Efemérides

SALTA Y JUJUY EN GUERRA

Corría el año 1878.  Por aquel entonces era gobernador de la provincia de Jujuy el doctor Cástulo Aparicio, quien por razones que escapan a esta crónica, entregó el gobierno de la referida provincia a Martín Torino, perteneciente a una de las más viejas familias de Salta, y radicado en la misma.  Quizás fuese este uno de los hechos que contribuyeron a acentuar el ancestral antagonismo entre ambas provincias.


BATALLA DE RODEO DEL MEDIO

Las ruidosas manifestaciones populares que provocó en Buenos Aires el asesinato frustrado contra Juan Manuel de Rosas del 27 de marzo de 1841, llegaron al interior envueltas en el sentimiento enardecido de los partidarios; y fue ese sentimiento, puede decirse, el que precedió las marchas del ejército federal sobre el de la coalición del norte, a cuyo frente iban Lavalle, Lamadrid y Brizuela.


BATALLA DE TUCUMÁN

Durante su marcha a Tucumán ha recibido Belgrano una nueva y perentoria orden del Triunvirato para que se retire sobre Córdoba definitivamente, dejando en consecuencia libradas a su propia suerte las provincias del noroeste. Pero el general contesta que está decidido a presentar batalla porque lo estima indispensable. Por eso mismo, se encarga de incitar al pueblo tucumano para obtener su apoyo. Lo consigue, y para ello cuenta con la ayuda de algunas viejas familias patricias. Los poderosos Aráoz, virtuales dueños de la ciudad, vinculados a su ejército por dos de sus familiares Díaz Vélez, cuya madre es Aráoz, y el joven teniente Gregorio Aráoz de La Madrid, volcarán todo su prestigio y ascendiente en la causa patriota.


BATALLA DEL RINCÓN

  Batalla del Rincón – 24 de Setiembre de 1825 Luego del desembarco de los Treinta y Tres orientales en la playa de la Agraciada,…


GUERRA CIVIL EN SANTIAGO DEL ESTERO

Fracasada en julio de 1840 la expedición del general Lamadrid por lado de Catamarca, Ibarra escribió al Gobernador Piedrabuena sobre los ataques cometidos contra el derecho de gentes.  Al final, le decía con altivez al mandatario tucumano, que “la decantada expedición tártara se ha evaporado como el huno”, ante la reciedumbre opuesta por los santiagueños.  La calificación dada al unitarismo, se justificaba por los nuevos atropellos cometidos por Lamadrid en las vecindades de Choya.


LA TRAICIÓN DE SARMIENTO

En el año 1842 Domingo Faustino Sarmiento se halla exiliado (1) en Chile.  Tiene a su cargo la dirección de los periódicos del gobierno conservador y dictatorial de ese país.  Ese año, un norteamericano, que en ninguna forma es un simple marinero como se ha intentado presentarlo, se entrevista con Sarmiento.  El yanqui le sugiere a Sarmiento que abra una campaña en los periódicos para que Chile ocupe el Estrecho de Magallanes y las tierras adyacentes.


VIRGENES CASTRENSES

En Buenos Aires se veneró desde 1608 a la imagen de “Santa María de la Rábida” (indistintamente llamada también “Nuestra Señora de los Milagros”, “Santa María de Buenos Aires”, “Nuestra Señora la Madre del Salvador”, “La Virgen de las Nieves”, “La Reina de los Angeles” o “Nuestra Señora de Loreto”), cuyo culto se continúa celebrando hasta hoy en el templo de San Ignacio.  A ella se refieren los acuerdos del Cabildo de Buenos Aires del 8 de enero de 1682 y del 11 de octubre de 1688.  Fue declarada patrona menor de la Ciudad de Buenos Aires.


LA BIBLIOTECA DE ROSAS

Las distintas obras que consideran la personalidad de Juan Manuel de Rosas deslizan al pasar y sin abundar en mayores pruebas documentales o hechos fehacientes, datos acerca de los conocimientos intelectuales o gustos literarios del hombre que dirigió los destinos de la Confederación Argentina durante treinta años.  Carlos Ibarguren, por ejemplo, sostuvo que la resultante intelectual de Rosas, no puede deducirse de su dedicación al estudio, ni tan siquiera de atentas y meditadas lecturas.  “Fue un autodidacta que no tuvo apegos por las teorías –dice-, ni por los conceptos librescos; la vida tal cual era, en su fuerza elemental y áspera, fue su gran maestra”.


