Efemérides

BATALLA DE NIQUIVIL

Don José María de Echegaray, fue nombrado gobernador interino de San Juan en abril de 1829, por influencia del general Facundo Quiroga, con el fin de que lo auxiliase con tropas para combatir al general José María Paz.  En efecto, Echegaray envió a Quiroga una división al mando del teniente coronel Manuel Gregorio Quiroga, y estando acampando en la estancia de “Las Quijadas” (jurisdicción de San Luis), el alférez Francisco Pedrozo, de acuerdo con otros (el negro Soler, sargento, natural de Buenos Aires), se sublevó en la noche del 2 al 3 de junio al grito de ¡Viva la Libertad! Tomando en seguida la dirección del pueblo.


JUAN PISTARINI

Fue l Ministro de Obras Públicas del General. Murió en la carcel de Usuhaia el 29 de Mayo, pero de 1956. El Teniente General Juan…


SANCTI SPIRITU

Fue la primera población en tierra argentina, fundada por Sebastián Caboto en 1526; diez años antes que Pedro de Mendoza fundara Buenos Aires. Fue un poblado esforzado y valiente que finalmente sucumbió –como también Buenos Aires- ante el ataque de los aborígenes.


LA FUGA DE ANTONIO REYES

Luego de la revolución del 11 de setiembre de 1852 Antonino Reyes debió emigrar a Montevideo.  Al enterarse de la rebelión del coronel Hilario Lagos regresó a Buenos Aires e inmediatamente se puso a órdenes de éste.  Reyes pasó a la chacra que poseía en Santos Lugares, donde fue mandado a llamar por Hilario Lagos y le pidió que ayudase a Marcos Paz en la dirección de las notas a los Jueces de Paz; por estar el último encargado de la Oficina Militar y de todo lo que a ella perteneciere.  El 21 de enero de 1853, habiendo tenido Lagos un disgusto con Marcos Paz, fue separado de la jefatura de la oficina, y reemplazado por Antonino Reyes, que conservó tal cargo hasta la disolución del ejército sitiador, el 13 de julio de aquel año.


MANUEL DORREGO

Tribuno, periodista y guerrero de la independencia argentina.  Nació en Buenos Aires el 11 de junio de 1787 y fue bautizado con los nombres de Manuel Críspulo Bernabé.  Fueron sus padres José Antonio Dorrego, portugués, y María de la Asunción Salas, porteña.  Estudió gramática, filosofía y teología en el Colegio de San Carlos.  Se lo recuerda como excelente latinista.  


MAGDALENA GUEMES

Magdalena (Macacha) Güemes de Tejada, hermana del general Martín Miguel de Güemes, de cuya acción en pro de la independencia fue eficaz colaboradora, nació en Salta el 11 de diciembre de 1787 y era hija de María Magdalena Goyechea y La Corte y Gabriel Güemes Montero, Ministro de la Real Hacienda de la provincia. Era la hermana preferida del glorioso General, su consejera y su amiga.


JULIO POPPER

Nació en Bucarest (Rumania), el 15 de diciembre de 1857. De estirpe judía era hijo de Naftali C. Popper y de Perla (Peppi). Desde muy joven se caracterizó por la independencia de su carácter y sed de aventuras. A los 16 años abandonó su casa paterna, y se trasladó a París para estudiar ingeniería, estudios que realizó a costa de grandes sacrificios. Después de recibido comenzó a viajar. Recorrió Constantinopla, Egipto, Japón, China e India. En 1881 retornó a Bucarest con el fin de visitar a su familia, de la cual nunca se desligó afectiva y epistolarmente.


JUAN PABLO SÁENZ VALIENTE

Nació en Buenos Aires, el 6 de mayo de 1861. Era hijo de Francisco A. Sáenz Valiente y de Joaquina Campos. Inició su carrera como grumete en la corbeta “Uruguay”, y luego ingresó a la Escuela Naval a los 17 años de edad para seguir los cursos. Presenció el izamiento del pabellón en la margen sur del río, en el Cañadón Misioneros (1), el 1º de diciembre de 1878.


