Efemérides

PAUL BELL CHAMBERS

Nació en Chesire (Inglaterra) el 1º de abril de 1868. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Isla de Wight, y en el Museo de Arquitectura de Westminster, donde se graduó como arquitecto. Llegó a Buenos Aires en noviembre de 1896. En 1904, después de sancionarse la Ley Nº 4416 que validó los títulos universitarios de los inmigrantes, Chambers revalidó el suyo y se transformó en un profesional argentino. Desde 1904 tomó a su cargo la dirección de la Oficina de Arquitectura del ferrocarril del Sud, donde trabajó asociado con el arquitecto norteamericano Louis Newbery Thomas, también radicado en Argentina en 1905.


DESIDERIO CUELI

Nació en Buenos Aires el 20 de Mayo de 1825, siendo sus padres Gabino de Cueli y Coxá, y Mónica de la Cuesta y Miró, segunda esposa del precedente.  Se inició en la carrera naval el 22 de diciembre de 1840, fecha en que fue dado de alta como “oficial aventurero” a bordo del bergantín “General Echagüe”, mandado por el coronel Antonio Toll.  Con este buque tomó parte a las órdenes de Guillermo Brown en el combate naval librado frente a Montevideo, el 24 de mayo de 1841, contra la escuadra riverista mandada por John H. Coe; el que se desarrolló entre las 10.30 y las 18.30 horas del día mencionado, prosiguiendo a las 21hs.  Al día siguiente fue capturada la goleta “Palmar”, que pasó a engrosar el número de unidades de la escuadra de Brown.  En las acciones de referencia, el “General Echagüe” estuvo mandado por el coronel Joaquín Hidalgo.


VICTORIA ROMERO

Nació en el 2 de abril de 1804 en Chila, a 5 km de Tama, provincia de La Rioja.  Era hija de Bartolomé Romero y de Ana María Herrera.  El 10 de julio de 1822 contrae enlace con Angel Vicente Peñaloza, y de este matrimonio nació María Mercedes en 1823 y María Facunda 1824, ambas fallecidas a muy corta edad.  Doña Vito (así llamaban a Victoria Romero) fue llamada por el destino a luchar incansablemente junto a su marido en aquellas horas aciagas para los riojanos.  Fue estandarte y orgullo de aquellas legiones de titanes que, en la pelea, sacan fuerzas de la nada para arrojar al sanguinario invasor.


BENITO HORTELANO

Nació en la localidad de Chinchón, a unas seis leguas de Madrid (España), el 3 de abril de 1819. Era hijo de Juan Hortelano y Josefa Valvo. Después de intentar el aprendizaje de diversos oficios, pasó al de las artes gráficas, a la par que por su propia cuenta, iba perfeccionando sus conocimientos de gramática, redacción y matemáticas.


CARMEN PUCH DE GUEMES

Nacida en Salta, el 21 de Febrero de 1796, fue bautizada en la Iglesia Matriz de dicha ciudad, el 5 de marzo del mismo año, con los nombres de Margarita del Carmen, pero sólo fue conocida como Carmen o Carmen Gabriela, e incluso preferentemente como “Carmencita de Puch”. Era hija del coronel Domingo de Puch y de Dorotea de la Vega Velarde y Cámara de la Corte, entroncando por rama materna a la familia de Martín Miguel de Güemes.


SANTIAGO ROMERO

Nació en Buenos Aires, el 3 de abril de 1825.  Empezó su carrera militar en la División del Centro, a las órdenes del general Angel Pacheco, y en clase de ayudante se encontró en el combate que tuvo lugar en la vanguardia mandada por dicho General y la del Ejército Aliado, en los Campos de Alvares, el 31 de enero de 1852; asistiendo igualmente a la batalla de Caseros.


DANIEL MACKINLAY

Como puerta de entrada al continente la ciudad de Buenos Aires fue durante el siglo XIX, un hito en la ruta de muchos viajeros ingleses. Fue también el destino final de otros tantos que, al tomar el camino de América con intención de establecerse, eligieron estas playas para cuna de sus hijos.


JOSE LEÓN BENEGAS

Nació en Buenos Aires, el 20 de febrero de 1777. Era hijo de Juan Andrés Banegas y Justa Lobo. Ingresó al Real Colegio de San Carlos en 1790, y asistió a las clases del Dr. Mariano Medrano desde 1793 a 1795. Con vocación sacerdotal, se ordenó en 1800, y sirvió un curato de campaña.