SAQUEO DE GUALEGUAYCHÚ

En los primeros años de la década de 1840, Entre Ríos debe enfrentar la invasión del Ejército Unitario dirigido por el general José María Paz y sus aliados: el correntino Ferré y el uruguayo Fructuoso Rivera. Urquiza asume el gobierno de una provincia acechada por múltiples peligros. “Nadie ha sido colocado al frente de la provincia en circunstancias más difíciles. El mando desnudo de cuanto halaga, sólo me presenta sus azares”, expresa al aceptar el gobierno.


LUIS VERNET

Nos ocuparemos hoy de nuestro gobernador más próspero en las Malvinas.


JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS

Nació en Montevideo el 19 de junio de 1764, siendo sus padres Martín José de Artigas y Francisca Antonia Arnal. Sin orientación definida, sin vocación por el comercio y las profesiones liberales, sin necesidades apremiantes por otra parte, hizo en su adolescencia vida fácil y ligera como los hijos de las familias acomodadas de la época.


CARLOS ENRIQUE O´DONNELL

Nació en Jujuy el 3 de setiembre de 1857, hijo de Sabino O’Donnell Mansilla, que en aquella época desempeñaba las funciones de Ministro General de Gobierno de aquella Provincia; y de Josefa Pérez. Cursó dos años estudios elementales en una escuela de la ciudad de Santiago del Estero, que abandonó para seguir la carrera de las armas.


EUGENIO NECOCHEA

Nació en Buenos Aires el 6 de setiembre de 1794, siendo sus padres Francisco Casimiro Necochea, rico comerciante natural de la villa de Urzainqui en el valle del Roncal, partido de Aviz, provincia de Navarra; y María Mercedes Saraza y Tirado (hermana del teniente coronel Saturnino y del sargento mayor Mariano Sarassa), porteña.


PABLO ALEMÁN

Nació en Canelones en el año 1791, siendo sus padres Antonio Alemán, natural de Barcelona y Gregoria Rivero, montevideana.  El 1º de mayo de 1811 era capitán del Regimiento “Voluntarios de Canelones”.  Ingresó al ejército patriota que sitiaba a su ciudad natal, en clase de capitán de la 5ta Compañía del 2º Escuadrón del Regimiento Voluntarios de Caballería de Maldonado, el 12 de agosto de 1811, después de haber asistido a las órdenes de José Gervasio de Artigas, a la batalla de Las Piedras, el 18 de mayo del mismo año, en la cual Pablo Alemán tomó parte en el ala derecha patriota incorporado a la compañía comandada por Antonio Pérez.


VICENTE GREGORIO QUESADA

Nació en Buenos Aires, el 5 de abril de 1830. Hizo sus estudios preparatorios en el colegio Larroque, continuándolos en la Universidad local donde se graduó de doctor en jurisprudencia en 1849, con una tesis titulada: No pueden prescribirse las cosas robadas, hurtadas o poseídas de mala fe. Ingresó a la Academia Teórico-Práctica de Jurisprudencia, y como practicante en el estudio del Dr. José Benjamín Gorostiaga.


EDUARDO OLIVERA

Nació en Buenos Aires, el 2 de junio de 1827, hijo de Domingo Olivera, a la sazón, oficial mayor del Ministerio de Gobierno y Relaciones de la presidencia de Rivadavia y de Dolores Piriz Feliú, sobrina nieta del ex Virrey del Río de la Plata, Antonio Olaguer Feliú. Se educó en el colegio de los jesuitas –distinguiéndose en el estudio del latín-, aprendió el inglés y el francés al lado de su padre, en cuya biblioteca leyó a Plutarco, a Labruyére, a La Fontaine, Rousseau y a Voltaire. Después fue enviado a Europa, a la escuela de agricultura de Grignon (Francia). Terminados sus estudios, pasó a Inglaterra, donde se dedicó prácticamente a la química agrícola en el laboratorio del profesor Nesbit, una de las notabilidades de la época. Emprendió largos viajes de aprendizaje por Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda, Suiza y Bélgica, hasta que se embarcó en “La Carolina”, el 20 de noviembre de 1857, con destino a la patria.


