Efemérides

EDUARDO SÍVORI

Nació en Buenos Aires, el 13 de octubre de 1847. Sus padres, de origen italiano, lo dedicaron desde su juventud al comercio, y en 1859, cuando contaba doce años de edad, se presentó a optar una beca de estudios de pintura en Europa, pero fue rechazado por su corta edad. Viajó al Viejo Mundo en 1873, y deslumbrado por cuanto había visto en los museos de Roma y de Florencia, regresó a Buenos Aires.


JUAN GREGORIO LEMOS

Nació en Mendoza el 24 de mayo de 1764, siendo sus padres Onofre Lemos y María Antonia Corvalán. Prestó servicios en el Regimiento Voluntarios de Caballería de Mendoza desde el 15 de abril de 1803, en clase de alférez; cuerpo en el cual fue promovido a teniente el 8 de febrero de 1809, y en el que también servían sus hermanos José León y Jacinto Lemos, el primero de los cuales tuvo una actuación destacada en la primera fase de la campaña libertadora de Chile, en 1817. Lemos ejercía su tenencia en la 1º Compañía del 2º Escuadrón de Milicias de Caballería.


EDUARDO VILLAGRA

Nació en Gualeguaychú (Entre Ríos), el 13 de octubre de 1789, hijo de Lorenzo Villagra y Ortiz de Vergara, paraguayo, estanciero en ese pueblo, y de Socorro del León.  Provenía de familias de linaje.  En 1806 combatió en las Invasiones Inglesas desalojando a los británicos.  Fue alcalde de la Santa Hermandad.


EDUARDO OLLER

Fue médico clínico, cirujano y forense. Recién graduado comenzó a trabajar en distintos hospitales de Buenos Aires. Presta servicios como médico practicante en un puesto de la Policía Caminera de La Florida en Quilmes, destacándose en ir en la búsqueda de enfermos en la inhóspita y despoblada localidad de San Francisco Solano, quien en su pionera decisión de proteger la salud, brindar medicación gratuita y ayuda económica personal, alentó el arraigo de los primeros pobladores solanenses, acompañando el crecimiento de la zona con su estilo de trato ameno con la gente, que lo transformó popularmente en un “médico gaucho”, buscando la propia superación y cooperación de los vecinos, y logrando la obtención de donaciones, levantó un Hospital Materno Infantil que lleva su nombre.


MIGUEL OTERO

Nació en la ciudad de Salta el 23 de noviembre de 1790, siendo sus padres Pedro José Otero, natural de Asturias (España) y María Ignacia de Torres García Varela; efectuó sus primeros estudios en Córdoba, hasta 1808, año en que regresó a su ciudad natal, de la cual pasó a la de Chuquisaca, a instancias del Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, que como comisionado de la Real Audiencia y Universidad de Chuquisaca, había ido a la provincia de Salta con el objeto de combinar con los jefes más influyentes, a la oposición formal a la proyectada regencia de la princesa Carlota.


JACOBO FIORINI

Aunque conocido como Lorenzo Fiorini, su verdadero nombre es el que registramos. Era nacido en la región italiana de Emilia-Romaña a principios del siglo XIX. Perteneció al grupo de intelectuales y artistas emigrados de Europa llegados a fines de la década de 1820 que apoyaron luego al régimen federal. Su arribo a Buenos Aires se produjo a mediados de 1829, instalándose en la calle de la Paz Nº 87, de donde se mudó a Chacabuco Nº 19. Cultivó el dibujo e hizo numerosos retratos al óleo y miniaturas sobre marfil de verdadero valor.


JOSÉ ALBINO GUITIÉRREZ

Nació en Mendoza el 28 de febrero de 1773, siendo sus padres Silverio Gutiérrez, español de Castilla la Vieja, y María Josefa Godoy, mendocina; emparentados ambos a las familias más notables de aquella ciudad.  Adquiridos los suficientes rudimentos de instrucción que se enseñaban allí a los jóvenes que aspiraban a seguir una carrera universitaria, José Albino Gutiérrez se dedicó a la agricultura, en la que logró formar una fortuna considerable por su contracción al trabajo y actividad, consistente en viñas, alfalfares, estancias y varias tropas de carretas.


AMADEO JACQUES

Nació en París (Francia), el 4 de julio de 1813. Era hijo de Nicolás Jacques y María Ana Gerard. Realizó sus estudios en el Liceo de Borbón, y en la Escuela Normal, al tiempo que asistió al laboratorio del químico Laurent llevado por su afición a las ciencias experimentales.


REGRESO A LA PATRIA

Llegan a Buenos Aires los restos del Brigadier Gral. Juan Manuel De Rosas, después de 137 años de exilio…





COMBATE DE PAMPA DE LOS MOLLES

La evidencia de que el poder destructivo de los soberbios ranqueles no había sido quebrado por la poderosa expedición de 1833 y por el efímero triunfo que obtuvo Ruiz Huidobro en Las Acollaradas, es clara e incontrovertible si se considera que desde ese momento en adelante en las regiones más ricas y pobladas, recrudecieron los malones con su cortejo fúnebre de saqueos, incendios y matanzas.


BATALLA DE MARMARAJÁ

A pesar de sus virtudes militares, Dorrego poseía un espíritu turbulento y juntamente con el coronel Carlos Forest se pusieron en pugna con el general en jefe, lo que obligó a Belgrano a ordenar la separación de Dorrego del mando y la formación de una causa, razón por la cual debió regresar a Jujuy cuando el Ejército del Norte estaba en marcha hacia Potosí.  Eso impidió que estuviera en las desastrosas actuaciones de Vilcapugio y Ayohuma.  El general Belgrano dijo después de la primera de ellas que si hubiera estado presente el teniente coronel Dorrego, no hubiera sido batido el ejército patriota.


