra comercial irreconciliable con otra megapotencia, que también pretendía el papel de principal productor de electromóviles y baterías para ellos. Algunos afirman que la RPCh compró groseramente el gobierno boliviano, que en aras a las enormes inversiones chinas se separó unilateralmente, y un año antes, del trato firmado con el consorcio alemán ACISA.

Así fue que el momento de denuncia del contrato con los alemanes coincidió con las elecciones donde Morales se reeligió por un 4to. período. Y entonces se descargó el trueno. La oposición captó con exactitud el momento, dirigiendo el descontento con Morales al curso de las protestas masivas.

Deutsche Welle (agencia alemana estatal): “Como socio estratégico para Uyuni, la estatal Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) eligió, en octubre de 2018, a la alemana ACI Systems. Ya entonces, el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) marchó, exigiendo detalles del contrato. Y la prensa boliviana cuestionó “la capacidad técnica” de la parte alemana “para desarrollar e implementar un proyecto minero de litio complejo como el del Salar de Uyuni y mucho menos un proyecto de fabricación de material catódico y baterías de litio con tecnología de punta”.

Un año después, Marco Pumari, líder del comité potosino ha iniciado, junto a otra activista, una huelga de hambre por la anulación del contrato con ACI Systems, además de otro con una empresa china. “La empresa alemana se dedicaba a comercializar paneles y, lo peor, ni siquiera tiene plata, porque de manera conjunta, el Estado boliviano y la empresa van a buscar financiamiento”, se quejó Pumari al diario La Razón.

En la realización del proyecto para la “Recuperación de hidróxido de litio de salmuera residual” en el Salar de Uyuni, ACI Systems Alemania (ACISA), subsidiaria del Grupo ACI “cuenta con el respaldo de una sólida red de expertos internos y externos, empresas e instituciones como K-UTEC Salt Technologies, Fraunhofer Gesellschaft y VDMA (la Asociación Alemana de la Industria de Ingeniería Mecánica)”, reaccionó por escrito Wolfgang Schmutz, director ejecutivo de esta empresa alemana, consultado por DW a través de su oficina de prensa.”

Es suficiente con decir que la lista de exigencias de las protestas no se limitaba sólo a la inmediata renuncia del Presidente. También había allí la exigencia a la obligatoria “renacionalización” del sector extractivo, cuyas ganancias, como se afirmaba, no llegaban al bolsillo del pueblo común.

  • Figura última, nebulosa

Hete aquí que Bolivia lentamente se hunde en el caos y la ausencia de poder y las regiones productoras de coca declaran cada vez con más fuerza su rebelión para con el poder provisional.

En los videos que nos llegan se ven arrestos, enfrentamientos, casas y autos incendiados.

En esta situación, cualquier tipo de pronóstico es algo anticipadamente sin perspectivas y resbaladizo, pese a que sea posible probar de hacerlo, aunque sea en los rasgos más generales.

Sin embargo, tomando en cuenta la celeridad con que aquel país que considera a toda América Latina como su “patio trasero” ha saludado el golpe, así como con qué ferocidad se exigió en las calles el retorno de las extractoras a manos privadas, es bastante

 

Por Serguéi Savchuk

 

Se el primero en comentar en "BOLIVIA Y EL LITIO… ¿AHORA SE ENTIENDE EL GOLPE DE ESTADO?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*