homenaje

NO OLVIDEMOS

El quiebre democrático en Bolivia -admitámoslo, nos encontramos ante un golpe de estado- y las semanas de violencia que se han vivido y aún no concluyen en el vecino Chile, han vuelto a poner en boca de todos no sólo el ethos y actuación de las fuerzas armadas en la región sino, incluso, la posible reaparición del pretorianismo creído difunto décadas atrás.


TERCERA EXPEDICIÓN AL ALTO PERÚ

En enero de 1815 el Ejército Auxiliar del Alto Perú inició desde Jujuy su avance hacia el Norte, siguiendo el histórico camino de la Quebrada de Humahuaca hasta Uquía.  No se ha podido establecer fehacientemente –por no contar con elementos de juicio- si Rondeau tuvo planes concretos para operar en el Altiplano, suponiéndose que su idea inicial puede resumirse en su decisión de apoyar a los caudillos altoperuanos que hostilizaban a los realistas, manteniendo encendida la llama de la independencia.


LOS RESTOS DEL MARISCAL SOLANO LÓPEZ

Alta y blanca cruz se levanta en el sitio, cercano al río Aquidabán, en que, según los documentos oficiales publicados en 1936 fueron exhumados el 2 de diciembre de dicho año los restos del mariscal Francisco Solano López para su inmediata traslación al Panteón Nacional de los Héroes, en Asunción. Un viaje efectuado en 1970 al grandioso escenario de la última batalla de la guerra de 1864-1870 renovó algunas dudas que ya en aquella época, hace más de setenta años, se tuvo acerca de la suficiencia de los métodos empleados para autenticar la sepultura e identificar los huesos atribuidos al mariscal López.


REGRESO DE SOLANO LÓPEZ ASUNCIÓN

El 27 de setiembre de 1859, partió de Asunción a bordo del “Tacuarí”, acompañado por un séquito formado por el mayor José María Aguiar, el capitán Rómulo Yegros y los alféreces José Díaz y Pedro Duarte con la misión de mediar en el conflicto entre los gobiernos de Paraná y Buenos Aires.  El acuerdo firmado el 11 de noviembre y que se conoce como el Pacto de San José de Flores establecía que Buenos Aires se declara integrante de la Confederación Argentina siendo la República del Paraguay el garante del cumplimiento del convenio solicitado tanto por el Excelentísimo Presidente de la Confederación Argentina como por el Excelentísimo Gobierno de Buenos Aires.


BATALLA DE QUEBRACHO HERRADO

En 1840 el general Juan Lavalle, hostilizado por las tropas federales combinadas de los generales Manuel Oribe y Juan Pablo López, se decidió a tomar por asalto la ciudad de Santa Fe para abrir su comunicación con el Paraná y con Montevideo.  El 23 de setiembre, Lavalle ordenó al coronel Rodríguez del Fresno que iniciara el ataque de esa plaza con la legión Méndez.


SUBLEMAVACIÓN DE HILARIO LAGOS

Luego de ser rechazado el Acuerdo de San Nicolás, se producía en Buenos Aires la Revolución del 11 de setiembre de 1852.  Urquiza, que se hallaba en Santa Fe para inaugurar las sesiones del Congreso, se enteró de la rebeldía porteña en la noche del 13 al 14 reaccionando violentamente.  A las tres de la mañana escribió al general  Galán diciéndole que el 16 o 17 estaría en Rosario con las fuerzas suficientes para dar un “castigo ejemplar a los revoltosos”. 


EL TEATRO PORTEÑO

El virrey Juan José de Vértiz y Salcedo había construido en su época un teatro en el paraje denominado la Ranchería, en la plazoleta que pertenecía al antiguo Mercado central, o Mercado viejo, como se le solía llamar, frente a la Universidad (actuales calles Alsina y Perú).  Fue inaugurado el 30 de noviembre de 1783.  Funcionó en un galpón de techo de paja, habilitado hasta que se construyera un recinto definitivo, proyecto que nunca llegó a concretarse.  Allí debutó en 1788 la actriz María Mercedes González y Benavídez, viuda y madre de tres hijos, quien debió recurrir a la justicia para poder ganarse el pan sobre las tablas, en función de la férrea oposición paterna.  Allí también se estrenó un domingo de carnaval de 1789 la loa “La Inclusa” y el drama principal en cinco actos “Siripo” del poeta y periodista Manuel José de Lavardén, cuyo texto hoy perdido es considerado el comienzo del teatro culto nativo.  De la misma época data una pieza considerada fundacional de la vertiente más popular de la escena nativa: “El Amor de la Estanciera”, sainete de autor anónimo y de ambientación campesina. Sus actividades finalizaron en 1792, cuando un incendio destruyó por completo sus instalaciones.