IGLESIA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

Durante el gobierno de Hernandarias llegan los primeros Jesuitas a Buenos Aires (1608).  Su primera iglesia y colegio se levantan en la hoy Plaza de Mayo, en un solar que les dona el Cabildo, en el cuarto N. E.  Esta construcción era de adobe con techos de junco, método constructivo empleado en la primitiva Buenos Aires al no existir en la zona ni madera ni piedra y hasta la aparición de los primeros hornos de ladrillo.  Nació bajo la advocación de Nuestra Señora de Loreto pero más tarde, al ser beatificado Ignacio de Loyola, toma el nombre de San Ignacio (1610).


EL PROBLEMA DEL INDIO

La grave cuestión del malón, sus incendios de poblaciones, matanzas de sus habitantes indefensos, robo de ganados, cautiverio de mujeres llevadas a servir de toda forma a sus captores, se sufría desde la temprana etapa de la dominación hispánica.


DESENGAÑADOR GAUCHI-POLÍTICO

Ese fue el nombre de un periódico editado por fray Francisco de Paula Castañeda cuya primera edición salió en 1820 siendo la última de fecha 3 de octubre de 1822. Tuvo en total 27 ediciones y las mismas se imprimieron en tres distintos lugares: Imprenta de la Independencia, Imprenta de Alvarez e Imprenta de los Expósitos. Era su título: “Federi-montonero, Chacuaco-oriental y Puti-republicador de todos los hombres de bien, que viven y mueren descuidados en el siglo diecinueve de nuestra era cristiana”. Se trataba, en realidad, de un periódico político, satírico y polémico.


CASTIGOS EN LAS ESCUELAS DE ANTAÑO

En su libro “La instrucción pública bonaerense”, su autor, Evaristo Iglesias, da noticias sobre los azotes propinados al hijo único de Mariano Moreno en un colegio, la actitud de la madre y la de un empedernido cura azotador: “El único hijo de Moreno, de su mismo nombre, -dice- fue puesto por su madre en una escuela particular de las que controlaba ligeramente el Cabildo en cuanto a orden y disciplina, sin preocuparse mayormente de la enseñanza que en ellas se impartiera.  Casi todos los escasos maestros de escuela de entonces eran curas.  Esta preferencia de los religiosos por la enseñanza tiene dos razones principales, entre otras; una, la poca paga que recibían los maestros y el considerarse, ya desde los tiempos lejanos de Carlomagno, que los curas y frailes estaban sobrados de tiempo y que éste podía emplearse en la educación como función continuadora de las tareas del templo.


JUAN DOMINGO PERÓN

Nació el 8 de octubre de 1895 en Lobos, provincia de Buenos Aires, aunque hay autores que sostienen que su ciudad de origen fue Roque Pérez.  Su bisabuelo, Tomás Mario Perón (1803-1856), nacido en la Isla de Cerdeña, llegó a nuestro país en 1831, casándose con Ana Hughes McKenzie, de nacionalidad inglesa. Su abuelo, Tomás Liberato Perón (1839-1889), fue uno de los médicos más destacados de su época, desempeñando además diversos cargos públicos entre ellos el de diputado provincial.  Se casó con Dominga Dutey Bergouignan y con ella tuvo tres hijos: Mario Tomás, Tomás Hilario y Alberto Carlos.  Dominga Dutey también había tenido cuatro hijos de su primer matrimonio.


RICARDO GUIRALDES

Nació en Buenos Aires, el 13 de febrero de 1886. Era hijo de Manuel José Güiraldes y de Dolores Goñi y Coll. Al año de nacido, su padre lo llevó a Francia, regresando con la familia en 1890. Transcurrió su infancia en los campos de “La Porteña” –sello de añeja estancia criolla, enclavada en el partido de San Antonio de Areco (Prov. de Buenos Aires) de propiedad de su padre-, y cursó los estudios primarios y secundarios en esta ciudad. En el Colegio Nacional prefirió leer otros libros que no fueran los de textos, y comenzó a escribir un Diario donde anotaba la vida en la estancia y las tareas que se desarrollaban. Inició la carrera de arquitectura, y se decidió luego por la de abogacía, abandonándola pronto.


MARCOS PAZ

Nació en Tucumán el 7 de octubre de 1811, siendo sus padres, el Dr. Juan Bautista Paz, célebre ministro del gobernador Alejandro Heredia y varias veces delegado en el mando de la Provincia, y Plácida Mariño Lobera Castro, ambos tucumanos.  Se educó en Buenos Aires, graduándose de abogado en 1835, en la Universidad de esta Capital.  Recién recibido de abogado se trasladó a Tucumán, donde el gobernador general Alejandro Heredia lo designó su secretario, acompañándolo en la campaña emprendida en agosto de aquel mismo año (1835) contra las fuerzas catamarqueñas del general Felipe Figueroa, al que derrotó en 13 de setiembre en el Chiflón, provincia de Catamarca.