CLODOMIRO URTUBEY

Nació en el pueblo de Villa Nueva, provincia de Córdoba, el 3 de abril de 1860, siendo sus padres Clodomiro Urtubey y Delfina García. Se inició en la carrera de las armas el 2 de octubre de 1878 (1), fecha en que fue dado de alta en el Telégrafo Militar en calidad de alférez, a las órdenes inmediatas de la Inspección y Comandancia General de Armas; época en que empezaron las operaciones, emprendidas contra los indios de la Pampa, o mejor dicho se intensificaron. Dichas operaciones, emprendidas con todo vigor, requerían la mayor dedicación al servicio telegráfico, único medio de comunicación y base del éxito de la campaña. Dicho servicio fue puesto a cargo del alférez Urtubey.


FRUCTUOSO ONTIVEROS

Parafraseando al folklorista surero don Héctor Del Valle, quien rinde tributo a Feliciano Ayala al cual nombra como “un puntano verdadero” y “de Juan Saá el mejor lancero”, lo mismo hay que decir del coronel montonero don Fructuoso Ontiveros, aguerrido hombre de armas tomar que, sin una clara base documental, se dice nació alrededor del año 1820 en la provincia de San Luis.


PEDRO BURGOS

Nació en la provincia de Santa Fe (1) el 31 de marzo de 1777, siendo hijo de Narciso Burgos e Inés Aguilar. Nunca formó parte de un cuerpo veterano, perteneció siempre al Regimiento 5º de Caballería de Milicias de Campaña; cuerpo del cual mandaba el 5º Escuadrón cuando llegó a aquél punto, bajo el mando del coronel Narciso del Valle.


PRUDENCIO ARNOLD

Nació en 1809, siendo sus padres Jorge Brown Arnold y Magdalena Diana.  Se inició en la carrera de las armas el 8 de enero de 1825, fecha en que se incorporó en la Guardia de Ranchos al Regimiento Nº 3 de Milicia Activa de Caballería, de reciente creación, como alférez.  Separándose de dicho cuerpo el 3 de octubre del mismo año.  Por aquel entonces se estableció en una casa y chacra situada en la Guardia del Monte.


CONQUISTA DEL DESIERTO – PARTE I

El resultado de la campaña que emprendió Juan Manuel de Rosas fue desalojar a los indios situados en toda la vasta extensión de la Pampa de Buenos Aires, como de las costas que se extienden hasta Magallanes, y fijar los límites de esta provincia de acuerdo con los gobiernos de Santa Fe, Córdoba y Mendoza; sirviendo, además,  de base y pauta obligada a las operaciones que se emprendieron posteriormente hasta terminar esa obra trascendental, por medio de la ocupación militar de esos desiertos.  Rosas acarició y trabajó desde los primeros años de su vida pública, la idea de la conquista del desierto.  Tan luego como su posición se lo permitió, puso de lleno manos a la obra.


ROSAS Y LOS INDIOS

Juan Manuel de Rosas tenía el proyecto de asegurar la tranquilidad de las poblaciones y estancias fronterizas de indios, amenazadas por malones de pillaje organizados por contrabandistas chilenos.  Había tratado a los indios desde su niñez, pasada en la estancia materna del Rincón de López más allá del Salado.  Su abuelo, Clemente López de Osornio, fue muerto por ellos; su padre, León Ortiz de Rozas, pasó mucho tiempo en las tolderías.  Los relatos de las costumbres araucanas eran familiares en su casa.  Sus compañeros de infancia eran los niños indios en juegos donde la astucia y la paciencia –las virtudes pampas- daban el triunfo.  Aprendió el lenguaje araucano, especialmente en sus dialectos pampa y ranquel, y alguna vez distrajo sus ocios de estanciero componiendo un Diccionario, un Vocabulario y una Gramática pampa-ranquel (afortunadamente no se perdieron).  Sabía entenderse con los indios porque conocía su idioma y sus costumbres y sabía que no se puede engañarlos (“Juan Manuel nunca nos mintió”, diría Calfucurá muchos años después de su caída).


LA MÁQUINA INFERNAL

En 1841, mientras el pueblo y las autoridades colmaban a Juan Manuel de Rosas de honores excepcionales, un ruidoso acontecimiento vino a conmover en diverso sentido esa inmensa masa de opinión que los exaltaba, y a estimular una vez más los rencores políticos que se sentían satisfechos con los triunfos sucesivos del ejército federal.