ANA PERICHON

En la pacata Buenos Aires colonial, los amores del viudo cincuentón que fue héroe de la Reconquista con la bella criolla-francesa Anita Périchon significó un auténtico escándalo que tuvo derivaciones políticas.


TOMÁS MANUEL DE ANCHORENA

Nació en Buenos Aires, el 29 de noviembre de 1783. Era hijo de Juan Esteban de Anchorena, natural de Navarra, rico comerciante, y Romana Josefa López de Anaya. Curso sus primeros estudios en el Real Colegio de San Carlos, y completó su formación en la Universidad de San Francisco Javier, de Charcas, donde obtuvo su título de doctor en teología y abogado, el 20 de agosto de 1807.


JUAN ANTONIO ALVAREZ DE ARENALES

Nació el 13 de junio de 1770 en Villa de Reinoso, situada entre Santander y Burgos (provincia de Castilla la Vieja).  Su padre fue Francisco Alvarez de Arenales, perteneciente a una distinguida familia del Distrito, quien se había propuesto para su hijo una esmerada educación, pero su prematuro fallecimiento cuando Arenales tenía solamente 9 años, malogró estos propósitos.  Su madre fue María González de antiguo linaje de la provincia de Asturias.


MARCOS BALCARCE

Nació en Buenos Aires, el 25 de abril de 1777, siendo sus padres, el teniente coronel Francisco Balcarce, natural de Barcelona, y María Victoria Martínez Fuentes, porteña. Comenzó su carrera militar como cadete del Regimiento de Blandengues el 20 de setiembre de 1790, cuerpo que prestaba servicios en la frontera. Alférez del mismo Regimiento el 2 de mayo de 1799, y teniente el 8 de mayo de 1804. En 1801 marchó en la expedición confiada al marqués de Sobremonte para reconquistar los pueblos de Misiones que habían sido invadidos por los portugueses, campaña en la cual no se libraron hechos de armas, aún cuando Balcarce desempeñó varias comisiones satisfactorias en la misma.


FRANCESCO TAMBURINI

Nació en Iesi, Ascoli Piceno (Italia), el 29 de enero de 1846, en el seno de una familia culta, afecta a la ciencia y garibaldina, estudió en el Istituto Tecnico di Ancona, en donde fue asistente del gabinete de física, y continuó estudios universitarios en la Universidad de Bolonia –la más antigua del mundo– graduándose como ingeniero civil y arquitecto, en 1872. Fue profesor de Ornato en la Real Academia de Bellas Artes Rafael Sanzio en Urbino, en Nápoles, en la Academia de Bellas Artes de Niza, y en la Universidad de esa misma ciudad. Luego tuvo una cátedra en la escuela de aplicación de ingenieros en Roma.


FRANCISCO IGNACIO DE ZAVALETA

Nació en San Salvador de Jujuy, siendo sus padres Francisco Ignacio de Zavaleta Galarraga y María Ignacia Martínez Hereña. Fue bautizado el 16 de febrero de 1788. Se alistó en las filas patriotas desde los comienzos de la guerra de la Independencia, asistiendo a numerosas operaciones militares, en forma tal que el 31 de marzo de 1815 ya era teniente de la 3ª Compañía del 2º Escuadrón de Partidarios de Jujuy. Formaba parte en aquella época de las huestes invencibles de Martín Miguel de Güemes que disputaban palmo a palmo el territorio de la Patria a los invasores realistas, y tan distinguidos fueron los servicios que prestó Zavaleta en aquella lucha a muerte, que el 2 de enero de 1816 fue promovido a capitán de la 5ª Compañía del Cuerpo de Caballería Cívica de Jujuy, por despachos extendidos por el gobernador de Salta, Dr. Mariano Gordaliza.


JUAN ESTEBAN RODRÍGUEZ

Nació en la ciudad de Mendoza, el 3 de agosto de 1790.  Se incorporó al Regimiento de Granaderos a Caballo el 20 de octubre de 1812, en clase de soldado voluntario, asistiendo el 3 de febrero del año siguiente al combate de San Lorenzo, a las órdenes directas del coronel José de San Martín.  Ascendido a cabo 1º, el 1º de enero de 1813, lo fue a sargento del la 2ª Compañía del 2º Escuadrón el 14 de febrero del mismo año, por su comportamiento en la acción arriba mencionada, y por lo que fue recomendado en el parte respectivo


AMBROSIO PLÁCIDO LEZICA

Nació en Buenos Aires, el 5 de octubre de 1808. Era hijo de Ambrosio Lezica y de la Torre Tagle y de María Josefa Ferrer. Después del motín militar de diciembre de 1829, se enroló en las filas del ejército restaurador, en el cual alcanzó el grado de teniente primero de la milicia activa. A su acción militante, agregó como en tantos momentos de su existencia, la contribución de sumas considerables en el deseo de coadyuvar al adelanto del país.