NAPOLEÓN URIBURU

Nació en Salta el 8 de octubre de 1838, siendo sus padres, el guerrero de la Independencia, coronel Evaristo de Uriburu, y María Josefa de Arenales.  Curso sus estudios secundarios en Salta, e inició su carrera militar en las fuerzas de su provincia natal.  Después de la Batalla de Pavón el presidente Mitre dictó un decreto el 11 de abril de 1863 designando al coronel Diego Wilde para comandar el Batallón 8º de Infantería de Línea, cuerpo este creado sobre la base de tropas salteñas y de cuya 1ra Compañía fue designado capitán Napoleón Uriburu, con fecha 10 de agosto de 1863, a propuesta del propio coronel Wilde, que lo calificó así: “joven de mérito, valor y antecedentes conocidos, que ha prestado servicios en dos expediciones contra los indios bárbaros y ha hecho la última campaña de La Rioja, dejando sus intereses”.


ADOLPHE D´HASTREL DE RIVEDOUX

Nació en Neuville, Alsacia (Francia), el 4 de octubre de 1805, y fue su padre el barón Etienne d’Hastrel de Rivedoux, general de los ejércitos de Francia, y de Louise Zaepffel Incorporado a la milicia por voluntad paterna, ingresó a la marina de guerra, en la que realizó rápida carrera.


JOHANN JOSEPH AUWEILER

Conocido como Juan José Auweiler, nació en Merkenich (Nordrhein-Westfalen), cerca de la ciudad de Colonia, Alemania, el 3 de octubre de 1832. Fueron sus padres Gottfried Auweiler e Isabelle Weinreis. Hizo estudios clásicos en el Seminario de Rolduc, y luego de cuatro años de medicina en el Colegio de Düren, convencido de su vocación religiosa, ingresó a la Casa de Jesús, establecida en Munster, Westfalia, en 1855. Antes de terminar el doctorado en teología, en 1862, fue elevado al presbiterado.


AMBROSIO PLÁCIDO LEZICA

Nació en Buenos Aires, el 5 de octubre de 1808. Era hijo de Ambrosio Lezica y de la Torre Tagle y de María Josefa Ferrer. Después del motín militar de diciembre de 1829, se enroló en las filas del ejército restaurador, en el cual alcanzó el grado de teniente primero de la milicia activa. A su acción militante, agregó como en tantos momentos de su existencia, la contribución de sumas considerables en el deseo de coadyuvar al adelanto del país.


SAMUEL CARABALLO

Protagonistas ocultados por parte de los historiadores que abrazaron las ideas triunfantes luego de la batalla de Caseros (1852), los gauchos persistieron en la memoria colectiva como los arquetipos de la argentinidad, de indiscutida ingerencia en los asuntos nacionales del siglo XIX cuando las batallas eran frecuentes y cuando se peleaba sin descanso y sin compensaciones de ninguna índole, a facón, poncho y tacuaras limpias.


BENJAMÍN ROQUÉ

Era nacido en Córdoba, en 1865, y pertenecía a una distinguida familia de esa ciudad mediterránea. Se educó y cursó estudios en el Colegio de los jesuitas. Desde joven desarrolló una prodigiosa actividad mundana y política a la que no resultó ajena su labor periodística.


THOMAS FALKNER

Nació en Manchester, Inglaterra, el 6 de octubre de 1702, hijo de Thomas Falkner y de Ana Walker, quienes profesaban la religión de Calvino y de Xnox.  Después de cursar los primeros estudios en el “Manchester Grammar School”, pasó a Londres donde probablemente se preparó para seguir medicina en la Universidad de San Andrés, en Edimburgo.


MICHELANGELO MOSSI

Nació en Cambiano, Turín (Italia), el 8 de octubre de 1819. Era hijo de Domenico Mossi y Domenica Cuore. De su padre, hombre culto, heredó la inclinación por el estudio de las lenguas, pues conocía y hablaba latín, francés, español y alemán. Hizo sus primeros estudios en el Colegio de Nuestra Señora de los Angeles, de donde pasó al Seminario de Chieri, pues deseaba abrazar la carrera eclesiástica. Luego ingresó a la Congregación “Propaganda Fide”.


AGUSTÍN DE PINEDO

Nació en Buenos Aires, donde fue bautizado el 9 de octubre de 1789.  Era nieto del general Agustín Fernando de Pinedo y Valdivieso, gobernador del Paraguay en 1771 y Presidente de Charcas en 1780, siendo también hermano del coronel José María Pinedo, de dilatados servicios navales prestados al país.  Fueron sus padres Agustín José de Pinedo y Arce y Juana Albizuri y Echaurri, que contrajeron matrimonio en 1789.


LUCIO VICTORIO MANSILLA

Nació en Buenos Aires el 23 de diciembre de 1831, siendo sus padres, el general Lucio Norberto Mansilla, guerrero de la Independencia, y Agustina Ortiz de Rozas, hermana del Juan Manuel de Rosas. Desde 1849 actuó en las milicias y en la Guardia Nacional, como soldado, cabo y subteniente, sirviendo en el Regimiento 3º de Guardias Nacionales, a las órdenes del coronel Mateo Martínez.



CONFEDERACIÓN GENERAL DEL TRABAJO

La Confederación General del Trabajo fue fundada el 27 de septiembre de 1930, apenas tres semanas después del derrocamiento del presidente Hipólito Irigoyen.  El Congreso General Constituyente sesionó cinco años y seis meses después, durante el 31 de Marzo, 1 y 2 de Abril de 1936.


TELÉGRAFO MILITAR

Fue de capital importancia para las fuerzas nacionales que intervinieron en la Conquista del Desierto contar con el preciado auxilio del telégrafo.  No debe dejarse de mencionar que la Ley Nº 215 que aprobó el Congreso Nacional en 1867, que preveía llevar la frontera Sur a los ríos Negro y Neuquén, en su artículo 6º disponía la extensión de la red telegráfica nacional hasta los propios fortines a instalar posteriormente por el Ejército.  Allí se vio la importancia que se le asignaba a este factor preponderante para el buen desempeño de una rápida y eficaz conducción militar, en áreas tan grandes como en las que debía actuar en lo futuro las tropas del ejército.  Era indudable que el tiempo jugaba un rol principalísimo para la organización y defensa de los contraataques, en presencia de malones.