COMBATE DE VILLA DOLORES

Luego de que el Gral. Bartolomé Mitre, representante de Buenos Aires, derrotara el 17 de septiembre de 1861 en la Batalla de Pavón a la Confederación dirigida por Urquiza, las fuerzas unitarias iniciaron una política de intervención en el interior con el objetivo de terminar con los sectores políticos federales que se oponían a la hegemonía porteña y al proyecto “civilizador” concebido por los liberales .


COMBATE DE SAUCE REDONDO

Luego de la derrota de las tropas patriotas en Ayohuma y aprobado el plan sugerido por Dorrego para la reorganización de la vanguardia, éste permaneció unos días en las líneas avanzadoras, instruyendo oficiales y tomando diversas disposiciones.  En su transcurso llegó al cuartel general de Tucumán el mayor Martín Güemes, a quien Manuel Belgrano había expulsado del ejército en la primera retirada de Jujuy, a consecuencia de una historia de amoríos que se hizo pública y chocó con las ideas de riguroso orden social sustentadas por el general ahora en desgracia. 


COMBATE DE SAN IGNACIO

El 26 de marzo de 1881 se produce el encuentro entre la tropa de la Primera Brigada de la 2º División de Ejército, en campaña al lago Nahuel Huapi, almando del teniente coronel Rufino Ortega con las indiadas de Ñancucheo y Huincaleo. El lugar de la batalla fue el desfiladero de San Ignacio, en el valle del río Aluminé, en donde éste recibe las aguas del Catan Lil y forma el Collon Curá (unión de los departamentos de Catan Lil, Huiliches y Collón Curá, en la precordillera.


BATALLA DE INDIA MUERTA

A comienzos de 1845 va a reanudarse la lucha en el territorio argentino, pero la guerra nunca ha estado interrumpida.  En el Uruguay combaten tres ejércitos de la Confederación y en el de Oribe figuran batallones argentinos. 


ARENALES EN EL ALTO PERÚ

El general Juan Antonio Álvarez de Arenales fue el último defensor de la soberanía argentina sobre el Alto Perú, cuando se desempeñó como gobernador de Salta.  Se opuso permanentemente a la injerencia del masón y aliado de Simón Bolívar, mariscal Antonio José de Sucre, el cual alentó la ilegítima separación de Tarija de las Provincias Unidas del Río de la Plata.


ENCARNACIÓN EZCURRA

La vuelta de Juan Manuel de Rosas a la gobernación de la provincia de Buenos Aires en 1835, acaso la etapa más significativa e importante de su extensa carrera política, no hubiese sido posible sin la decidida intervención de su señora esposa, doña Encarnación Ezcurra, cuya vida no ha sido estudiada en profundidad.


LUIS PY

Nació en Barcelona el 22 de marzo de 1819.  Muy joven vino a la República Argentina, a la que consagraría 41 años de su existencia en el servicio naval.  En efecto, el 6 de enero de 1843 como subteniente, ingresó al servicio de la Armada, prestándolos bajo el mando del coronel Nicolás Jorge, el que desempeñaba las funciones de jefe estacionario de las costas del Buceo y de Maldonado, con la goleta “Chacabuco” y otras embarcaciones, con motivo del bloqueo de Montevideo; estando todas aquellas fuerzas bajo el superior comando del almirante Guillermo Brown. 


MANUEL SILVESTRE PRUDÁN

Nació en Buenos Aires en 1800. Ingresó al Ejército Patriota poco antes de las acciones que Manuel Belgrano sostuvo con los realistas en el Alto Perú, hasta que al fin cayó prisionero de aquéllos en la derrota de Vilcapugio, el 1º de enero de 1813, niño aún siendo cadete del Regimiento Nº 1. Fue enviado a las Casamatas del Callao, donde permaneció en lúgubres calabozos por espacio de muchos años. Habiéndose producido la sublevación de la guarnición de El Callao, en la nefasta noche del 4 al 5 de febrero de 1824, y habiéndose pasado al enemigo la tropa independiente allí sublevada, los españoles resolvieron trasladar los jefes y oficiales patriotas que tenían prisioneros, a la isla Chucuita, en el lago Titicaca.