JUAN FERNANDO CZETZ

Nació en el pueblo de Gidofalva, Hungría, el 8 de junio de 1822, hijo de un oficial de húsares.  Después de cursar el Colegio Militar de primeras letras de Kezdy Wásárhely, ingresó a la Academia Militar de Viener-Neustadt, para incorporarse en 1842 al ejército austríaco, en calidad de teniente 1º.  Producida la revolución de 1848 contra el gobierno austríaco, Czetz se alistó en las filas patriotas que mandaba Kossouth, siendo uno de los más entusiastas colaboradores, en forma tal que en 1849 ocupaba el cargo de comandante general de Transilvania.


JUAN MANUEL BLANES

Nació en Montevideo, el 8 de junio de 1830, aunque otros autores equivocadamente lo señalan siete días antes. Era hijo de Pedro Blanes, español, y de Isabel Chilavert, argentina, oriunda de Santa Fe. La escasa documentación sobre los comienzos de su carrera artística sólo nos indica que desde pequeño mostró vocación por el dibujo, pero la necesidad de ayudar a los suyos, le hizo ingresar como tipógrafo en la imprenta de “El Defensor de la Independencia Americana”, periódico del partido de Oribe.


JUAN AGUSTÍN MAZA

Nació en la ciudad de Mendoza el 4 de mayo de 1794, siendo sus padres, el teniente coronel de milicias urbanas Isidro Sáenz de la Maza, y Petronila Sotomayor.  Cursó estudios primarios en su ciudad natal, pasando después a la Universidad de Santiago de Chile, para seguir los de abogado, graduándose en derecho el 24 de enero de 1807.  Culto, inteligente, de carácter elevado y filantrópico, poseía hermosas dotes oratorias y otras calidades descollantes que pronto le dieron autoridad moral en su Provincia, prestigio merecido que haría conocer su nombre en todo el país.  El 21 de marzo de 1810, la Real Audiencia le otorgaba el título de abogado.


JOSÉ IGNACIO GARMENDIA

Nació en Buenos Aires el 9 de marzo de 1841, siendo sus padres José Ignacio de Garmendia y Alurralde, y Manuela Suárez y Lastra.  Se educó en su ciudad natal, siguiendo los estudios superiores en el Colegio de San Carlos hasta el año 1859, en que con motivo del estallido de la guerra entre la Confederación y el Estado de Buenos Aires, se enroló como soldado en el 1er Batallón del 1er Regimiento de la Guardia Nacional de esta ciudad, con fecha 1º de junio de aquel año; marchando de inmediato (el 4 de julio) a la isla de Martín García, a formar parte de la compañía del capitán Héctor Varela.  Allí permaneció dos meses, al cabo de los cuales regresó a esta Capital, recibiendo los despachos de subteniente de bandera del Batallón 2º de Guardias Nacionales que mandaba el comandante Emilio Castro.


JUAN REJE CORVALÁN

Nació en Mendoza alrededor de 1790, siendo sus padres Francisco de la Borja Corvalán y María del Carmen Rosas.  Descendía de Felipe Reje Corvalán que fue gobernador del Paraguay en 1671.  Desempeñó cargos municipales en su ciudad natal y cuando estalló el movimiento emancipador, también prestó servicios militares; el 15 de diciembre de 1812 le fueron extendidos despachos de teniente de la 1ª Compañía de Cívicos Blancos de Mendoza por el gobierno de Buenos Aires


FLORES SEGÚN ADOLFO SOURDEAUX

Una fantástica pieza documental mandada hacer en la época de Rosas, ha sido el “Plano Topográfico de los alrededores de Buenos Ayres” que fue “Levantado con licencia del Superior Gobierno” en el año 1850 por el francés Adolfo Sourdeaux. En él, yace un dibujo estampado sobre el ángulo inferior derecho, en donde se lee que Sourdeaux era entonces un “Ex Capitán (y) Ayudante del Inspector Comandante de Infantería de (la) Marina Francesa”.



CAFÉS DEL BUENOS AIRES COLONIAL

La costumbre de tomar café en un lugar público especialmente diseñado para ello comenzó en Viena puede que hacia el siglo XVIII o quizá antes, pero en seguida se aclimató perfectamente en el sur de Europa, debido fundamentalmente al buen clima, que permitía la existencia de las célebres “terrazas” a lo largo de casi todo el año.  Esa costumbre fue trasladada luego al Río de la Plata por los españoles.


