Historia

UN PRÓCER RIOPLATENSE DESCONOCIDO

Si le preguntamos a cualquier argentino -con la posible excepción de profesionales de la historia- quien fue el jefe de San Martín, Belgrano, Alvear, Brown, Pueyrredón, Rondeau, Artigas, Álvarez Thomas, Viamonte, Soler, Dorrego, en fin, la lista de próceres que le fueron subordinados puede ser larga, deben ser muy escasos quienes den la respuesta correcta.





EL RETIRO Y PLAZA SAN MARTÍN

En la segunda fundación de Buenos Aires por Juan de Garay en 1580 comenzó la traza de la ciudad, estableciendo el ejido que la separaba de las quintas.  Muchas fueron las propuestas para la ampliación de la ciudad, atento a su progresivo crecimiento, pero ninguna de ellas fue aprobada por los sucesivos gobernadores.


RENÉ GERÓNIMO FAVALORO

Nació el 12 de julio de 1923 en una casa humilde del barrio “El Mondongo” de La Plata. Fueron sus padres, Juan Manuel Favaloro, carpintero, y Geni Ida Raffaeli, modista, ambos italianos. Con apenas cuatro años de edad, Favaloro comenzó a manifestar su deseo de ser “doctor”. A tan sólo una cuadra de su casa se levantaba el Hospital Policlínico como presagio de un destino que no se hizo esperar. Quizás la razón se debía a que de vez en cuando pasaba unos días en la casa de su tío médico, con quien tuvo oportunidad de conocer de cerca el trabajo en el consultorio y en las visitas domiciliarias; o quizás simplemente tenía una vocación de servicio, propia de la profesión médica.


BERNARDO ECHEVARRÍA

Natural de Buenos Aires.  En 1821 se embarcó en el bergantín de guerra “25 de Mayo”, que comandaba el capitán Bartolomé Cerreti, y del cual era 2º el teniente Francisco Seguí; buque-insignia de la escuadrilla porteña que, a las órdenes del general José Matías Zapiola, fue encargada por el gobernador general Martín Rodríguez para hacer frente a la de Ramírez, que estaba al mando de Manuel Monteverde; Echevarría fue dado de alta en calidad de artillero de preferencia y encargado a la vez “de la despensa” (informe del general Zapiola, de diciembre de 1866).


JOHANN JOSEPH AUWEILER

Conocido como Juan José Auweiler, nació en Merkenich (Nordrhein-Westfalen), cerca de la ciudad de Colonia, Alemania, el 3 de octubre de 1832. Fueron sus padres Gottfried Auweiler e Isabelle Weinreis. Hizo estudios clásicos en el Seminario de Rolduc, y luego de cuatro años de medicina en el Colegio de Düren, convencido de su vocación religiosa, ingresó a la Casa de Jesús, establecida en Munster, Westfalia, en 1855. Antes de terminar el doctorado en teología, en 1862, fue elevado al presbiterado.


MARTÍN DOBRIZHOFFER

Nació en Friedberg, Alemania el 7 de septiembre de 1718.  Frisaba Dobrizhoffer en sus diez y ocho años, y había ya terminado los estudios humanísticos cuando ingresó en la Compañía de Jesús, en octubre de 1736.  En Trencin, Checoslovaquia, hizo el noviciado y, a continuación, volvió a hacer algunos estudios humanísticos.  En 1746 se hallaba en Viena, estudiando lógica o primer año de filosofía, y acabado el trienio en este estudio, fue destinado al Colegio de Linz, donde enseñó latín y griego, en los cursos inferiores.  Al año, fue destinado al Colegio de Steyer, y, durante medio año, fue profesor de sintaxis latina, y durante la otra mitad del curso, enseñó también retórica.


ANGEL DELLA VALLE

Nació en Buenos Aires, el 10 de octubre de 1852, hijo de José Della Valle (1), arquitecto italiano, emigrado a consecuencia de haber intervenido como legionario en los movimientos políticos de su época. Hace las primeras letras en el Colegio San José, inicia sus estudios de arte y pintura con el pintor José Bouchet y con los artistas Martín Boneo e Ignacio Manzoni. Su padre, modesto contratista de la construcción, muere en 1871 por la fiebre amarilla y deja a su familia en la indigencia.