SABINO O´DONNELL

Nació en Buenos Aires, c. 1811, siendo hijo de Carlos Santiago O’Donnell Figueroa, español, y de Francisca Mansilla Bravo, hermana del general Lucio Norberto Mansilla. Mientras cursaba sus estudios en la Universidad de Buenos Aires se empleó como oficial en la Secretaría de la misma desde 1829 hasta 1832. Luego continuó estudiando.


JOSÉ GREGORIO CALDERÓN

Natural de San Luis, siendo sus padres Gregorio Calderón y Antonia Olguín.  Muy joven se incorporó a las milicias de su provincia natal, siendo ascendido a teniente 2º de la 1ª Compañía del 4º Escuadrón de Milicias de Caballería de San Luis, el 10 de octubre de 1815.  Incorporado posteriormente a las fuerzas que repasaron los Andes en 1819, y que se acuartelaron en San Juan, Mendoza y San Luis, el general San Martín le extendió despachos en la segunda de estas ciudades, de teniente 1º de la 1ra Compañía del 1er Escuadrón del “Regimiento de Milicias de San Luis”, el 16 de noviembre de 1819;


JUAN BAIGORRI VELAR

Estamos a fines de 1938. Un cielo cada vez más nublado se espesa sobre el mundo: en España, guerra civil desde hace dos años, que repercute con extraordinaria emotividad en nuestro país. En Europa, el acuerdo de Munich no parece haber logrado estabilizar el tambaleante equilibrio continental. Hitler continúa amenazando, agrediendo y Gran Bretaña, Francia y los Estados Unidos, contemplan con asombro la tremenda violencia con que Alemania sale a reconquistar lo que le quitara el Tratado de Versailles.


CARLOS FEDERICO BARBARÁ (H)

Nació en Buenos Aires en 1828, siendo sus padres el teniente coronel Carlos Federico Barbará, guerrero de la Independencia, y Dolores Manterola.  Se inició en la carrera de las armas el 1º de octubre de 1851 en calidad de porta-estandarte de los Escuadrones de Chivilcoy destacados en el “Campo de Rosas”, en Bragado.


RAYMOND MONVOISIN

Raymond Auguste Quinsac Monvoisin, nació en Burdeos (Francia), el 31 de mayo de 1790. Desde pequeño se sintió atraído por el dibujo. Ingresó con su hermano mayor Pedro en la Escuela de Bellas Artes de Burdeos, y su primer maestro fue Pierre Lacour.


REGIMIENTO DE GRANADEROS A CABALLO

La historia del Regimiento comienza juntamente con la aparición de San Martín en el escenario americano, apenas dos años después del grito de rebeldía de mayo de 1810. Con fecha 16 de marzo el gobierno superior provisional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, con las firmas de Chiclana, Sarratea y Rivadavia, expide el nombramiento efectivo de José de San Martín como Teniente Coronel de caballería y “Comandante del Escuadrón de Granaderos que ha de organizarse”, el que sería a lo largo de la tenaz lucha emprendida contra el poder real, el alma y el cuerpo vertebral del éxito del pronunciamiento revolucionario.


COMBATE DE LAS ACOLLARADAS

En las primeras décadas del siglo pasado, los gobiernos de San Luis hicieron todo lo posible por amortiguar los efectos producidos por la terrorífica fama del indio, que angustiaba a los pueblos del interior de la provincia.


CONGRESO DE CÓRDOBA

Cara inspiración la del brigadier general Juan Bautista Bustos: ver a su Patria unida, unidas a las provincias para conseguir de una vez por todas la anhelada y efectiva independencia, la libertad y la paz.  Unidad nacional que en nada contradice su espíritu federalista, ya que no olvida en ningún momento las autonomías de los estados provinciales y su independencia y respeto mutuos.


COLEGIO NACIONAL DE BUENOS AIRES

Al lado de la Iglesia de San Ignacio, en la calle Bolívar, entre las de Alsina y Moreno, el Colegio Nacional ocupa con fundado orgullo el solar que por más de doscientos cincuenta años es asiento de edificios consagrados a la enseñanza.


TERREMOTO EN MENDOZA (1861)

La historia sísmica de Mendoza registró el primer terremoto denominado “de Santa Rita” en 1792.  Años más tarde, Eusebio Blanco decía que se trataba de una tradición mendocina del siglo XIX, de la que siempre se hablaba.  Su abuelo, que tenía más de 90 años, recordaba que había derrumbado varias casas.  El autor agrega que entre sus principales recuerdos de infancia está una de las consecuencias de un terremoto en Chile: estando en la escuela, cayó durante algunos días una lluvia de cenizas que mantuvo oscurecido el sol.  El fenómeno coincidió con el temblor que experimentó Chile en 1822 ó 1824.