RUDECINDO IBAZETA

Nació en la ciudad de Tucumán en 1832, siendo sus padres Rudecindo Ibazeta y Teresa Carranza.  Muy joven se inició en la carrera de las armas y en diciembre de 1851 se le encuentra figurando como ayudante del general Lucio Norberto Mansilla, en las filas federales.  Participó en la batalla de Caseros.


DIEGO PAROISSIEN

Nació en Barkin, Essex (Inglaterra), el 25 de noviembre de 1784. Era hijo de Luis Paroissien y María Paroissien. Realizó estudios especializados de química, medicina y cirugía. En 1806 partió hacia América, y al año siguiente, en Montevideo se incorporó a las operaciones de la milicia británica, como ayudante de cirujano con el grado de teniente.


ADOLPHE JOSEPH MICHAUT

Michaut nació en Acheux en Vimeu, departamento La Somme, Picardie (Francia), el 23 de setiembre de 1835.  Llegó a nuestro país en 1866, contratado por el ministerio de Guerra y Marina.  Acompañó a los doctores J. Muñíz y F. P. Soler en los hospitales de Corrientes y prestó sus servicios en la guerra del Paraguay, en cuyos esteros murió la flor de la muchachada argentina de entonces.


JEAN PIEERE CAMET

Había nacido en la casa solariega de Lenorais, sus ancestros, en Yasses, Bajos Pirineos, Cantón de Navarre (Francia), el 24 de Setiembre de 1831, siendo sus Padres Pierre Camet de Lenorais y Françoise Roby. Llegó a Buenos Aires en 1853, y tras un corto período trabajó en la Compañía Importadora de Enrique Ochoa y Cía., trasladándose luego al partido de Guardia del Monte, en la provincia de Buenos Aires, donde se estableció como ganadero.


LUIS MARÍA AGOTE

Nació en Buenos Aires, el 22 de setiembre de 1868, siendo sus padres Pedro Francisco Agote y Guiteria García. Su padre, hombre sumamente previsor, lo internó en el colegio de W. Junior. Luego estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Ingresó en la Facultad de Ciencias Médicas en 1887, al año siguiente, se le nombró practicante rentado de vacuna; en 1889, ayudante de la cátedra de Anatomía Descriptiva; en 1890 y 1892 practicante menor y mayor del Hospital San Roque. En 1893 obtuvo el puesto de practicante mayor en el Hospital de Clínicas, y poco después entró en el mismo cargo por concurso en el Hospital Rivadavia. Se graduó de doctor en medicina en 1893, con una tesis sobre Hepatitis supurada.


MARIANO GRANDOLI

Nació en el Rosario de Santa Fe, el 26 de abril de 1849, siendo bautizado en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, el día 30 del mismo mes por el cura Miguel Obón, con los nombres de Cleto Mariano; siendo padrinos de la ceremonia, Domingo Correa y Laureana Correa (Libro 8º de Bautismos al folio 277). Era hijo legítimo del matrimonio de Mariano Grandoli con Magdalena Correa.


MANUEL ROSETI

Nació en Buenos Aires en 1832, oriundo de una distinguida familia porteña.  Inició su carrera militar en el sitio de esta capital, en diciembre de 1852, en las filas de la Guardia Nacional, ingresando poco después como subteniente del batallón 1º de línea, que mandaba el coronel Conesa, cuerpo en el que sirvió el resto del sitio, hasta el 13 de julio de 1853.


TOMPAS COQUET

Nació en Buenos Aires, el 11 de marzo de 1813. Cursó estudios en su ciudad natal, y en la Facultad de Medicina de la UBA se le otorgó el primer diploma de “Examinador Dentista” el 5 de diciembre de 1837, después de haber rendido examen ante el Tribunal de Medicina, formado por los doctores Justo García Valdés, Cristóbal M. Montúfar, Silvio Gafarott y Juan José Fontana.


EDAURDO LAHITTE

Nació en Montevideo, Uruguay, el 23 de abril de 1803. Era hijo del marqués Luis Antonio du Cos de la Hitte, que con el grado de teniente coronel al servicio de Carlos IV, Rey de España, pasó al Río de la Plata, y de María Toribia Aniceta de Elía, con la que se casó en Buenos Aires, en 1797. El apellido de esta familia ha sido modificado por el que nos ocupa, habiendo ya tenido sanción oficial de la ley argentina.