TERREMOTO EN EL RIO DE LA PLATA

Contrariamente a las creencias populares Buenos Aires y sus alrededores, a pesar de situarse en una zona de baja intensidad sísmica, no es asísmica. Puede sufrir terremotos y ser ellos muy intensos.


ACUERDO DE SAN NICOLÁS

El primer acontecimiento importante de 1852 es la batalla de Caseros, librada el 3 de febrero, que tantas veces ha sido presentada como la caída del telón que ponía fin a una época; en realidad es mucho más: la batalla de Caseros abre para unos y para otros una tremenda expectativa; es uno de esos momentos en que los argentinos se preguntan: ¿y ahora qué?.


CUESTIÓN DE LÍMITES PARAGUAYO-BRASILEÑA

En marzo de 1853 la cancillería del Brasil declaraba solemnemente que la cuestión de límites podía perjudicar seriamente en el futuro las buenas relaciones con el Paraguay, y agregaba,  que “sosteniendo cada una de las partes pretensiones incompatibles con las de la otra, y resueltas ambas a no retroceder, no desatar, sino cortar estas dificultades”.  Muy poco después, el representante brasileño en Asunción presentaba al gobierno paraguayo un ultimátum, exigiéndole que aceptase todas las sugestiones del Brasil y le ayudase en la cuestión de límites con Bolivia a cambio del reconocimiento que haría de sus derechos sobre el Chaco.


SUBLEVACIÓN DE CARLOS TEJEDOR

Al morir Adolfo Alsina se abrió el enigma de quién lo sustituiría como candidato con posibilidades de suceder a Avellaneda en 1880.  Alsina era su ministro de guerra.  En enero de 1878, el presidente nombró nuevo ministro en ese ramo al general Julio A. Roca, y seguramente no atisbó que le estaba dando a la República la solución del ’80.


SOLDADO DE LÍNEA

Es nuestro soldado de línea el modelo de la abnegación militar, llevado a su último límite.  El soldado argentino, tan bravo, tan abnegado, tan sufrido, ha venido a ocupar hoy la primera línea en los ejércitos americanos y podrá ocuparla fácilmente en los europeos si a las prendas naturales que posee se agregan la instrucción militar y cívica que se da al soldado europeo.  Nuestro soldado de línea es general en cualquier arma en que se quiera utilizar sus servicios.  En Caballería es un consumado jinete, como es un hábil marinero a bordo de cualquier buque de guerra.  En Infantería como en Artillería se penetra bien pronto de la táctica de cada arma y opera como si fuese la suya propia.


EL EMPRÉSTITO DE LONDRES

Entre los varios legados de las administraciones Unitarias, todos ominosos para el país, hay uno que gravita sobre el honor y la fortuna pública del Estado: el empréstito de Inglaterra, que a nadie aprovechó sino a sus autores.  Fue contraído en los días más prósperos de la República, en el seno de la paz, en la calma de las pasiones, y cuando los capitales afluían por todas partes para explotar nuestro comercio y fomentar nuestra industria.


PERROS CIMARRONES

Pocas veces se ha dicho que el perro como el caballo, el arcabuz y la ballesta fueron las principales armas que usaron los españoles, no sólo para someter sino para aniquilar a los indígenas.  No se crea sin embargo, que el perro de guerra fue una invención hispana.  Era empleado en la antigüedad por griegos, romanos y bárbaros, como un verdadero combatiente, pero fue en América donde participó en las luchas entre europeos y naturales, con mayor fuerza que en el Viejo Continente.


MANUEL BELGRANO

En el libro parroquial de bautismos de la Iglesia Catedral de Buenos Aires, iniciado en el año de 1769 y concluido en el de 1775, se lee al final de la página 43: “En 4 de junio de 1770, el señor doctor don Juan Baltasar Maciel canónigo magistral de esa santa iglesia Catedral, provisor y vicario general de este obispado, y abogado de las reales audiencias del Perú y Chile, bautizó, puso óleo y crisma a Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús, que nació ayer 3 del corriente: es hijo legítimo de don Domingo Belgrano Pérez y de doña Josefa González: fue padrino D. Julián Gregorio de Espinosa”.