INVASIÓN PORTUGUESA A LA BANDA ORIENTAL

Era una ambición tradicional de los portugueses el lograr límites naturales para sus posesiones en América. Consecuentes a tal política buscan el dominio de los grandes ríos que tienen origen en su territorio y desembocan en el Río de la Plata.  Desde la época del coloniaje, y aún en tiempo de paz, los portugueses siempre presionaron la frontera terrestre de la Banda Oriental y de las Misiones.


JUAN MANUEL DE ROSAS

Juan Manuel de Rosas nació en Buenos Aires el 30 de marzo de 1793, de padres pertenecientes a familias de ricos y poderosos terratenientes. Se crió en una estancia de la familia, ingresó en la escuela de Francisco Javier Argerich en Buenos Aires a la edad de ocho años.


ARISTÓBULO DEL VALLE

Nació en Dolores, provincia de Buenos Aires, en 15 de marzo de 1845, siendo sus padres el coronel Narciso del Valle, quien fuera edecán de Juan Manuel de Rosas, e Isabel Valdivieso Correa. Muy joven aún, a los 21 años, empezó a actuar en la política de su país, en las filas del partido denominado de los “crudos”, base del Autonomista, descollando desde el comienzo como orador y publicista.


JOSÉ GABRIEL BROCHERO

Nació en Villa Santa Rosa, Departamento Río Primero, Pcia. de Córdoba, el 17 de marzo de 1840, siendo hijo de Ignacio Brochero y de Petrona Dávila.  Era el cuarto de diez hermanos, que vivían de las tareas rurales de su padre.  Creció en el seno de una familia de profunda vida cristiana. 


JUAN LLERENA

Nació en la ciudad de San Luis, el 1º de abril de 1825. Era hijo de Melchor Llerena, español, y de Rafaela Daract, porteña. Cursó estudios en Buenos Aires, luego en la Universidad de Córdoba, y más tarde, en la de San Felipe, en Santiago de Chile, donde se recibió de doctor en Derecho Civil en 1846. Al regreso del país trasandino, se radicó en Mendoza, y allí trabó relación con el doctor Bernardo de Irigoyen, con quien fundó el periódico “La Ilustración Argentina”, en 1849.


MANUEL NICOLÁS SAVIO

Manuel Nicolás Aristóbulo Savio nació el 15 de marzo de 1892 en Buenos Aires.  Cursó sus estudios primarios en la Escuela de Graduados y los secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, de donde egresó en 1908.  Inició su carrera en el Colegio Militar de la Nación en marzo de 1909, a los 17 años, y egresa como subteniente el 31 de diciembre de 1910. 


ALBERTO CAPDEVILA

Nació en Buenos Aires el 27  de julio de 1856, siendo sus padres, Ramón Capdevila, muerto en la Guerra del Paraguay, y Melchora D. de Capdevila.  El 13 de setiembre de 1871 ingresó al Colegio Militar con la nota de “Muy Bueno”.  En aquel Instituto ascendió a cabo 2º, el 27 de junio de 1872; a cabo 1º, el 28 de noviembre del mismo año; y a sargento 2º, el 28 de junio de 1873.


NICOLÁS DESCALZI

Nació en Chiavari (Italia), el 19 de febrero de 1801, hijo de José Cayetano Descalzi y de María Cánepa. Hizo sus estudios en un colegio de dicha ciudad, donde mostró inclinación por la literatura, matemáticas y náutica, continuándolos en Génova. Ya perito, regresó a Chiavari, para cursar dibujo en la escuela fundada en 1820, por la Sociedad Económica.


JOSÉ SANTOS RAMÍREZ

Natural de San Luis.  Se le encuentra por primera vez en los asuntos públicos, en calidad de secretario del teniente gobernador de Mendoza, coronel José Bolaños, desde el 17 de enero de 1812 hasta noviembre del mismo año.  El 3 de enero de 1815 solicitó colocación, “deseoso de seguir la carrera de las armas”, en una de las plazas vacantes del Batallón Nº 11, o en el Escuadrón de Caballería de Mendoza; insistiendo el 16 de junio de igual año en el mismo pedido, pero sin lograr su objeto.


