LA GRAN VENTAJA DE ESTADOS UNIDOS SOBRE CHINA

El valor agregado de la “economía digital” china ascendió a US$5,07 billones en 2019, y representó 36,2% del PBI, lo que muestra un incremento proporcional de 1,4 puntos porcentuales por año, con una tasa de crecimiento de 15,6% anual en la última década, como parte de una tendencia que se acelera en los próximos 10/15 años.
Esto significa que la “economía digital” superaría 40% del producto al finalizar 2020; y que cubriría 37,8% de los servicios, 19,5% de la manufactura y 8,2% de la agricultura. En la manufactura, específicamente, el valor agregado trepó 11,1% el año pasado.
El camino de crecimiento de la “economía digital” surge hoy de la combinación de la Big Data (inmensas masas de información lanzadas por los distintos sectores productivos y de los servicios), con la 5G que tramita en “la nube” o “cloud computing”.
La 5G alcanza su pleno desarrollo en EE.UU. y China en 2020 y 2021; y en la República Popular – y en el mundo -, la empresa líder de la 5G es Huawei.
China tiene hoy 2 ventajas estratégicas esenciales que pueden ser decisivas en el proceso de digitalización de su economía, la denominada nueva revolución industrial.
En primer lugar, en materia de Big Data, su diferencia es abrumadora, no solo respecto a EE.UU., sino al resto del mundo sumado. La República Popular emite 4/6 veces más información que la combinación del resto del mundo. La razón es que China es el país más digitalizado del sistema global, con 840 millones de usuarios de Internet – que crecen 10/15% por año -, en una población de 1.440 millones de habitantes que es la mayor del planeta.
En China, además, hay más de 100 millones de entidades empresarias – en los últimos 10 años se han creado más de 40 millones de nuevas compañías, y 15% de ellas son start ups de alta tecnología -, todas profundamente digitalizadas, y que emiten constantemente gigantescos flujos de información, tras integrarse a la red de Internet más amplia del mundo, mediante 2 plataformas (Alibaba y Tencent) que cubren prácticamente a la totalidad de la población.
El sistema universitario de la República Popular gradúa a 13 millones de estudiantes por año; y el resultado es que su fuerza de trabajo con alto nivel de calificación, comparable al de EE.UU., ya supera los 180 millones de trabajadores, que serían casi 300 millones en 2030, cuya amplitud alcanzaría en ese momento a la totalidad de la población norteamericana.
La diferencia en la 5G de la República Popular es actualmente decisiva. “Huawei controla 40% de esa infraestructura, con oportunidades de negocios que ascienden a US$23 billones”, advierte William Barr, Fiscal General de EE.UU.
La ventaja esencial de Huawei es el tamaño del negocio, que le otorga a sus inversiones de más de US$100.000 millones por año inmediata economía de escala, lo que hace que sus precios tiendan a caer a la mitad en los siguientes 12 meses, y su capacidad de innovación sea de una extraordinaria celeridad.
La ventaja fundamental de EE.UU. es EE.UU. mismo. Hay más de 400 centros de innovación en la economía norteamericana, entre ellos el primero es hoy Silicon Valley, pero otros aparecen como todavía más importantes, al menos potencialmente, como Austin, Boston y Seattle.
La “economía digital” de EE.UU. abarca más de 80% de la estructura económica, la mayor del mundo (US$21,9 billones/25% del PBI global); y lo crucial, absolutamente decisivo, es que la Cuarta Revolución Industrial, que implica digitalización plena de la manufactura y los servicios, y su consiguiente integración, no tiene en EE.UU. un significado tecnológico, que ya ha sido cubierto, sino que está exclusivamente vinculado al nivel de inversión (EE.UU. recibió más de US$12 billones de inversiones del mundo entero en los últimos 3 años y medio); y los datos de Wall Street, récord histórico absoluto en los últimos 6 meses, permiten avizorar que se aproxima en los próximos 2/3 años una ola de inversiones similar.
La única restricción de fondo que muestra el capitalismo norteamericano es la insuficiencia de una fuerza de trabajo con la necesaria calificación que exige la Cuarta Revolución Industrial.
La Asociación Nacional de Manufactura (NAM) informó el año pasado que la industria norteamericana, plenamente volcada a la nueva revolución industrial, tiene ofrecidos más de 7 millones de empleos de alta calificación que no son ocupados al carecer el mercado de personal suficientemente calificado para hacerlo.
Es este retraso del sistema educativo en relación a las necesidades de calificación de la fuerza de trabajo en la etapa de la Cuarta Revolución industrial lo que constituye el punto de estrangulación del sistema; y como el capitalismo solo se plantea problemas que puede resolver, Apple, Amazon, Microsoft y las otras grandes empresas norteamericanas se han volcado a un proceso de calificación del personal en Inteligencia artificial y en tecnología 5G a través de más de 3.000 community college de los 50 estados norteamericanos; y ocupan en este sentido a más de 17 millones de trabajadores, que están aumentando sistemáticamente su nivel de calificación.
Así compiten las 2 superpotencias del siglo XXI.


Jorge Castro

Se el primero en comentar en "LA GRAN VENTAJA DE ESTADOS UNIDOS SOBRE CHINA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*