ENRIQUE MOSCONI

Enrique Carlos Alberto Mosconi, nació en Buenos Aires el 21 de febrero de 1877.  Es el primer vástago varón de un hogar donde ya hay dos niñas.  Su padre era un milanés, de profesión ingeniero, que viene a la Argentina contratado para construir ferrocarriles.  Aquí contrae enlace con Juana María Canavery (antigua familia porteña) cuyos dos hermanos, uno sacerdote –Tomás Onésimo- recibe en los Campos de Curupaytí las charreteras de teniente coronel, y el otro –Angel- acompaña a Roca en la Campaña al Desierto, retirándose con idéntico grado.


FRANCISCO PASCASIO MORENO

Nació en Buenos Aires el 31 de mayo de 1852.  Su padre, Francisco Facundo había regresado a esta ciudad en 1852, después de permanecer siete años en Montevideo como exiliado.  Su madre fue Juana Thwaites, de ascendencia inglesa, fallecida prematuramente en 1867, a consecuencia de la epidemia de cólera que azotó Buenos Aires


EDUARDO SÍVORI

Nació en Buenos Aires, el 13 de octubre de 1847. Sus padres, de origen italiano, lo dedicaron desde su juventud al comercio, y en 1859, cuando contaba doce años de edad, se presentó a optar una beca de estudios de pintura en Europa, pero fue rechazado por su corta edad. Viajó al Viejo Mundo en 1873, y deslumbrado por cuanto había visto en los museos de Roma y de Florencia, regresó a Buenos Aires.


RAYMOND MONVOISIN

Raymond Auguste Quinsac Monvoisin, nació en Burdeos (Francia), el 31 de mayo de 1790. Desde pequeño se sintió atraído por el dibujo. Ingresó con su hermano mayor Pedro en la Escuela de Bellas Artes de Burdeos, y su primer maestro fue Pierre Lacour. De esa época datan sus primeras pinturas de iglesias, cuadros de santos y la Transfiguración de Nuestro Señor, según Rafael, los que le dieron renombre.


FRIEDRICH GERSTACKER

Nació en Hamburgo (Alemania), el 10 de mayo de 1816. Su padre fue el afamado cantor lírico Friedrich Gerstäcker (1790–1825). Perteneciente a una generación culta y romántica, había recorrido distintas partes de Europa, Asia, Africa y Oceanía. Las aventuras de sus viajes por América de Norte quedaron documentadas en varias de sus obras: “Streif und Jagdzüge durch die Vereinigten Staaten von Nordamerika” (Andanzas y caserías por los Estados Unidos de Norte América); “Mississipibilder” (Imágenes del Mississipi); “Die Flusspiraten des Mississipi” (Los piratas fluviales del Mississipi) y “Amerikanische Wald und Strombilder” (Imágenes de ríos y bosques americanos), publicadas en Dresde y Leipzig en los años 1844, 1847, 1848 y 1849 respectivamente.


JUAN CARLOS COBIÁN

En Pigüé, Partido de Saavedra, Pcia. de Buenos Aires, el 31 de mayo de 1896, en una cruda mañana de invierno, nació en el hogar de Manuel Cobián, español, y de Silvana Coria, argentina, su hijo Juan Carlos, viniendo a alegrar aquella numerosa familia compuesta ya por sus otros hijos, Dolores, José María, Domingo, Manuel, Coca y años después por Rodolfo, Arturo, María Mercedes, Miguel Angel y Horacio Héctor, último vástago de aquella noble y prolifera unión.