PEDRO JOSÉ DÍAZ

El coronel Díaz nació en Mendoza el 19 de marzo de 1801, y era hijo del sargento mayor Luciano Díaz de Guzmán y de Dorotea Ordóñez.  Estudió con el franciscano fray José Benito Lamas y tenía trece años cuando ingresó como cadete al Regimiento 8º de Infantería.  En abril de 1816, con el grado de subteniente marchó con el regimiento a las órdenes del coronel Manuel Dorrego, para formar parte del ejército que al mando de Díaz Vélez marchó sobre Santa Fe.  En esta campaña participó de las siguientes acciones de guerra: 1º, En el paso de Carcarañá; 2º, En Coronda; 3º, En el Paso de los Catalanes; 4º, En el de Aguirre.


JOSÉ ANTONIO MEILIÁN

Guerrero de la independencia sudamericana. Nació en Buenos Aires, el 19 de marzo de 1784. Fueron sus padres Antonio Melián y María Josefa Correa y Lascano. Inició se carrera militar en las invasiones inglesas en los momentos en que se produjo la primera de éstas, en junio de 1806, sentando plaza en una compañía de milicia urbana de Buenos Aires, que mandaba un señor de apellido Santa Coloma.


JOSÉ IGNACIO DE AMENÁBAR

Nació en Santa Fe, el 19 de marzo de 1784. Era hijo de Salvador Ignacio de Amenábar Iturriaga, español, y de María Bonifacia de Quiroga y Humerez, argentina. Inició sus estudios en su ciudad natal, y luego los continuó en Chile, entre 1799 y 1802 en el Colegio del Convictorio Carolino de Nobles de Santiago, y posteriormente en la Real Universidad de San Felipe donde se graduó de doctor en leyes y teología, el 10 de enero de 1804. Allí pronunció la siguiente tesis: El Sumo Pontífice goza de tan elevada plenitud de potestad acerca del matrimonio rato, que dicho matrimonio puede ser disuelto por medio de dispensa papal.


MARTINIANO RODRÍGUEZ

Nació en Entre Ríos en la última década del siglo XVIII. Apenas producido el movimiento emancipador, se incorporó al Regimiento de Dragones de aquella Provincia el 1º de setiembre de 1810, en clase de soldado. Ascendió a cabo, el 8 de noviembre del año siguiente, y a sargento el 15 de junio de 1812.  Recibió los despachos de alférez de su cuerpo, el 15 de junio de 1813, actuando más adelante a las órdenes de Ereñú y Francisco Ramírez en la lucha que tuvo por teatro aquella provincia.  Por méritos adquiridos en cruentas campañas, ascendió a teniente, el 1º de enero de 1820 y a capitán, el 1º de setiembre de 1821.


JORDÁN WYSOCKI

Es un orgullo para los trenquelauquenches el trazado de su planta urbana. Una de sus calles lleva el nombre del creador de su diseño, pero es muy probable que muy pocos sepan quien estuvo en el nacimiento de esta ciudad y quién fue el que la proyectó a futuro para que fuera la “única ciudad en el mundo que todas sus calles son avenidas”.


PEDRO MOLINA

Nació en la ciudad de Mendoza el 29 de junio de 1781, siendo sus padres Francisco Javier Molina y Josefa de Sotomayor, ambos descendientes de familias acomodadas y respetables.  Se educó en Chile, pero sus progenitores y quizás también sus propias inclinaciones, lo habían dedicado a las tareas rurales, atendiendo la industria agrícola de sus propiedades; funciones que lo apartaron de las aulas universitarias, por las que no se sentían particularmente inclinados los argentinos de aquellas épocas borrascosas, solicitados por la necesidad de la defensa personal y el afán de enriquecimiento.  “Persona honrada –dice Hudson refiriéndose a pedro Molina- de conocida integridad.


JUAN RAMÓN BALCARCE

Nació en Buenos Aires, el 16 de Marzo de 1773, siendo sus padres el teniente coronel de Blandengues, Francisco Balcarce o Balcarcel –natural de Barcelona-  y María Victoria Martínez Fontes.  Fue el mayor de una familia de militares, habiendo nacido sus hermanos que siguieron su vocación en las fechas siguientes: Antonio González, el 13 de Junio de 1774; Marcos, el 25 de Abril de 1777; Francisco, el 9 de Noviembre de 1778; José Patricio, el 16 de Julio de 1779 y Diego, el 13 de Noviembre de 1784.