JUAN FELIPE IBARRA

Nació en el pueblo de Matará, situado 30 leguas al sudeste de la ciudad de Santiago del estero, el 1º de mayo de 1787, siendo sus padres Felipe Matías Ibarra y María Antonia de Paz Figueroa, matrimonio que tuvo cuatro hijos


ANGEL PACHECO

Nació en Buenos Aires el 14 de julio de 1795, siendo sus padres José Pacheco Gómez Negrete, español, y Teresa Concha Darregrande. Antes de cumplir los 16 años, y después de haber cursado estudios de filosofía en el colegio de San Carlos, el 10 de abril de 1811, se incorporó como cadete al Regimiento de Milicias “Patricios de Buenos Aires”, pasando con esta jerarquía al Regimiento de Granaderos a Caballo, el 22 de noviembre de 1812, siendo promovido poco después a porta-estandarte del afamado cuerpo, en la 2ª Compañía del 1er Escuadrón.


ANACLETO BERNARDI

Anacleto Bernardi, nació el 13 de julio de 1906 en Villa San Gustavo, departamento de La Paz, provincia de Entre Ríos, siendo sus padres: Atilio Bernardi, inmigrante italiano, de la región del Piamonte; y Sofía Giménez, entrerriana.


MIGUEL OTERO

Nació en la ciudad de Salta el 23 de noviembre de 1790, siendo sus padres Pedro José Otero, natural de Asturias (España) y María Ignacia de Torres García Varela; efectuó sus primeros estudios en Córdoba, hasta 1808, año en que regresó a su ciudad natal, de la cual pasó a la de Chuquisaca, a instancias del Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, que como comisionado de la Real Audiencia y Universidad de Chuquisaca, había ido a la provincia de Salta con el objeto de combinar con los jefes más influyentes, a la oposición formal a la proyectada regencia de la princesa Carlota.


FELIPE DE ARANA

Felipe de la Paz de Arana Andonaegui, nació en Buenos Aires el 23 de agosto de 1786, siendo sus padres José Joaquín de Arana de rancia nobleza de Vizcaya y Mercedes de Andonaegui, también de noble estirpe, siendo hija del capitán general de Chile del mismo apellido.  Los padres enviaron al joven Arana a estudiar a Chile, distinguiéndose por su contracción a las materias más importantes.  En mérito a sus conocimientos bien acreditados, fue admitido en 1806 en la Real Academia de San Carlos, de Santiago de Chile, recibiéndose de bachiller en el año siguiente.  En 1810 era ya abogado y sus padres lo llamaron a Buenos Aires, donde revalidó su título.


NORBERTO DE QUIRNO ECHEANDÍA

Nació en la villa de Ainhoa, en el Reino de Francia, el 11 de julio de 1776, hijo de Guillermo de Quirno Dunate y María Angela de Echeandía Aincibury. Llegado muy joven a Buenos Aires hacia 1795, se dedicó al comercio, y fue hacendado. También ocupó el cargo de regidor del Cabildo local.



12 DE JUNIO DE 1974: EL ÚLTIMO DISCURSO DE PERÓN Y SU VIGENCIA HOY ANTE UN PERONISMO DIVIDIDO

El tres veces presidente de los argentinos, Juan Domingo Perón, decía que “la Historia, para que no se repita, hay que leerla”. Esta máxima, como tantas otras del General, lamentablemente no es aplicada por sectores del movimiento nacional y popular que se alejaron de la doctrina peronista para lanzarse a navegar por el océano de la política sobre una balsa de madera.



GUERRA DE LA PAMPA HASTA 1833

En los días en que la nacionalidad argentina empezaba a forjarse y nuestros próceres discernían las fórmulas de patria y civilización, la indómita fiereza autóctona llevaba sus violencias hasta los límites mismos de la jurisdicción urbana, como ramalazos de la barbarie del desierto.  El atavismo araucano, capitaneado por caudillos inexorables, volvía por sus fueros primitivos asolando la llanura cultivada por el blanco y sembrando el terror con la lanza y las boleadoras.  Acaso intuyera en la gestación política y social de la cosmópolis porteña una pausa de vigilia armada.