FUNDACIÓN DE LA BIBLIOTECA NACIONAL

Hasta 1936, todos cuantos escribieron aun de refilón sobre Mariano Moreno habrían considerado incompleta su historia de no repetir en ella la afirmación de que “fundó” la Biblioteca Nacional.  Este suceso era presentado como una hazaña hercúlea, y ningún historiador hubiera osado omitirlo, por ser el único hecho concreto en la retahíla de afirmaciones grandilocuentes que contribuyó a difundir y acreditar el error.


BATALLA DE PAVÓN

Hacia 1860 el orgullo y la prepotencia de los políticos de Buenos Aires jamás permitirán ceder, en forma definitiva, la hegemonía que tienen del país. La nueva oligarquía que se está formando en base a los expatriados unitarios, querrá tener siempre al país encerrado en su puño, y apenas se le presente la ocasión, ha de volver a convulsionar al país con sus guerras civiles y sus campañas periodísticas, que durarán quien sabe cuántos años.


REGIMIENTO DE INFANTERÍA 1 «PATRICIOS»

Se organizó con motivo de las Invasiones Inglesas el 13 de septiembre de 1806, respondiendo a la proclama del virrey Santiago de Liniers y Bremond, que invitaba a todos los ciudadanos a armarse contra el enemigo.


INFANTERPIA ARGENTINA

Para buscar sus antecedentes más lejanos, debemos remontamos al siglo XVI, cuando, por la conquista, arribaron a estas tierras los primeros elementos de la Infantería española.


EL TESORO DE BUENOS AIRES

Cuando a principios de mayo de 1806 la escuadra inglesa navegaba hacia el Río de la Plata, los jefes de la expedición ya tenían resuelto un problema para ellos muy importante.  Quince días antes, Baird, Beresford y Popham habían convenido la forma de distribución del tesoro que sospechaban se hallaba en Buenos Aires, a la espera de ser trasladado a España.


ROBO DE LA VIRGEN DE LUJÁN

El 19 de septiembre de 1897, desde las páginas de la revista del Santuario de Luján, su párroco y capellán, el lazarista Jorge María Salvaire, consternado y dolorido, anunciaba el robo de la corona bendecida por el papa León XIII y de otros objetos que adornaban a la Santa Imagen. Se trataba, como es de suponer, de una noticia difícil de creer, que producía estupor y sumía en aflicción a la Villa de Luján y a todo pueblo argentino. Se estaba en presencia de un inaudito “robo sacrílego”, perpetrando contra la Patrona de la Patria, de amplias repercusiones en Uruguay y Paraguay, las dos repúblicas hermanadas con idéntico patronazgo.


ALMACÉN DE RAMOS GENERALES

Los comerciantes con mayor visión o ambición de crecimiento económico, pronto ampliaron sus pequeños comercios o instalaron nuevos y más grandes locales. Los Almacenes de Ramos Generales, así luego llamados por la variedad de rubros comerciales que abarcaba, se convirtieron en verdaderos puntales de crecimiento de los pueblos.


EL MANUEL BELGRANO EDUCADOR

En la memoria colectiva subyace la idea de que fue Domingo Faustino Sarmiento el propulsor de la educación en el país. Que antes de él, poco o nada se había logrado en la materia, y que siendo gobernador de San Juan o presidente de la Argentina, la enseñanza nacional había alcanzado su consagración.


MANUELITA ROSAS

Nació en Buenos Aires el 24 de mayo de 1817 y fue bautizada con los nombres de Manuela Robustiana, ese mismo día, por el doctor José María Terrero.  Se educó en la ciudad, pero iba con frecuencia a las estancias de su padre del Pino (o San Martín) y Los Cerrillos.  Poseía dotes musicales y fue su maestro de música el alemán Johann Heinrich Amelong, hacia 1835. 


CORNELIO SAAVEDRA

Cornelio Judas Tadeo de Saavedra vio la luz el 15 de Setiembre de 1759 en la Villa Imperial de Potosí, en lo que hoy son los Andes bolivianos. Su familia era de vieja raigambre americana y su hogar rezumaba prestigio y tradición. Pero las difíciles condiciones climáticas de aquella región impulsaron a la familia Saavedra a regresar a Buenos Aires, de donde era oriundo el padre. Entonces Cornelio cursó estudios en el Real Colegio de San Carlos, distinguiéndose por su inclinación a la filosofía.