PATRICIO GABRIEL OCHOA

Nació en Buenos Aires el 17 de marzo de 1810.  Se inició en la carrera de las armas el 29 de setiembre de 1826 en calidad de subteniente 2º de la 2ª compañía del batallón 4º de Cazadores.  Era hijo de Pedro Ochoa y de Bibiana Garzón.


MANUEL DEL CARMEN GARCÍA

Se inició en la carrera de las armas el 21 de agosto de 1826, fecha en que fue dado de alta como alférez de caballería, siendo ciudadano; pasando en el mes de noviembre del mismo año como agregado al Regimiento 16 de Caballería de Línea, que estaba incorporado al ejército de operaciones contra el Brasil.


OTTAVIANO FABRIZIO MOSSOTTI

Nació en Novara (Italia), el 18 de abril de 1791, y cursó los estudios preparatorios en su ciudad natal. Luego se trasladó a Pisa, en cuya Universidad obtuvo en 1811, su diploma en ciencias físico-matemáticas. Continuó los estudios superiores con el maestro Vincenzo Brunacci, quien lo hizo su ayudante.


ANDRÉS A. GÓMEZ

Natural de Montevideo, donde nació el 2 de mayo de 1798.  En 1811, al pronunciarse los habitantes de la Banda Oriental contra España, se enroló en la compañía de Milicias Urbanas de Artillería Española, que comandaba su propio padre.  Al año siguiente forma parte de las fuerzas de Rondeau que asedian a Montevideo y tiene intervención honrosa en la batalla del Cerrito, el 31 de diciembre de 1812, así como también se había hallado en la batalla de Las Piedras, a las órdenes de José Gervasio de Artigas, el 18 de mayo de 1811, en calidad de sargento 2º del Cuerpo de Sargentos Patricios.  En 1814 forma parte del Primer Cuerpo de Cívicos de Infantería organizado en Montevideo por las autoridades patriotas.


ESCUDO NACIONAL ARGENTINO

Desde que se instaló la Primera Junta en 1810, en todos los documentos oficiales y actos gubernamentales se utilizaban las mismas “armas reales” (dibujo a modo de escudo) que durante el virreinato, hasta que fueron sustituidas por el Escudo Nacional, el 12 de Marzo de 1813, adoptado por la Asamblea General Constituyente.


TRIBUTOS INDÍGENAS EN EL SIGLO XIX

El poder español utilizó dos formas para obtener beneficio de los habitantes naturales de América: 1) Su trabajo, mediante los servicios personales o la esclavitud, y 2) La entrega de metales preciosos, dinero o especies, lo que en definitiva era producto del trabajo.


PRIMERA CONSCRIPCIÓN ARGENTINA

Por la ley 3318 se llamó a la primera conscripción general de ciudadanos el 23 de noviembre de 1895 y se puso en marcha el 12 de marzo de 1896. Se decretó la movilización de 24.000 ciudadanos que junto a 10.000 hombres del ejército de línea realizaron los movimientos para concentrarse en Cura Malal.


EL ROSISMO DE LA FAMILIA ALEM

Leandro Alem había nacido el 11 de marzo de 1842 en el barrio de Balvanera, y fue bautizado en la misma iglesia parroquial.  Su infancia suburbana transcurrió alrededor de la pulpería paterna en la esquina de las calles Federación y De los Pozos (hoy Avda. Rivadavia y Matheu) y los guapos faenadores de los corrales de Miserere.  En aquellos días el padre, Leandro Antonio Alén, gozaba de alto predicamento en el barrio como oficial de policía a las órdenes de los más allegados colaboradores de Juan Manuel de Rosas en la Sociedad Popular Restauradora, los fieles y temidos Salomón, Cuitiño o Parra.


BATALLA DE ENSENADA DE LAS PULGAS

En 1814 el ejército chileno luchaba en el sur de Chile tratando de destruir las fuerzas realistas comandadas por el general Ossorio.  Las fuerzas, a cuyo frente se encontraban los generales Bernardo O’Higgins y José Miguel Carrera, las enfrentaron en las inmediaciones de Rancagua librando una recia batalla en la que O’Higgins a pesar de haber conducido sus tropas con valor, fue derrotado pues su compatriota Carrera permaneció al margen de la acción desempañando el papel de simple e indiferente espectador.


COMBATE DE MARTÍN GARCÍA

La isla Martín García fue descubierta en 1516 por Juan Díaz de Solís, quien había partido de España un año antes, al mando de una flota integrada por tres naves, Portuguesa, Latina y Menor, tripuladas por unos 60 hombres, con la intención de hallar un paso entre el Océano Atlántico y el Pacífico.