ESTATUA DE SAN MARTÍN EN BOULOGNE

El pequeño grupo de argentinos que el 17 de agosto de 1947 se encontraba en Boulogne-sur-Mer, vio el monumento que en esa ciudad se levanta a nuestro Libertador, luego de haberse cumplido la primera parte del programa, consistente en una misa en intención del general San Martín, oficiada por el obispo de Boulogne, monseñor Sauvage, en la catedral donde sus restos reposaron por casi doce años, y de descubrirse la placa que testimonia la gratitud del pueblo argentino para ese templo y para quienes recogieron con cristiana caridad e inteligente comprensión, los restos gloriosos del Padre de la Patria.


ESTANISLAO LÓPEZ

Estanislao López nació en Santa Fe el 22 de noviembre de 1786 y era hijo de una familia pobre y virtuosa. Su padre, Juan Manuel Roldán, era capitán de milicias provinciales y descendía de conocidas familias de la colonia. Se educó en las escuelas locales y a los 15 años salió de ellas para trasladarse a la frontera del Norte en calidad de soldado. Muy joven fue hecho cadete, calidad en la que permaneció largos años. La vida del campo, la guerra contra el indio y su contacto diario, dieron a Estanislao López agilidad y destreza suma en el caballo y la lanza. Conocedor de todas las argucias de los aborígenes, de sus ataques nocturnos, de su arte guerrero, más tarde aplicará estos procedimientos en su famosa táctica montonera y ella le permitirá ser invencible ante los generales de la Independencia, al frente de ejércitos regulares. En la frontera se relacionó con los caciques indios que luego supo halagar y hacer entrar en sus emprendimientos, conteniendo sus desórdenes y atropellos con mano de hierro, cuando fue necesario.


GERVASIO ESPINOSA

Nació en Buenos Aires el 19 de junio de 1796, siendo hijo del capitán de Blandengues Pedro Espinosa y de Antonia Suárez de Hortiguera.  Se inició en la carrera de las armas el 1º de julio de 1808, en calidad de cadete del cuerpo de Blandengues de la frontera de Buenos Aires, en la 6ª Compañía; este cuerpo cubría la Guardia de Ranchos, puesto avanzado para repeler los avances de los salvajes.  Permaneció en este cuerpo hasta principios de 1811, en que marchó voluntariamente a incorporarse al ejército que operaba en la Banda Oriental, bajo el mando del general Rondeau y con fecha 1º de junio de aquel año, Espinosa fue designado porta-guión del 1er Escuadrón de Dragones de la Patria.  En 1812 operó contra los portugueses que ocuparon con sus fuerzas la margen oriental del Uruguay, lo que había obligado a Rondeau a replegarse de sus antiguas posiciones.


JUAN ANTONIO ALVAREZ DE ARENALES

Nació el 13 de junio de 1770 en Villa de Reinoso, situada entre Santander y Burgos (provincia de Castilla la Vieja).  Su padre fue Francisco Alvarez de Arenales, perteneciente a una distinguida familia del Distrito, quien se había propuesto para su hijo una esmerada educación, pero su prematuro fallecimiento cuando Arenales tenía solamente 9 años, malogró estos propósitos.  Su madre fue María González de antiguo linaje de la provincia de Asturias.


JUAN DOMÍNGUEZ PALERMO

El barrio porteño de Palermo es hoy uno de los puntos neurálgicos del bullicio cosmopolita, lleno de restaurantes, espacios verdes, discotecas y lujosos edificios. Sin embargo, pocos deben saber que, gracias a un nativo de la isla de Sicilia, el topónimo Palermo ha nacido para quedarse en el alma de las noches rimbombantes del Buenos Aires moderno.