ROMPIMIENTO DE RELACIONES CON BRASIL

El 30 de septiembre de 1850 quedaron rotas las relaciones entre la Confederación Argen­tina y el Imperio de Brasil.  Ese día el ministro de Negocios Extranjeros brasileño, Paulino Soares de Souza, entregaba –a su pedido- los pasaportes al ministro plenipotenciario ar­gentino, general Tomás Guido. Dos días des­pués, Guido y el personal de la Legación abandonaban Río de Janeiro.


No Picture

BATALLA DE VILCAPUGIO

En mayo de 1813 las fuerzas patriotas no habían podido avanzar de Jujuy.  El 12 de este mes el general Belgrano explicaba al Gobierno que se hallaban desprovistas de armamento, vestuario y cabalgaduras; la infantería “casi sin calzados”.  Agregaba: “Apenas se halla aquí el Nº 1 para custodiar el gran armamento que tenemos, el parque y la maestranza, y los hospitales de sangre y enfermedades”.


BATALLA DE BOQUERÓN (GUERRA DEL CHACO)

En la mente de muchos existe el convencimiento que la Guerra del Chaco tuvo su inicio en Laguna Pitiantuta con la ocupación del puesto paraguayo el 15 de junio de 1932.  Se trata indudablemente de un “lapsus calami”, toda vez que origen es principio y fundamento, aunque es posible que se haya querido limitar el término a un hecho aislado que vino a ser el final de una serie de hechos similares, y, por tanto, pudo marcar la reanudación de enfrentamientos que, después, condujeron a la guerra.


COMBATE DE POZO DEL PAMPA

En los últimos días de setiembre de 1837, el coronel Antonio Ramírez, jefe del Regimiento Nº 2 de Caballería, recibió por diferentes conductos varias informaciones, algunas verídicas y otras no, sobre las actividades de la indiada.


LINA BECK-BERNARD

Nació en Bitschwyler (Alsacia), el 10 de febrero de 1824. Fue hija de Carlos Bernard, ingeniero, y de Amelia Berger, de familia distinguida del Alto Rhin. Se educó en la ciudad de Mulhouse y en Basilea, recibiendo una excelente instrucción que comprendió el estudio del latín y griego, ciencias en general y dibujo. En 1840, se radicó permanentemente en Lausana. En su patria contrajo matrimonio con Carlos Beck, el 10 de febrero de 1852, y luego vino a la Argentina.


PEDRO ROSAS Y BELGRANO

En 1802 Manuel Belgrano conoce a María Josefa Ezcurra.  Se enamoran.  Pero como ella estaba casada, doce años después, cuando su marido la abandona y se radica en Europa, acompañará al ya general Belgrano en su campaña militar como Jefe del Ejército del Norte.  Embarazada de Manuel, María resuelve partir a la estancia de unos amigos en Santa Fe, donde el 30 de julio de 1813 nace su hijo Pedro.  Poco tiempo después, Juan Manuel de Rosas y Encarnación Ezcurra, hermana de María Josefa, adoptan al pequeño, que pasa a llamarse Pedro Rosas y Belgrano.  


COSME ARGERICH

Cosme Mariano Argerich nació en Buenos Aires el 26 de setiembre de 1758, siendo sus padres el coronel Francisco Argerich Batallas, natural de Sistero, obispado de Nigel, provincia de Cataluña; y María Josefa del Castillo Burgués.  De muy corta edad fue enviado a España, siguiendo la carrera de medicina en Barcelona, obteniendo en 1783 el título de Medicina del Gremio y Claustro de la Real y Pontificia Universidad de Cervera (Barcelona), después de seguir los cursos con brillo.


GERÓNIMO BARTOLOMÉ PODESTÁ

Nació en Buenos Aires, el 30 de setiembre de 1851, pero fue bautizado en la Iglesia Matriz de Montevideo, por esa circunstancia resultó ciudadano uruguayo. Era hijo de Pedro Podestá y de María Teresa Torterolo, ambos genoveses. Hizo sus primeros estudios en el colegio del país vecino, donde también aprendió música. Como debía ayudar a las exigencias de la familia, trabajó en distintos oficios.


BONIFACIO RUIZ DE LOS LLANOS

Nació en la ciudad de Salta el 15 de junio de 1791. Principió a servir el 15 de setiembre de 1811 en calidad de sargento 2º de la compañía de “Patricios de Infantería de Salta”, a las órdenes del entonces teniente 1º Rudecindo Alvarado. En octubre del mismo año marchó de Salta con su compañía hasta Humahuaca y de este punto hasta Orán, escoltando los caudales que conducía de la ciudad de Potosí, el coronel Juan Martín de Pueyrredón, regresando nuevamente a Salta.


CELESTINO VIDAL

Nació en Buenos Aires en 1780.  Como cadete de la 1ª Compañía de Granaderos del Regimiento Fijo de Infantería, salió de Montevideo con las tropas que reconquistaron esta ciudad en agosto de 1806.  También intervino en la defensa de la plaza de Montevideo, siendo herido en el asalto.  Se halló en la Defensa de Buenos Aires en la segunda invasión, y en premio a su comportamiento, el 22 de octubre de 1807 era ascendido a teniente de los Granaderos de Liniers.  En este cuerpo fue promovido a ayudante mayor el 14 de diciembre de 1808 (1). 