FLORENTINO AMEGHINO

Según unos autores nació en Luján (Prov. de Buenos Aires), el 18 de setiembre de 1854, y otros han pretendido demostrar que era oriundo de Moneglia, Prov. de Génova. Italia, donde dicen que nació el 19 de setiembre de 1853, hijo mayor de un humilde matrimonio genovés en trance de expatriación. De sangre itálica fue hijo de Antonio Ameghino y María Dina Armanino. Radicados en Luján, Florentino cursó sus estudios primarios en la Escuela Municipal de Mercedes desde 1862 a 1867; luego ingresó a la Escuela Normal de Preceptores, en Buenos Aires, donde permaneció solamente un año, pues el gobierno hubo de cerrarla; por tal motivo, obtuvo el título de subpreceptor.


JUAN MANUEL ORTIZ DE ROZAS

Nació en Buenos Aires, el 15 de setiembre de 1839. Fueron sus padres Juan Bautista Ortiz de Rozas, hijo de Juan Manuel de Rosas, y Mercedes Fuentes. Acompañó a su abuelo en el exilio después de Caseros, cuando contaba doce años de edad, y permaneció hasta su juventud en Southampton, regresando luego al país para entrar a desempeñarse como empleado en algunas casas mercantiles inglesas.


JOSÉ MARÍA TORRES

Nació en Málaga (España), el 19 de abril de 1823. Hizo los primeros estudios en una escuela del pueblo con tanto éxito que obtuvo una beca para continuarlos en la capital. En 1840, ingresó en la Escuela Normal Central de Madrid, fundada por Pablo Montesino de quien fue discípulo aventajado y compañero de Joaquín Avendaño y Mariano Calderera que honraron la cultura española.


ANGEL MONASTERIO

Nació en Santo Domingo de la Calzada, provincia de Logroño, España, el 28 de febrero de 1777,  siendo sus padres Pedro Vicente Monasterio, natural de Huemes, Obispado de Santander, y Casilda Ibáñez, de la precitada ciudad de Santo Domingo.  Bajo la dirección de su padre comenzó sus estudios de escultura y buscando más amplios horizontes para sus inclinaciones artísticas, se trasladó a Madrid, incorporándose a la Real Academia de San Fernando, distinguiéndose bien pronto en los concursos generales de 1796 en que obtuvo el premio de segunda clase, en 1799 el segundo de la primera, y en 1802 el primero de la primera.  En 1803 fue designado Académico de Mérito y en 1808 se trasladó a Cádiz, haciéndose cargo de la cátedra de dibujo en la Academia de Guardias Marinas; viniendo al Río de la Plata en 1810, destinado por la Junta Central de Sevilla para la administración de correos de la villa de Potosí.


PAULINO RODRÍGUEZ MARQUINA

Nació en la villa de Allariz, Orense (España), el 16 de setiembre de 1859, siendo sus padres Camilo Rodríguez de Arias y Rita Marquina Macarena. Cursó sus estudios primarios en su pueblo natal, y a los diez años en un certamen escolar obtuvo una medalla de oro. Pasó a las Escuelas Pías del Convento de Celanova, regido por los padres escolapios donde estudió matemáticas, geografía, historia, francés y latín. Recibió, además, una esmerada formación en diversas disciplinas, de parte de su tío carnal el sacerdote benedictino Paulino Rodríguez Arias, capellán del Monasterio de Santa Clara en Allariz.


TOMÁS ONÉSIMO CANAVERY

Nació en Buenos Aires el 14 de febrero de 1839, cursando en esta ciudad sus estudios primarios, para continuarlos en el Seminario de San Lorenzo, donde se ordenó. Fueron sus padres Tomás Canavery y Macedonia Castilla, porteños.


JOSÉ MARÍA BULNES YANQUETRUZ

Nació en la provincia de Buenos Aires, en 1831, hijo del cacique Cheuqueta.  A los seis años de edad, fue tomado prisionero por los pehuenches del norte, y seguramente vendido llegó a Chillán para formar parte de la servidumbre de algún potentado local (¿General Manuel Bulnes?) que se preocupó de darle instrucción.  Aprendió a leer y escribir de manera rudimentaria y conoció las costumbres del pueblo.