CASO NISMAN – WHATSAPP – OPERACIÓN CLARIN

En su tapa de este miércoles (05/06), el macrista diario Clarín colocó como noticia principal: “Frenético cruce de llamadas entre Cristina y Berni, tras la muerte de Nisman”. Se trata de una información que según el periodista Pablo Duggan -que publicó una investigación sobre el caso y escribió un libro que se consigue en todas las librerías llamado “¿Quién mató a Alberto Nisman?”- se conocía “desde hace 4 años” y que el diario presenta como novedad. Ante esta situación, el ex secretario de Seguridad salió con los tapones de punta, asegurando que “es un paso más de una operación que están armando”. Y apuntó contra el Gobierno: “estamos en época de elecciones y se vienen cayendo”. Reflotamos la nota de Raúl Kollman en Pagina/12 del 21/02/19.


CARTA DE MANUEL BELGRANO A SAN MARTÍN

El siguiente texto me inspiró a elegir un lema, una consigna, que defina su misión como medio de comunicación digital. Se trata de la carta que el abogado hecho general por necesidad de la incipiente revolución rioplatense, Manuel Belgrano, le envió al entonces coronel José de San Martín en una circunstancia muy crítica: acababa de sufrir la durísima derrota de Ayohuma. El revés fue más duro aún porque el Gobierno de Buenos Aires le había negado, antes de aquella campaña al Alto Perú, su pedido, expresado en Tucumán, para incorporar a San Martín al Ejército a su mando. La misiva tiene un contexto dramático pero también contiene una esperanza, y en cualquier caso es una inspiración:


USURPACIÓN DE LAS ISLAS MALVINAS

El 6 de noviembre de 1820 David Jewett, comandante de la “Heroína”, tomó posesión de las Islas Malvinas en nombre del gobierno de las Provincias Unidas de Sudamérica, y puso el hecho en conocimiento público mediante una circular. (1)  Disuelta la unidad nacional, la provincia de Buenos Aires otorgó en 1823 a Jorge Pacheco el usufructo de la isla Soledad o Malvina del Este.  El mismo año designó al capitán de milicias Pablo Areguatí comandante de las islas. (2)  En 1828 concedió a Luis Vernet –que había sido el promotor de estas gestiones y era socio de Pacheco- “todos los terrenos que en la isla de la Soledad  resultaren vacos”, con ciertas excepciones y bajo el compromiso de establecer allí una colonia que gozaría del derecho de pesca en todo el archipiélago.


FUNDACIÓN DE BUENOS AIRES

Luego de la exploración del Río de la Plata, transcurrió un período de cuatro años donde no se realizaron más hallazgos hasta que ese río recobró valor al considerárselo una posible vía para llegar al Perú, donde Pizarro había descubierto enormes riquezas. Para ello, el emperador Carlos V, envió una expedición al mando de Pedro de Mendoza, que comenzó sus preparativos en el año 1532, y en 1534, el 21 de mayo firmó la capitulación con el rey Carlos I por la cual se lo nombraba Adelantado, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor del Río de la Plata o Nueva Andalucía. Entre sus deberes figuraban, hacerse cargo de los gastos de la expedición, explorar el Río de la Plata e internarse hasta hallar los dominios del Rey Blanco. Para apoyar su autoridad, debía fundar tres fuertes de piedra. Pedro de Mendoza fue el primer Adelantado en el Río de la Plata.


PARTIDO DE FLORENTINO AMEGHINO

Todavía faltaba mucho tiempo para que se estableciera en el noroeste provinciano la localidad de Ameghino, aunque ya pululaban por allí grupos aborígenes que respondían a la jefatura del Gran Gulmen Calfucurá.


BATALLA DE SAN PEDRO

A fines de marzo de 1807, llegó a Buenos Aires el coronel Francisco Xavier de Elío que, según Domingo Matheu: “viene de España, muy hábil, éste estuvo en Montevideo disfrazado y dice que toda la tropa que tienen los ingleses no vale nada; que con sólo dos mil hombres escogidos se atreve a todos ellos” (1).  El mismo había sido nombrado por España como Comandante General de la Campaña Oriental.


