BREVE INFORME SOBRE DEUDA INTRA-ESTADO

El problema de fondo de la Deuda Intra-Estado es que, por un lado, en una primera instancia se logra canjear Deuda Externa con Acreedores Privados transformándola en Deuda Interna con nuevos Acreedores Estatales, que no suponen riesgo jurídico ni financiero para el Tesoro porque están a cargo de funcionarios que dependen del propio Gobierno Nacional.
Es el aspecto positivo de cancelar deuda con acreedores duros, exigentes y/o extorsivos por acreedores blandos, tolerantes y asistentes de las necesidades fiscales, como si se tratara de préstamos personales de familiares o amigos para cancelar deuda con prestamistas usureros.
Más este procedimiento, en un segundo paso, no es neutro para las Finanzas Públicas en su conjunto porque tales préstamos no son regalos al Tesoro – a menos que se pasen a pérdida asumiendo el costo correspondiente – sino que son Deudas que también tienen que devolverse en algún momento. Caso contrario, terminan afectando a los organismos públicos prestamistas porque estos desvíos de fondos de sus fines presupuestarios específicos complican los manejos internos de recursos, tienden a descapitalizar a las entidades y/o directamente las perjudican en caso de impagos.
Ergo, este problema es negativo para las finanzas del Estado cuando el Tesoro no tiene capacidad de repago – como es el caso de la Argentina – dado que tal endeudamiento público indirecto termina así en restricciones a las funciones de otros organismos oficiales e incluso en un endeudamiento derivado de los mismos.
Y sobre este problema el Kirchnerismo tiene malos antecedentes.
Ejemplo concreto del primer tipo es el caso de los Bancos Oficiales – con el Banco Nación (BNA) a la cabeza – que por suscribir títulos públicos (del Tesoro y del BCRA) redujeron su capacidad prestable al Sector Privado dado que su principal cliente pasó a ser el Tesoro para poder sostener los servicios de su Deuda Financiera.
De manera análoga, los préstamos de otros organismos oficiales también terminaron desviando recursos de sus fines propios, como el caso de los préstamos de la AFIP, de la Aduana, de Entes y Fideicomisos Públicos, etc. Hasta el PAMI llegó a prestarle plata al Estado para que éste cubriera con tales recursos pagos de Deuda.
El caso más patético e irritante es el del FGS de la ANSES, que institucionalizó el mecanismo de que la plata de los Jubilados terminase teniendo como principal destino sostener el gasto de la Deuda Pública del Tesoro Nacional a costa de desfinanciar el Sistema Previsional Argentino.
Tal desvío de fondos en gran escala implicaba e implica a la vez la descapitalización de los rubros de servicios públicos cuyos recursos se utilizan así para otra cosa en lugar de Obras Públicas y de Infraestructura, Viviendas Sociales, Escuelas, Hospitales, Proyectos Hidroeléctricos y Productivos en general.
Simultáneamente, por el lado del des-financiamiento de los prestamistas públicos se da el problema tanto o más grave aún – cuyo caso paradigmático es el BCRA – de que la entidad prestamista tiene a su vez que endeudarse para reponer la ayuda financiera que presta al Tesoro, que fue de este modo que creció la Bola de Nieve de las LEBAC (en época K) luego reemplazadas por las LELIQ y los Pases Pasivos (en la era M).
Y todo ello porque las divisas prestadas al Tesoro para cumplir su Política de Pago de Deuda Externa (y/o en Moneda Extranjera) con Reservas del BCRA luego éste las reponía tomando más Deuda Interna a través de su Política de Compra de Reservas con Deuda (LELIQ-ex LEBAC y Pases)..
Y esto, que ha pasado con la recompra de divisas con Deuda para reponer Reservas Internacionales del BCRA, habría tenido también sus manifestaciones paralelas en las emisiones de Obligaciones Negociables por parte de algunos Bancos Oficiales (Nacionales y Provinciales).
Dándose así la paradoja de que la Deuda Intra-Estado terminó generando un nuevo circuito perverso de endeudamiento derivado – como Deuda Interna – y bajo una modalidad que amenaza volver a repetirse.
En SÍNTESIS:

  1. La Deuda Intra-Estado no es una solución en sí misma sino un paliativo que, como agravante, puede derivar en otras formas de re-endendeudamiento derivado y/o de descapitalización por diversas “ventanillas” del Estado.
  2. La Crisis de Deuda, sostenida por medio de la Política de Pagos de Deuda en Moneda Extranjera con Reservas del BCRA, ha terminado en un endeudamiento bicéfalo (Tesoro y Banco Central) igualmente impagable por el Estado.
  3. Los préstamos intra-Sector Público, tanto los Financiero-Bancarios como los de Entes Oficiales no Financieros, desvían el uso de los recursos fiscales y cuasi-fiscales de sus finalidades presupuestarias específicas y tienden a descapitalizar los Fondos del Estado, como el caso más grave del FGS de la ANSES.
    Se trata de un círculo vicioso donde, una vez ingresado, se convierte en un camino de muy difícil salida, como lo sigue demostrando la realidad de la Deuda Financiera Argentina.

Lic. Héctor L. GIULIANO
Buenos Aires, Febrero

[1] Un mecanismo al que tampoco muchas provincias han sido ajenas por endeudarse no sólo en el Exterior y con el Gobierno Nacional sino también con sus propios Bancos Oficiales Locales.

Se el primero en comentar en "BREVE INFORME SOBRE DEUDA INTRA-ESTADO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*