SEBASTIÁN OLIVERA

Nació en Mendoza, en el año 1796, pasando a Buenos Aires en 1807 ó 1808, para estudiar bajo la tutela de Isidro Peralta.  El 1º de julio de 1810 sentaba plaza como soldado en el Regimiento Nº 3 de Infantería, incitado por el sentimiento fervoroso patriótico que predominaba en toda la juventud de Buenos Aires en aquellos días memorables de la Revolución de Mayo.  Tomó parte en la expedición auxiliar sobre Santa Fe en 1815, donde cayó prisionero.  Después marchó con el Ejército Auxiliar y tomó parte en las acciones de guerra que éste libró, siendo ascendido a cabo 1º el 16 de agosto de 1810; a sargento 2º el 15 de abril de 1814; a sargento 1º el 1º de abril de 1816, y recién a subteniente de infantería, el 2 de abril de 1823. 


FRNACISCO SALAMONE

Nació en Leonforte, Sicilia (Italia), el 5 de junio de 1897. Siendo sus padres Salvatore Salamone y Antonia D’Anna. Tenía cuatro hermanos, tres varones y una mujer: Josefa, Ángel, José y Carlos. En 1903 su familia emigró a la Argentina. Siguiendo los pasos de su padre, ingresó en la Escuela Técnica Nº 1 Otto Krause de Buenos Aires, graduándose en 1917 como Maestro Mayor de Obras.


GIUSEPPE GARIBALDI

Giuseppe Garibaldi nació en Niza, Italia, el 4 de julio de 1807.  Fueron sus padres Domingo Garibaldi y Rosa Raimondi.  Hijo de marino, se dedicó desde muy joven a la misma carrera.  En 1832 se inició con una logia masónica en Roma.  En 1834 tomó parte en el complot de Giuseppe Mazzini y hubo de huir a Francia.  Condenado a muerte en su patria, anduvo errante mucho tiempo.  Sirvió por un período breve, a las órdenes del bey de Túnez, trasladándose después a la América del Sud.


BARTOLOMÉ PIZARRO

Nació en Buenos Aires el 23 de agosto de 1777,  siendo sus padres el coronel Sebastián Pizarro y Espejo, jefe del real parque de artillería del Virreinato de Buenos Aires, y María Estanislada Grimau Salinas.  Fueron sus hermanos: Petrona María de Jesús, María Damiana de los Dolores, Francisco Javier, Sebastián y Juan Martín.  Muy niño fue enviado a España, donde se le impartió una esmerada educación.  De regreso a su ciudad natal, fue incorporado como cadete en el 3er Batallón del Regimiento de Infantería de Buenos Aires, en el cual fue promovido a subteniente de bandera en la vacante producida por pase a la compañía de Martín Galain, el 9 de marzo de 1804.  Por su comportamiento en la época de las invasiones inglesas, fue nombrado capitán de la compañía de Cazadores Granaderos del cuerpo de Tropas Ligeras mandado crear para la guarnición de Montevideo, el 14 de mayo de 1807. 


FELIPE VARELA

Felipe Varela, hijo del caudillo federal Javier Varela y de doña Isabel Rearte, nació en el pueblo de Huaycama, departamento Valle Viejo, provincia de Catamarca, en 1819.  Perteneció a una antigua y distinguida familia del valle catamarqueño.  Un hermano del caudillo, Juan Manuel Varela, fue facultado por el gobernador Octaviano Navarro en marzo de 1857, para “ejercer la profesión de cirujano en la provincia” de Catamarca.  Sus parientes han ocupado cargos públicos de responsabilidad en el ámbito lugareño y fuera de él.  Varela pasó los primeros años de su vida con la tradicional familia Nieva y Castilla, del Hospicio de San Antonio de Piedra Blanca, de la cual era también pariente.


MARCELINO UGARTE

Nació en Buenos Aires, el 4 de junio de 1822. Era hijo de Valentín Ugarte y de María del Rosario Seide. Hizo sus estudios en el Departamento de Estudios Preparatorios de la Universidad de 1832 a 1835, y a los 13 años se matriculó para comenzar la carrera de jurisprudencia. Mo llegó a dar su examen general, aunque en 1839, le tocó replicar a Tristán Narvaja sobre un tema jurídico.