LAS IMORENTAS Y EL PERIODISMO

En el año 1833 funcionaban en Buenos Aires cinco imprentas; la primera de ellas, la “del Estado”, que se hallaba instalada en la calle Chacabuco Nº 19, bajo la administración de Pedro de Angelis.  En el mismo local, y bajo la misma dependencia, funcionaba la “Imprenta de la Independencia”, que llegó a ser una de las mejores de la época.  También existía la “Imprenta de Hallet”, propiedad de Esteban J. Haller y Cía., editora de la “Gaceta Mercantil”, ubicada en Cangallo 75; después, la “Imprenta Argentina”, de Pedro Ponce, que imprimió numerosos periódicos gauchi-políticos en verso y que funcionaba en la calle de la Universidad Nº 37; y en último término, la “Imprenta del Comercio”, de los señores Charman y Cía., ubicada en Cangallo 62.


COMBATE DE LOS POZOS

En 1825 el gobierno del Imperio del Brasil tras alegar que las Provincias Unidas del Río de la Plata apoyaron el desembarco de los Treinta y Tres Orientales, reforzó sus tropas en la Provincia Oriental y declaró bloqueados todos los puertos de las Provincias Unidas.  Consecuentemente el 4 de noviembre de 1825 el general Juan Gregorio de Las Heras declaró rotas las relaciones diplomáticas con el Brasil y acto seguido el Imperio declaró la guerra, el 10 de diciembre de 1825, la cual duró tres años.


BATALLA DE NIQUIVIL

Don José María de Echegaray, fue nombrado gobernador interino de San Juan en abril de 1829, por influencia del general Facundo Quiroga, con el fin de que lo auxiliase con tropas para combatir al general José María Paz.  En efecto, Echegaray envió a Quiroga una división al mando del teniente coronel Manuel Gregorio Quiroga, y estando acampando en la estancia de “Las Quijadas” (jurisdicción de San Luis), el alférez Francisco Pedrozo, de acuerdo con otros (el negro Soler, sargento, natural de Buenos Aires), se sublevó en la noche del 2 al 3 de junio al grito de ¡Viva la Libertad! Tomando en seguida la dirección del pueblo.


SANCTI SPIRITU

Fue la primera población en tierra argentina, fundada por Sebastián Caboto en 1526; diez años antes que Pedro de Mendoza fundara Buenos Aires. Fue un poblado esforzado y valiente que finalmente sucumbió –como también Buenos Aires- ante el ataque de los aborígenes.


LA FUGA DE ANTONIO REYES

Luego de la revolución del 11 de setiembre de 1852 Antonino Reyes debió emigrar a Montevideo.  Al enterarse de la rebelión del coronel Hilario Lagos regresó a Buenos Aires e inmediatamente se puso a órdenes de éste.  Reyes pasó a la chacra que poseía en Santos Lugares, donde fue mandado a llamar por Hilario Lagos y le pidió que ayudase a Marcos Paz en la dirección de las notas a los Jueces de Paz; por estar el último encargado de la Oficina Militar y de todo lo que a ella perteneciere.  El 21 de enero de 1853, habiendo tenido Lagos un disgusto con Marcos Paz, fue separado de la jefatura de la oficina, y reemplazado por Antonino Reyes, que conservó tal cargo hasta la disolución del ejército sitiador, el 13 de julio de aquel año.


MANUEL DORREGO

Tribuno, periodista y guerrero de la independencia argentina.  Nació en Buenos Aires el 11 de junio de 1787 y fue bautizado con los nombres de Manuel Críspulo Bernabé.  Fueron sus padres José Antonio Dorrego, portugués, y María de la Asunción Salas, porteña.  Estudió gramática, filosofía y teología en el Colegio de San Carlos.  Se lo recuerda como excelente latinista.  


MAGDALENA GUEMES

Magdalena (Macacha) Güemes de Tejada, hermana del general Martín Miguel de Güemes, de cuya acción en pro de la independencia fue eficaz colaboradora, nació en Salta el 11 de diciembre de 1787 y era hija de María Magdalena Goyechea y La Corte y Gabriel Güemes Montero, Ministro de la Real Hacienda de la provincia. Era la hermana preferida del glorioso General, su consejera y su amiga.