ANGEL PACHECO

Nació en Buenos Aires el 14 de julio de 1795, siendo sus padres José Pacheco Gómez Negrete, español, y Teresa Concha Darregrande. Antes de cumplir los 16 años, y después de haber cursado estudios de filosofía en el colegio de San Carlos, el 10 de abril de 1811, se incorporó como cadete al Regimiento de Milicias “Patricios de Buenos Aires”, pasando con esta jerarquía al Regimiento de Granaderos a Caballo, el 22 de noviembre de 1812, siendo promovido poco después a porta-estandarte del afamado cuerpo, en la 2ª Compañía del 1er Escuadrón.


FRANCISCO DE BORJA VASCONCELOS

Nació en la ciudad de San Juan, el 1º de octubre de 1797.  El 3 de febrero de 1816 sentaba plaza en el Batallón 1º de Cazadores de los Andes, en calidad de soldado, siendo ascendido a cabo 2º, el 18 del mismo mes y año y a sargento 2º el 20 de abril de igual año.


CARLO ZUCCHI

Nació probablemente en Milán (Italia) en 1792. Hijo de Giuseppe Zucchi y de Maddalena di Tomasi; sobrino de Carlo Zucchi, general de los ejércitos napoleónicos. Después de efectuar amplios estudios en su patria, y de residir en París durante diez años, arribó a Buenos Aires en 1826, formando parte del grupo de hombres contratados en Europa y traídos a nuestro país por el gobierno de Rivadavia. Fue nombrado ingeniero-arquitecto de la provincia de Buenos Aires, proyectando y realizando gran número de obras desde 1828 hasta 1835.


ANGEL MARIANO ZERDA

ació en Salta, el 2 de octubre de 1791, siendo sus padres Dámaso Zerda y Tomasa Rodríguez.  Se incorporó al servicio de las armas en el año 1814.  Actuó con valor en la guerra de la Independencia, combatiendo con denuedo contra los ejércitos españoles que invadieron en varias oportunidades la provincia de su nacimiento.  Fue teniente 1º con grado de capitán de Cazadores a Caballo el 25 de mayo de 1815.  En el Boletín Nº 4 del Ejército del Alto Perú, que lleva fecha 26 de enero de 1817, se lee el párrafo siguiente


BENJAMÍN APTHORP GOULD

Nació el 27 de setiembre de 1824 en Boston, Massachusetts,  Bajo una cuidadosa instrucción, pronto mostró lo que sería en el futuro.  Niño prodigio, leyó a los 3 años y a los 5 recitaba el Latín.  A los 10 años de edad le eran familiares los estudios de muchos sabios, dando conferencias ilustradas con experimentos de electricidad.


EL PRIMER TRIUNVIRATO

El morenismo no terminó con la muerte de su líder.  Quedaba el Regimiento de la Estrella, comandado por Domingo French, Hipólito Vieytes, sustituto de Moreno en la secretaría de la Junta, y otros vocales como Azcuénaga, Matheu y Rodríguez Peña.  El centro ideológico del morenismo era el “Club”, que nucleaba a jóvenes que admiraban el ideario y los métodos de la Revolución Francesa.  Estos jacobinos criollos se distinguieron por una escarapela azul y blanca, primera ocasión en que aparecen ostensiblemente los colores nacionales, se reunían en el café de Marcos, y Esteban de Luca les había compuesto una “Marcha Patriótica”, una especie de “marsellesa” rioplatense que cantaban enfervorizados.  Predominaba en el grupo un porteñismo recalcitrante, que veía en los diputados provinciales ingresados a la Junta y en Saavedra, a sus enemigos por excelencia.  En marzo de 1811 formaron la Sociedad Patriótica y Literaria, y unidos a militares como French, Beruti, Terrada y otros, entraron a conspirar.


SALTA Y JUJUY EN GUERRA

Corría el año 1878.  Por aquel entonces era gobernador de la provincia de Jujuy el doctor Cástulo Aparicio, quien por razones que escapan a esta crónica, entregó el gobierno de la referida provincia a Martín Torino, perteneciente a una de las más viejas familias de Salta, y radicado en la misma.  Quizás fuese este uno de los hechos que contribuyeron a acentuar el ancestral antagonismo entre ambas provincias.


BATALLA DE RODEO DEL MEDIO

Las ruidosas manifestaciones populares que provocó en Buenos Aires el asesinato frustrado contra Juan Manuel de Rosas del 27 de marzo de 1841, llegaron al interior envueltas en el sentimiento enardecido de los partidarios; y fue ese sentimiento, puede decirse, el que precedió las marchas del ejército federal sobre el de la coalición del norte, a cuyo frente iban Lavalle, Lamadrid y Brizuela.


BATALLA DE TUCUMÁN

Durante su marcha a Tucumán ha recibido Belgrano una nueva y perentoria orden del Triunvirato para que se retire sobre Córdoba definitivamente, dejando en consecuencia libradas a su propia suerte las provincias del noroeste. Pero el general contesta que está decidido a presentar batalla porque lo estima indispensable. Por eso mismo, se encarga de incitar al pueblo tucumano para obtener su apoyo. Lo consigue, y para ello cuenta con la ayuda de algunas viejas familias patricias. Los poderosos Aráoz, virtuales dueños de la ciudad, vinculados a su ejército por dos de sus familiares Díaz Vélez, cuya madre es Aráoz, y el joven teniente Gregorio Aráoz de La Madrid, volcarán todo su prestigio y ascendiente en la causa patriota.