VITTORIO MEANO

Nació en Gravere de Susa, Piamonte (Italia), en 1860 (1), siendo sus padres Giovanni Battista Meano y Susana Favretto. Su madre murió en el parto. De sus nueve hermanos quedaban sólo tres vivos. Su padre se volvió a casar y, enseguida, también él se murió. Al pequeño Vittorio lo crían su madrastra y su hermano mayor, Cesare, ingeniero con estudio en Turín. Cursó sus estudios en el Instituto, Escuela Técnica y Gimnasio de Pinerolo, donde se graduó de Geómetra, con primer premio y una distinción de trescientas liras otorgada por la Cámara de Comercio y Arte turinesa. Luego, en la Academia Albertina de Torino se gradúa como arquitecto.


EDUARDO OLIVERA

Nació en Buenos Aires, el 2 de junio de 1827, hijo de Domingo Olivera, a la sazón, oficial mayor del Ministerio de Gobierno y Relaciones de la presidencia de Rivadavia y de Dolores Piriz Feliú, sobrina nieta del ex Virrey del Río de la Plata, Antonio Olaguer Feliú. Se educó en el colegio de los jesuitas –distinguiéndose en el estudio del latín-, aprendió el inglés y el francés al lado de su padre, en cuya biblioteca leyó a Plutarco, a Labruyére, a La Fontaine, Rousseau y a Voltaire. Después fue enviado a Europa, a la escuela de agricultura de Grignon (Francia).





FELIPE PEREYRA DE LUCENA

Este nombre inscripto sobre el lado oeste de la Pirámide de Mayo, a fin de que las generaciones nacientes argentinas lean con respetuosa gratitud el nombre de uno de sus primeros y más intrépidos libertadores, como decía la Junta Gubernativa en la nota pasada al padre del glorioso soldado, José Pereyra de Lucena, el 3 de agosto de 1811, es la primera víctima de aquella titánica lucha que terminó dando la independencia a la América Española.


ESCARAPELA NACIONAL

El origen de los colores de la escarapela y las razones por las que fueron elegidos para simbolizar a la Patria no pueden establecerse con precisión.


PRIMERA RECONQUISTA DE LAS MALVINAS

Las islas Malvinas fueron descubiertas en 1520 por los tripulantes del buque español “San Antonio” de la expedición de Hernando de Magallanes. En 1764 el marino francés Louis Antoine de Bougainville tomó posesión de las islas en nombre del Rey Luis XV, las llamó Malouines (porque había nacido en Saint-Malo) y fundó una población que bautizó Port-Louis.


CASA Y PALOMAR DE CASEROS

Nadie, pero absolutamente nadie, podría poner en tela de juicio que el lugar donde hoy se haya emplazado el Colegio Militar de la Nación es un sitio histórico de nuestra patria.  Ese fue el espacio físico que la historia le asignó a la gran derrota nacional, una madrugada de comienzos de 1852, donde muchos criollos dieron su existencia heroicamente.  Allí, en el mismo hecho de armas, peleó corajudamente un coronel rosista que, con el correr de los años, se convertiría en un respetadísimo lugarteniente del caudillo federal Felipe Varela: hablamos de Juan de Dios Videla.  Él, como tantos otros, fue uno de los bravos patriotas que padecieron el escarnio de una Argentina perseguida, secuestrada y criminalizada por la masonería unitaria a partir del combate que libraron en Caseros.


BATALLA DE LAS PIEDRAS

El emperador de Francia, Napoleón Bonaparte, resolvió invadir Portugal a fines de 1807. Los portugueses eran aliados de Gran Bretaña, la potencia rival de los franceses. La familia real portuguesa y sus colaboradores (cerca de 13.000 personas) se embarcaron rumbo a Brasil (que era una colonia de Portugal), instalando un gobierno en Río de Janeiro.


LEY DE ENFITEUSIS

Durante la gestión gubernamental de Martín Rodríguez se aplicaron una serie de disposiciones relativas a la tenencia de la tierra, que influirían directamente en la posterior elaboración de la Ley de Enfiteusis.


ASESINATO DE ZACARÍAS SEGURA

Zacarías Segura fue secretario y escribiente del coronel José Santos Guayama.  Con él asistió al combate de “El Garabato”, en febrero de 1869, contra las fuerzas del comandante Ricardo Vera; al de “Chepes” contra el comandante Flores, y por último al de “Las Jarillas”, librado el 27 de marzo de 1869, contra las tropas mandadas por el mayor Antonio Loyola.