JOAQUÍN MARÍA RAMIRO

Nació en Buenos Aires en 1800, siendo sus padres el Dr. Francisco de Paula Ramiro y Basilia Eduviges Larrachea Campos.  El 9 de enero de 1818 inició su carrera militar como soldado en el Batallón 1º de Cazadores de los Andes, asistiendo en tal carácter  a la sorpresa de Cancha Rayada y a la batalla de Maipú (lo que fue corroborado por un informe del teniente general Juan E. Pedernera). 



REPÚBLICA INDEPENDIENTE DE RÍO GRANDE

La provincia de San Pedro de Río Grande –conocida como Río Grande del Sur– había sido una preocupación constante de las autoridades brasileñas desde que en 1815 se deslizara, a través de las no bien delimitadas fronteras, la prédica artiguista sobre independencia, gobiernos populares y federación de Pueblos Libres.  Los ríograndenses, sobre todo los habitantes de la campaña, tenían mucho de común con los pobladores rurales de las Provincias Unidas del Plata: eran “gaúchos”, tan de a caballo como los gauchos de las cuchillas orientales o de la pampa occidental; vestían bombachas (como los uruguayos y entrerrianos), en vez del chiripá de los porteños, pero usaban el lazo con igual destreza, bebían mate y expresaban en un portugués de acento sudista, giros de lenguaje curiosamente semejantes. 


REVOLUCIÓN DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1852

Luego del rechazo del Acuerdo de San Nicolás, hacia el mes de junio de 1852 Urquiza ya estaba harto de sus aliados de tres meses antes.  Pese a toda la amargura y los sinsabores que le causaban los porteños, es preciso suponer que la realización de actos tan abiertamente impolíticos como los que lo llevaron a posesionarse del gobierno de Buenos Aires, tenían algún serio motivo.  El motivo existía, en efecto, y era la tentativa, por parte de Buenos Aires de recobrar la dirección de la política nacional perdida después de Caseros.


BLANDENGUES Y LOS PUEBLOS FRONTERIZOS

Se iniciaba el año 1751 con renovadas depredaciones de la indiada.  Ante la inacción de las autoridades para contener los desmanes, el teniente coronel del Cuerpo de Dragones Juan Francisco Basurco, pidió al Cabildo que formara una compañía de milicianos a sueldo para destinarla a la vigilancia de las fronteras.  El municipio estudió la propuesta y con acuerdo del Gobernador, resolvió crear dos escuadrones de cincuenta hombres cada uno. 


MARÍA JOSEFA EZCURRA

Nació en Buenos Aires, el 26 de noviembre de 1785. Era hija de Juan Ignacio de Ezcurra y Ayerra, español, y de Teodora de Arguibel y López, de Osornio, porteña. Recibió esmerada educación al lado de sus padres.


MÁXIMO MARCELO TORCUATO DE ALVEAR

(Máximo Marcelo Torcuato de Alvear; Buenos Aires, 1868 – id., 1942) Político argentino, presidente de la República entre 1922 y 1928. Nieto del general Carlos María de Alvear, director supremo de las Provincias Unidas, e hijo de Torcuato de Alvear, quien realizó grandes obras y mejoras edilicias en la ciudad desde su cargo de intendente de Buenos Aires, desde su adolescencia tuvo vocación política y fue uno de los primeros adeptos de la renovación del sistema político, en la línea proyectada por Leandro N. Alem.


LUIS BELTRÁN

Nació en las proximidades de la ciudad de Mendoza, el 7 de setiembre de 1784, siendo sus padres, Luis Bertrand, francés de origen, que poseía un almacén en las inmediaciones de la plaza mayor de aquella capital; y Manuela Bustos. El niño fue bautizado en la iglesia de Mendoza, de 3 días de edad, el 10 de setiembre de 1784, con los nombres de José Luis Marcelo, y por un error de escritura fue asentado como hijo de “D. Luis Betrán”, a lo que se debe que su apellido quedase alterado para el porvenir. Fue apadrinado en óleos, por Simón Videla y María Josefa Reyes.