BATALLA DEL RINCÓN

  Batalla del Rincón – 24 de Setiembre de 1825 Luego del desembarco de los Treinta y Tres orientales en la playa de la Agraciada,…


GUERRA CIVIL EN SANTIAGO DEL ESTERO

Fracasada en julio de 1840 la expedición del general Lamadrid por lado de Catamarca, Ibarra escribió al Gobernador Piedrabuena sobre los ataques cometidos contra el derecho de gentes.  Al final, le decía con altivez al mandatario tucumano, que “la decantada expedición tártara se ha evaporado como el huno”, ante la reciedumbre opuesta por los santiagueños.  La calificación dada al unitarismo, se justificaba por los nuevos atropellos cometidos por Lamadrid en las vecindades de Choya.


LA TRAICIÓN DE SARMIENTO

En el año 1842 Domingo Faustino Sarmiento se halla exiliado (1) en Chile.  Tiene a su cargo la dirección de los periódicos del gobierno conservador y dictatorial de ese país.  Ese año, un norteamericano, que en ninguna forma es un simple marinero como se ha intentado presentarlo, se entrevista con Sarmiento.  El yanqui le sugiere a Sarmiento que abra una campaña en los periódicos para que Chile ocupe el Estrecho de Magallanes y las tierras adyacentes.


VIRGENES CASTRENSES

En Buenos Aires se veneró desde 1608 a la imagen de “Santa María de la Rábida” (indistintamente llamada también “Nuestra Señora de los Milagros”, “Santa María de Buenos Aires”, “Nuestra Señora la Madre del Salvador”, “La Virgen de las Nieves”, “La Reina de los Angeles” o “Nuestra Señora de Loreto”), cuyo culto se continúa celebrando hasta hoy en el templo de San Ignacio.  A ella se refieren los acuerdos del Cabildo de Buenos Aires del 8 de enero de 1682 y del 11 de octubre de 1688.  Fue declarada patrona menor de la Ciudad de Buenos Aires.


LA BIBLIOTECA DE ROSAS

Las distintas obras que consideran la personalidad de Juan Manuel de Rosas deslizan al pasar y sin abundar en mayores pruebas documentales o hechos fehacientes, datos acerca de los conocimientos intelectuales o gustos literarios del hombre que dirigió los destinos de la Confederación Argentina durante treinta años.  Carlos Ibarguren, por ejemplo, sostuvo que la resultante intelectual de Rosas, no puede deducirse de su dedicación al estudio, ni tan siquiera de atentas y meditadas lecturas.  “Fue un autodidacta que no tuvo apegos por las teorías –dice-, ni por los conceptos librescos; la vida tal cual era, en su fuerza elemental y áspera, fue su gran maestra”.


SAQUEO DE GUALEGUAYCHÚ

En los primeros años de la década de 1840, Entre Ríos debe enfrentar la invasión del Ejército Unitario dirigido por el general José María Paz y sus aliados: el correntino Ferré y el uruguayo Fructuoso Rivera. Urquiza asume el gobierno de una provincia acechada por múltiples peligros. “Nadie ha sido colocado al frente de la provincia en circunstancias más difíciles. El mando desnudo de cuanto halaga, sólo me presenta sus azares”, expresa al aceptar el gobierno.


LUIS VERNET

Nos ocuparemos hoy de nuestro gobernador más próspero en las Malvinas.


JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS

Nació en Montevideo el 19 de junio de 1764, siendo sus padres Martín José de Artigas y Francisca Antonia Arnal. Sin orientación definida, sin vocación por el comercio y las profesiones liberales, sin necesidades apremiantes por otra parte, hizo en su adolescencia vida fácil y ligera como los hijos de las familias acomodadas de la época.


CARLOS ENRIQUE O´DONNELL

Nació en Jujuy el 3 de setiembre de 1857, hijo de Sabino O’Donnell Mansilla, que en aquella época desempeñaba las funciones de Ministro General de Gobierno de aquella Provincia; y de Josefa Pérez. Cursó dos años estudios elementales en una escuela de la ciudad de Santiago del Estero, que abandonó para seguir la carrera de las armas.


EUGENIO NECOCHEA

Nació en Buenos Aires el 6 de setiembre de 1794, siendo sus padres Francisco Casimiro Necochea, rico comerciante natural de la villa de Urzainqui en el valle del Roncal, partido de Aviz, provincia de Navarra; y María Mercedes Saraza y Tirado (hermana del teniente coronel Saturnino y del sargento mayor Mariano Sarassa), porteña.


PABLO ALEMÁN

Nació en Canelones en el año 1791, siendo sus padres Antonio Alemán, natural de Barcelona y Gregoria Rivero, montevideana.  El 1º de mayo de 1811 era capitán del Regimiento “Voluntarios de Canelones”.  Ingresó al ejército patriota que sitiaba a su ciudad natal, en clase de capitán de la 5ta Compañía del 2º Escuadrón del Regimiento Voluntarios de Caballería de Maldonado, el 12 de agosto de 1811, después de haber asistido a las órdenes de José Gervasio de Artigas, a la batalla de Las Piedras, el 18 de mayo del mismo año, en la cual Pablo Alemán tomó parte en el ala derecha patriota incorporado a la compañía comandada por Antonio Pérez.


VICENTE GREGORIO QUESADA

Nació en Buenos Aires, el 5 de abril de 1830. Hizo sus estudios preparatorios en el colegio Larroque, continuándolos en la Universidad local donde se graduó de doctor en jurisprudencia en 1849, con una tesis titulada: No pueden prescribirse las cosas robadas, hurtadas o poseídas de mala fe. Ingresó a la Academia Teórico-Práctica de Jurisprudencia, y como practicante en el estudio del Dr. José Benjamín Gorostiaga.