CALIXTO, ÚLTIMO VERDUGO COLONIAL

En 1802 Buenos Aires tiene nuevo verdugo.  Se trata del negro Bonifacio Calixto (1).  Ejercerá ese oficio –y el de pregonero- durante los últimos años del virreinato y el comienzo del período independiente.  En la sesión del 22 de octubre de ese año, el Cabildo según los términos de la acordada de la Real Audiencia del 18 de ese mes, acuerda que se le satisfaga mensualmente la parte correspondiente al sueldo anual de ciento cincuenta pesos, “… con el descuento que se halla prevenido…”, que es del tercio del sueldo.  Tiempo después, Calixto presenta un escrito a la Real Audiencia reclamando su salario.  La petición del verdugo pasa al Cabildo “… para que con arreglo a la providencia en que se mandó hacer descuento al verdugo del sueldo que le está señalado, se satisfaga el resto”.  En el Cabildo del 15 de mayo de 1804 el Mayordomo de Propios informa que en esa forma se abona el sueldo de Calixto. 


PRIMERA REBELIÓN JORDANISTA

Hacia 1870 un aire vivificador y fecundo viene de Europa. El puerto de Buenos Aires se ensancha para dar cabida a tantos barcos de ultramar. El viejo continente entra por el Riachuelo y va conquistando la ciudad y el campo. Los viejos hábitos criollos y españoles van desapareciendo ante la aparición de los que llegan de Francia, Inglaterra e Italia. Pero el país está muy pobre por esa sangría que provoca la Guerra el Paraguay y por el dinero que cuesta. Sin embargo, el pueblo se europeiza; un poco con gusto y otro poco a la fuerza, pero lo hace.


GUERRA CONTRA LA CONFEDERACIÓN PERÚ-BOLIVIA

El 19 de mayo de 1837 el entonces encargado del manejo de las relaciones exteriores de la Confederación Argentina, Juan Manuel de Rosas declaró la guerra a la Confederación Peruano-Boliviana, comenzando el conflicto con dicha confederación. Se trató de una reacción originada como consecuencia de las agresiones que el Mariscal Santa Cruz, dictador de Perú y Bolivia, venía ejerciendo sobre nuestro país. 


TELÉGRAFO MILITAR

Fue de capital importancia para las fuerzas nacionales que intervinieron en la Conquista del Desierto contar con el preciado auxilio del telégrafo.  No debe dejarse de mencionar que la Ley Nº 215 que aprobó el Congreso Nacional en 1867, que preveía llevar la frontera Sur a los ríos Negro y Neuquén, en su artículo 6º disponía la extensión de la red telegráfica nacional hasta los propios fortines a instalar posteriormente por el Ejército.  Allí se vio la importancia que se le asignaba a este factor preponderante para el buen desempeño de una rápida y eficaz conducción militar, en áreas tan grandes como en las que debía actuar en lo futuro las tropas del ejército.  Era indudable que el tiempo jugaba un rol principalísimo para la organización y defensa de los contraataques, en presencia de malones.


JOSÉ MARÍA ROJAS Y PATRÓN

Nació en Buenos Aires el 18 de mayo de 1792, siendo su padre Miguel García de Rojas, natural de la ciudad de Jerez de la Frontera, Reino de Andalucía, que más como amigo que como médico acompañó a esta ciudad al virrey Pedro Melo, conjuntamente con Joaquín Terrero y otros.  Fue su madre Petrona Patrón.  Muy joven, Rojas se dedicó al comercio, para lo que reveló dotes excepcionales. Después de la Revolución de Mayo, en la que tomó parte como muchos otros jóvenes porteños, José María Rojas se trasladó al Brasil, donde permaneció por espacio de 8 años, regresando a su ciudad natal en el año 1819.  La terrible anarquía del año 20 lo encontró alistado en el bando de los inspirados en sentimientos nacionalistas, que representaba el Congreso de Tucumán, el que proclamara la Independencia de la Nación, abatido por las facciones, el cual trataban de levantar los hombres que tenían afinidades con dicho Congreso.