JULIO POPPER

Nació en Bucarest (Rumania), el 15 de diciembre de 1857. De estirpe judía era hijo de Naftali C. Popper y de Perla (Peppi). Desde muy joven se caracterizó por la independencia de su carácter y sed de aventuras. A los 16 años abandonó su casa paterna, y se trasladó a París para estudiar ingeniería, estudios que realizó a costa de grandes sacrificios. Después de recibido comenzó a viajar. Recorrió Constantinopla, Egipto, Japón, China e India. En 1881 retornó a Bucarest con el fin de visitar a su familia, de la cual nunca se desligó afectiva y epistolarmente.


JUAN PABLO SÁENZ VALIENTE

Nació en Buenos Aires, el 6 de mayo de 1861. Era hijo de Francisco A. Sáenz Valiente y de Joaquina Campos. Inició su carrera como grumete en la corbeta “Uruguay”, y luego ingresó a la Escuela Naval a los 17 años de edad para seguir los cursos. Presenció el izamiento del pabellón en la margen sur del río, en el Cañadón Misioneros (1), el 1º de diciembre de 1878.


JUAN FERNANDO CZETZ

Nació en el pueblo de Gidofalva, Hungría, el 8 de junio de 1822, hijo de un oficial de húsares.  Después de cursar el Colegio Militar de primeras letras de Kezdy Wásárhely, ingresó a la Academia Militar de Viener-Neustadt, para incorporarse en 1842 al ejército austríaco, en calidad de teniente 1º.  Producida la revolución de 1848 contra el gobierno austríaco, Czetz se alistó en las filas patriotas que mandaba Kossouth, siendo uno de los más entusiastas colaboradores, en forma tal que en 1849 ocupaba el cargo de comandante general de Transilvania.


JUAN MANUEL BLANES

Nació en Montevideo, el 8 de junio de 1830, aunque otros autores equivocadamente lo señalan siete días antes. Era hijo de Pedro Blanes, español, y de Isabel Chilavert, argentina, oriunda de Santa Fe. La escasa documentación sobre los comienzos de su carrera artística sólo nos indica que desde pequeño mostró vocación por el dibujo, pero la necesidad de ayudar a los suyos, le hizo ingresar como tipógrafo en la imprenta de “El Defensor de la Independencia Americana”, periódico del partido de Oribe.


JUAN AGUSTÍN MAZA

Nació en la ciudad de Mendoza el 4 de mayo de 1794, siendo sus padres, el teniente coronel de milicias urbanas Isidro Sáenz de la Maza, y Petronila Sotomayor.  Cursó estudios primarios en su ciudad natal, pasando después a la Universidad de Santiago de Chile, para seguir los de abogado, graduándose en derecho el 24 de enero de 1807.  Culto, inteligente, de carácter elevado y filantrópico, poseía hermosas dotes oratorias y otras calidades descollantes que pronto le dieron autoridad moral en su Provincia, prestigio merecido que haría conocer su nombre en todo el país.  El 21 de marzo de 1810, la Real Audiencia le otorgaba el título de abogado.


JOSÉ IGNACIO GARMENDIA

Nació en Buenos Aires el 9 de marzo de 1841, siendo sus padres José Ignacio de Garmendia y Alurralde, y Manuela Suárez y Lastra.  Se educó en su ciudad natal, siguiendo los estudios superiores en el Colegio de San Carlos hasta el año 1859, en que con motivo del estallido de la guerra entre la Confederación y el Estado de Buenos Aires, se enroló como soldado en el 1er Batallón del 1er Regimiento de la Guardia Nacional de esta ciudad, con fecha 1º de junio de aquel año; marchando de inmediato (el 4 de julio) a la isla de Martín García, a formar parte de la compañía del capitán Héctor Varela.  Allí permaneció dos meses, al cabo de los cuales regresó a esta Capital, recibiendo los despachos de subteniente de bandera del Batallón 2º de Guardias Nacionales que mandaba el comandante Emilio Castro.