EDUARDO OLIVERA

Nació en Buenos Aires, el 2 de junio de 1827, hijo de Domingo Olivera, a la sazón, oficial mayor del Ministerio de Gobierno y Relaciones de la presidencia de Rivadavia y de Dolores Piriz Feliú, sobrina nieta del ex Virrey del Río de la Plata, Antonio Olaguer Feliú. Se educó en el colegio de los jesuitas –distinguiéndose en el estudio del latín-, aprendió el inglés y el francés al lado de su padre, en cuya biblioteca leyó a Plutarco, a Labruyére, a La Fontaine, Rousseau y a Voltaire. Después fue enviado a Europa, a la escuela de agricultura de Grignon (Francia). Terminados sus estudios, pasó a Inglaterra, donde se dedicó prácticamente a la química agrícola en el laboratorio del profesor Nesbit, una de las notabilidades de la época. Emprendió largos viajes de aprendizaje por Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda, Suiza y Bélgica, hasta que se embarcó en “La Carolina”, el 20 de noviembre de 1857, con destino a la patria.


RUDECINDO IBAZETA

Nació en la ciudad de Tucumán en 1832, siendo sus padres Rudecindo Ibazeta y Teresa Carranza.  Muy joven se inició en la carrera de las armas y en diciembre de 1851 se le encuentra figurando como ayudante del general Lucio Norberto Mansilla, en las filas federales.  Participó en la batalla de Caseros.


DIEGO PAROISSIEN

Nació en Barkin, Essex (Inglaterra), el 25 de noviembre de 1784. Era hijo de Luis Paroissien y María Paroissien. Realizó estudios especializados de química, medicina y cirugía. En 1806 partió hacia América, y al año siguiente, en Montevideo se incorporó a las operaciones de la milicia británica, como ayudante de cirujano con el grado de teniente.


ADOLPHE JOSEPH MICHAUT

Michaut nació en Acheux en Vimeu, departamento La Somme, Picardie (Francia), el 23 de setiembre de 1835.  Llegó a nuestro país en 1866, contratado por el ministerio de Guerra y Marina.  Acompañó a los doctores J. Muñíz y F. P. Soler en los hospitales de Corrientes y prestó sus servicios en la guerra del Paraguay, en cuyos esteros murió la flor de la muchachada argentina de entonces.


JEAN PIEERE CAMET

Había nacido en la casa solariega de Lenorais, sus ancestros, en Yasses, Bajos Pirineos, Cantón de Navarre (Francia), el 24 de Setiembre de 1831, siendo sus Padres Pierre Camet de Lenorais y Françoise Roby. Llegó a Buenos Aires en 1853, y tras un corto período trabajó en la Compañía Importadora de Enrique Ochoa y Cía., trasladándose luego al partido de Guardia del Monte, en la provincia de Buenos Aires, donde se estableció como ganadero.


LUIS MARÍA AGOTE

Nació en Buenos Aires, el 22 de setiembre de 1868, siendo sus padres Pedro Francisco Agote y Guiteria García. Su padre, hombre sumamente previsor, lo internó en el colegio de W. Junior. Luego estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas en 1887, al año siguiente, se le nombró practicante rentado de vacuna; en 1889, ayudante de la cátedra de Anatomía Descriptiva; en 1890 y 1892 practicante menor y mayor del Hospital San Roque. En 1893 obtuvo el puesto de practicante mayor en el Hospital de Clínicas, y poco después entró en el mismo cargo por concurso en el Hospital Rivadavia. Se graduó de doctor en medicina en 1893, con una tesis sobre Hepatitis supurada.


MARIANO GRANDOLI

Nació en el Rosario de Santa Fe, el 26 de abril de 1849, siendo bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, el día 30 del mismo mes por el cura Miguel Obón, con los nombres de Cleto Mariano; siendo padrinos de la ceremonia, Domingo Correa y Laureana Correa (Libro 8º de Bautismos al folio 277). Era hijo legítimo del matrimonio de Mariano Grandoli con Magdalena Correa.


MANUEL ROSETI

Nació en Buenos Aires en 1832, oriundo de una distinguida familia porteña.  Inició su carrera militar en el sitio de esta capital, en diciembre de 1852, en las filas de la Guardia Nacional, ingresando poco después como subteniente del batallón 1º de línea, que mandaba el coronel Conesa, cuerpo en el que sirvió el resto del sitio, hasta el 13 de julio de 1853.


TOMPAS COQUET

Nació en Buenos Aires, el 11 de marzo de 1813. Cursó estudios en su ciudad natal, y en la Facultad de Medicina de la UBA se le otorgó el primer diploma de “Examinador Dentista” el 5 de diciembre de 1837, después de haber rendido examen ante el Tribunal de Medicina, formado por los doctores Justo García Valdés, Cristóbal M. Montúfar, Silvio Gafarott y Juan José Fontana.


EDAURDO LAHITTE

Nació en Montevideo, Uruguay, el 23 de abril de 1803. Era hijo del marqués Luis Antonio du Cos de la Hitte, que con el grado de teniente coronel al servicio de Carlos IV, Rey de España, pasó al Río de la Plata, y de María Toribia Aniceta de Elía, con la que se casó en Buenos Aires, en 1797. El apellido de esta familia ha sido modificado por el que nos ocupa, habiendo ya tenido sanción oficial de la ley argentina.