COMBATE DE SAN CARLOS

Allá en el fondo de la pampa, el viejo Calfucurá –o más exactamente Callvucurá- contempla con preocupación los avances dispuestos por el gobierno. Llevaba treinta y cinco años de señorío indiscutido y sólo Dios sabe qué edad tenía.Posiblemente hacia 1872 pasara largo de los ochenta, pero hay autores que aseguran que era centenario. Augusto Guinnard, francés que fue cautivo y ganó la simpatía de Calfucurá hasta llegar a ser su secretario, lo describe como representando no más de sesenta años (Guinnard asegura que tenía más de un siglo) y agrega: “su cabellera negra todavía daba marco a una basta frente sin arrugas, que los ojos vivos y escrutadores hacían muy inteligente.


COMBATE DE LA HERRADURA

Ante el fracaso de la expedición de 1818, llevada a cabo por el Juan Ramón Balcarce contra el caudillo santafecino Estanislao López, el gobierno de Buenos Aires dispuso que Balcarce fuese relavado por el general Belgrano, al que ordenó bajar con el Ejército Auxiliar del Perú, para hacerse cargo de las operaciones en el litoral.  Pero, hasta tanto llegase dicho jefe, el Ejército de Observación fue puesto a órdenes del general Juan José Viamonte y reforzado en hombres y material de guerra.  Igualmente, se reforzó el contingente de Córdoba con dos escuadrones de caballería al mando de los coroneles Paz y Lamadrid.


CAMAPAÑA DEL PARAGUAY (1810-1811)

Una vez que el ejército auxiliar hubo partido hacia el norte, la junta gubernativa se dio a la tarea de enfrentar la amenaza que representaba Montevideo en poder de los realistas y foco activo de la resistencia de éstos.  Este problema de primer momento, se vio agravado el 27 de julio de 1810 por otro que se gestaba en Asunción.


LA MASONERÍA ARGENTINA

La fundación oficial de la masonería en la República Argentina data del 9 de marzo de 1856, con la apertura de la logia madre “Unión del Plata”, que sesionó en sus primeras “tenidas” en una finca ubicada en la esquina de Brasil y Balcarce, junto al parque Lezama.  Su “regularización” la recibió del Supremo Consejo del Uruguay, el 11 de diciembre de 1857.


LA MILICIA Y LA MUJER

Es conocido el derecho que tuvo el milico de arrimar a su mujer a los fuertes o cuarteles y de que ella lo siguiera en las campañas, como una parte más –y oficialmente reconocida- del ejército.  Esta historia es tan vieja que no tiene arranque.  La cuartelera fue legendaria.  Las hubo de la ciudad, como las que acompañaron al brigadier Martín Rodríguez en su tercera salida al sur y casi mueren de hambre y de frío en tierras del Napostá.


URQUIZA Y LA “ILUSTRACIÓN”

El gobierno del general Rosas cayó por obra de los poderes –nacionales y extranjeros- que se habían coaligado para combatirle.  Correspondió parte principalísima, en este suceso, al Imperio del Brasil, cuya política, que tendía a la realización de “sus fines nacionales”, utilizó todos los medios que se hallaban a su alcance.  


RAMÓN CARRILLO

Nació en la ciudad de Santiago del Estero, el 7 de marzo de 1906. Era hijo de Ramón Carrillo, periodista, político y docente, y de María Salomé Gómez Carrillo. Cursó sus estudios en la Escuela Normal “Manuel Belgrano”, donde rindió quinto y sexto grado libre, y luego pasó al Colegio Nacional. Se destacó como alumno brillante. A los 15 años publicó una monografía histórica titulada: Juan Felipe Ibarra, su vida y su tiempo, con la cual obtuvo una medalla de oro, premio instituido por las “Damas Patricias” de su provincia (1922). Por la misma época escribió otro trabajo Glosa de los servidores humildes, en la que propiciaba la protección de la vejez.


PEDRO LURO

Nació en la pequeña aldea vasco-francesa de Gamarthe, en los Bajos Pirineos, el 10 de marzo de 1820, siendo hijo de Pierre Luro Ithurriague y Dominga Oficialdegui Orgambide, de humilde condición. Cuando apenas contaba 17 años de edad, decidió venir a nuestro país, llegando a Buenos Aires en 1837.