JUAN REJE CORVALÁN

Nació en Mendoza alrededor de 1790, siendo sus padres Francisco de la Borja Corvalán y María del Carmen Rosas.  Descendía de Felipe Reje Corvalán que fue gobernador del Paraguay en 1671.  Desempeñó cargos municipales en su ciudad natal y cuando estalló el movimiento emancipador, también prestó servicios militares; el 15 de diciembre de 1812 le fueron extendidos despachos de teniente de la 1ª Compañía de Cívicos Blancos de Mendoza por el gobierno de Buenos Aires


FLORES SEGÚN ADOLFO SOURDEAUX

Una fantástica pieza documental mandada hacer en la época de Rosas, ha sido el “Plano Topográfico de los alrededores de Buenos Ayres” que fue “Levantado con licencia del Superior Gobierno” en el año 1850 por el francés Adolfo Sourdeaux. En él, yace un dibujo estampado sobre el ángulo inferior derecho, en donde se lee que Sourdeaux era entonces un “Ex Capitán (y) Ayudante del Inspector Comandante de Infantería de (la) Marina Francesa”.


CAFÉS DEL BUENOS AIRES COLONIAL

La costumbre de tomar café en un lugar público especialmente diseñado para ello comenzó en Viena puede que hacia el siglo XVIII o quizá antes, pero en seguida se aclimató perfectamente en el sur de Europa, debido fundamentalmente al buen clima, que permitía la existencia de las célebres “terrazas” a lo largo de casi todo el año.  Esa costumbre fue trasladada luego al Río de la Plata por los españoles.


TERREMOTO EN EL RIO DE LA PLATA

Contrariamente a las creencias populares Buenos Aires y sus alrededores, a pesar de situarse en una zona de baja intensidad sísmica, no es asísmica. Puede sufrir terremotos y ser ellos muy intensos.


ACUERDO DE SAN NICOLÁS

El primer acontecimiento importante de 1852 es la batalla de Caseros, librada el 3 de febrero, que tantas veces ha sido presentada como la caída del telón que ponía fin a una época; en realidad es mucho más: la batalla de Caseros abre para unos y para otros una tremenda expectativa; es uno de esos momentos en que los argentinos se preguntan: ¿y ahora qué?.


CUESTIÓN DE LÍMITES PARAGUAYO-BRASILEÑA

En marzo de 1853 la cancillería del Brasil declaraba solemnemente que la cuestión de límites podía perjudicar seriamente en el futuro las buenas relaciones con el Paraguay, y agregaba,  que “sosteniendo cada una de las partes pretensiones incompatibles con las de la otra, y resueltas ambas a no retroceder, no desatar, sino cortar estas dificultades”.  Muy poco después, el representante brasileño en Asunción presentaba al gobierno paraguayo un ultimátum, exigiéndole que aceptase todas las sugestiones del Brasil y le ayudase en la cuestión de límites con Bolivia a cambio del reconocimiento que haría de sus derechos sobre el Chaco.


SUBLEVACIÓN DE CARLOS TEJEDOR

Al morir Adolfo Alsina se abrió el enigma de quién lo sustituiría como candidato con posibilidades de suceder a Avellaneda en 1880.  Alsina era su ministro de guerra.  En enero de 1878, el presidente nombró nuevo ministro en ese ramo al general Julio A. Roca, y seguramente no atisbó que le estaba dando a la República la solución del ’80.


SOLDADO DE LÍNEA

Es nuestro soldado de línea el modelo de la abnegación militar, llevado a su último límite.  El soldado argentino, tan bravo, tan abnegado, tan sufrido, ha venido a ocupar hoy la primera línea en los ejércitos americanos y podrá ocuparla fácilmente en los europeos si a las prendas naturales que posee se agregan la instrucción militar y cívica que se da al soldado europeo.  Nuestro soldado de línea es general en cualquier arma en que se quiera utilizar sus servicios.  En Caballería es un consumado jinete, como es un hábil marinero a bordo de cualquier buque de guerra.  En Infantería como en Artillería se penetra bien pronto de la táctica de cada arma y opera como si fuese la suya propia.


EL EMPRÉSTITO DE LONDRES

Entre los varios legados de las administraciones Unitarias, todos ominosos para el país, hay uno que gravita sobre el honor y la fortuna pública del Estado: el empréstito de Inglaterra, que a nadie aprovechó sino a sus autores.  Fue contraído en los días más prósperos de la República, en el seno de la paz, en la calma de las pasiones, y cuando los capitales afluían por todas partes para explotar nuestro comercio y fomentar nuestra industria.