FUNDACIÓN DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

Hasta 1936, todos cuantos escribieron aun de refilón sobre Mariano Moreno habrían considerado incompleta su historia de no repetir en ella la afirmación de que “fundó” la Biblioteca Nacional.  Este suceso era presentado como una hazaña hercúlea, y ningún historiador hubiera osado omitirlo, por ser el único hecho concreto en la retahíla de afirmaciones grandilocuentes que contribuyó a difundir y acreditar el error.


BATALLA DE PAVÓN

Hacia 1860 el orgullo y la prepotencia de los políticos de Buenos Aires jamás permitirán ceder, en forma definitiva, la hegemonía que tienen del país. La nueva oligarquía que se está formando en base a los expatriados unitarios, querrá tener siempre al país encerrado en su puño, y apenas se le presente la ocasión, ha de volver a convulsionar al país con sus guerras civiles y sus campañas periodísticas, que durarán quien sabe cuántos años.


REGIMIENTO DE INFANTERÍA 1 “PATRICIOS”

Se organizó con motivo de las Invasiones Inglesas el 13 de septiembre de 1806, respondiendo a la proclama del virrey Santiago de Liniers y Bremond, que invitaba a todos los ciudadanos a armarse contra el enemigo.


INFANTERPIA ARGENTINA

Para buscar sus antecedentes más lejanos, debemos remontamos al siglo XVI, cuando, por la conquista, arribaron a estas tierras los primeros elementos de la Infantería española.


EL TESORO DE BUENOS AIRES

Cuando a principios de mayo de 1806 la escuadra inglesa navegaba hacia el Río de la Plata, los jefes de la expedición ya tenían resuelto un problema para ellos muy importante.  Quince días antes, Baird, Beresford y Popham habían convenido la forma de distribución del tesoro que sospechaban se hallaba en Buenos Aires, a la espera de ser trasladado a España.


ROBO DE LA VIRGEN DE LUJÁN

El 19 de septiembre de 1897, desde las páginas de la revista del Santuario de Luján, su párroco y capellán, el lazarista Jorge María Salvaire, consternado y dolorido, anunciaba el robo de la corona bendecida por el papa León XIII y de otros objetos que adornaban a la Santa Imagen. Se trataba, como es de suponer, de una noticia difícil de creer, que producía estupor y sumía en aflicción a la Villa de Luján y a todo pueblo argentino. Se estaba en presencia de un inaudito “robo sacrílego”, perpetrando contra la Patrona de la Patria, de amplias repercusiones en Uruguay y Paraguay, las dos repúblicas hermanadas con idéntico patronazgo.


ALMACÉN DE RAMOS GENERALES

Los comerciantes con mayor visión o ambición de crecimiento económico, pronto ampliaron sus pequeños comercios o instalaron nuevos y más grandes locales. Los Almacenes de Ramos Generales, así luego llamados por la variedad de rubros comerciales que abarcaba, se convirtieron en verdaderos puntales de crecimiento de los pueblos.


EL MANUEL BELGRANO EDUCADOR

En la memoria colectiva subyace la idea de que fue Domingo Faustino Sarmiento el propulsor de la educación en el país. Que antes de él, poco o nada se había logrado en la materia, y que siendo gobernador de San Juan o presidente de la Argentina, la enseñanza nacional había alcanzado su consagración.


MANUELITA ROSAS

Nació en Buenos Aires el 24 de mayo de 1817 y fue bautizada con los nombres de Manuela Robustiana, ese mismo día, por el doctor José María Terrero.  Se educó en la ciudad, pero iba con frecuencia a las estancias de su padre del Pino (o San Martín) y Los Cerrillos.  Poseía dotes musicales y fue su maestro de música el alemán Johann Heinrich Amelong, hacia 1835. 


CORNELIO SAAVEDRA

Cornelio Judas Tadeo de Saavedra vio la luz el 15 de Setiembre de 1759 en la Villa Imperial de Potosí, en lo que hoy son los Andes bolivianos. Su familia era de vieja raigambre americana y su hogar rezumaba prestigio y tradición. Pero las difíciles condiciones climáticas de aquella región impulsaron a la familia Saavedra a regresar a Buenos Aires, de donde era oriundo el padre. Entonces Cornelio cursó estudios en el Real Colegio de San Carlos, distinguiéndose por su inclinación a la filosofía.


FLORENTINO AMEGHINO

Según unos autores nació en Luján (Prov. de Buenos Aires), el 18 de setiembre de 1854, y otros han pretendido demostrar que era oriundo de Moneglia, Prov. de Génova. Italia, donde dicen que nació el 19 de setiembre de 1853, hijo mayor de un humilde matrimonio genovés en trance de expatriación. De sangre itálica fue hijo de Antonio Ameghino y María Dina Armanino. Radicados en Luján, Florentino cursó sus estudios primarios en la Escuela Municipal de Mercedes desde 1862 a 1867; luego ingresó a la Escuela Normal de Preceptores, en Buenos Aires, donde permaneció solamente un año, pues el gobierno hubo de cerrarla; por tal motivo, obtuvo el título de subpreceptor.


JUAN MANUEL ORTIZ DE ROZAS

Nació en Buenos Aires, el 15 de setiembre de 1839. Fueron sus padres Juan Bautista Ortiz de Rozas, hijo de Juan Manuel de Rosas, y Mercedes Fuentes. Acompañó a su abuelo en el exilio después de Caseros, cuando contaba doce años de edad, y permaneció hasta su juventud en Southampton, regresando luego al país para entrar a desempeñarse como empleado en algunas casas mercantiles inglesas.