JOSÉ ANTONIO MELIÁN

Guerrero de la independencia sudamericana. Nació en Buenos Aires, el 19 de marzo de 1784. Fueron sus padres Antonio Melián y María Josefa Correa y Lascano. Inició se carrera militar en las invasiones inglesas en los momentos en que se produjo la primera de éstas, en junio de 1806, sentando plaza en una compañía de milicia urbana de Buenos Aires, que mandaba un señor de apellido Santa Coloma.


MARIANO CORDERO

Nació en Buenos Aires el 1º de diciembre de 1818, ingresando a la escuadra en 1835, como aspirante.  Navegó un año por las costas del Sud hasta las Malvinas, a bordo de la goleta “Federación”, siendo promovido a guardiamarina el 7 de octubre de 1836, a subteniente el 11 de febrero del año siguiente y a teniente, el 4 de agosto de 1838.


FRANCISCO SIERRA

Francisco “Pancho” Sierra, nació en Salto (Pcia. de Buenos Aires), el 21 de abril de 1831, fecha que no se ha podido confirmar con documentos.  Era el hijo del primer matrimonio del español Francisco Sierra con Raimunda Ulloa, familia acomodada del norte bonaerense.  Fueron sus hermanos: Enrique, Adolfo, Justo, Toribia y Carlota.  Al fallecer Raimunda, Francisco Sierra se volvió a casar con Raimunda Báez.


JACOBO PEUSER

Nació en Camberg (Alemania), el 28 de noviembre de 1843, hijo de Damián Peuser y Elizabeth Schmidt. Llegó al país cuando contaba 12 años de edad, y se instaló con su familia en Paraná donde cursó las primeras letras. De 1860 a 1864, trabajó en Rosario de Santa Fe en una casa dedicada al ramo de librería y papelería perteneciente a Eudoro Carrasco. Vuelto a Buenos Aires, ingresó de inmediato al establecimiento de artes gráficas de José Alejandro Bernheim, el editor de “Le Courrier de La Plata” y “La República”.


ANDRESITO ARTIGAS

Se cree que nació en Santo Tomé o San Borja probablemente el 30 de noviembre de 1778. Fue criado y adoptado desde su niñez por el general José de Artigas, según afirma un compatriota de este último en una “Memoria de los sucesos de armas que tuvieron lugar en la Guerra de la Independencia de los Orientales con los españoles y portugueses, en la guerra civil de la provincia de Montevideo con las tropas de Buenos Aires, desde el año 1811 hasta el de 1819”, la cual fue escrita en 1830 y publicada por el doctor Andrés Lamas en la Biblioteca de “El Comercio del Plata”, en 1849; y reproducida en el Tomo VI de la “Revista Histórica” del Uruguay.


FRANCISCO ESTEBAN MESTIVIER

Nació en Blois (Francia), el 11 de noviembre de 1780 y fue bautizado como Etienne Joseph François. De muy joven se desempeñó en el ejército de su patria. Ingresó a nuestro país, el 30 de setiembre de 1827, previa estada en la Banda Oriental, ya que no pudo hacerlo directamente a causa de la guerra con el Brasil.


BARTOLOMÉ HIDALGO

Nació en Montevideo, el 24 de agosto de 1788. Fueron sus padres Juan Hidalgo y Catalina Jiménez, ambos argentinos. Huérfano de padre a los doce años, en su condición de único hijo varón entre cuatro mujeres, tuvo que subvenir desde esa temprana edad a las necesidades del hogar de humilde condición. “Ya he dicho –afirma Hidalgo- que soy de una familia muy pobre, pero honrada; que soy hombre de bien y que esto es todo mi patrimonio”.


MARCHAS MILITARES ARGENTINAS

No entiendo lo que me decís…” – dijo Napoleón a cierto músico que se esforzaba por hablarle en una mezcla confusa de italiano, francés e inglés – “… no os entiendo, traed vuestro instrumento y tocad lo que me queréis decir”.


ESCUELA DE NÁUTICA

La historia de la Primera Flotilla Mercante Armada de Buenos Aires, fue tan heroica como efímera. En el breve período entre 1800 y 1803; nació, se cubrió de gloria y desapareció sin casi dejar rastros. La cúspide de gloria estuvo dada por la Batalla de Bahía de Todos los Santos, Primer Combate de la Historia Naval Argentina. Sus héroes no pasaron al bronce ni al mármol, pero sus herederos de la Marina Mercante Argentina nunca dejamos de recordarlos, conmemorarlos y emularlos.


TRATADO DE BENEGAS

Luego de la batalla de Cepeda (1° de febrero de 1820), en la que el caudillo santafesino Estanislao López y el entrerriano Francisco Ramírez invadieron Buenos Aires para exigir la disolución del gobierno nacional y el fin del centralismo porteño, las provincias que formaban “Las Provincias Unidas del Río de la Plata” se separaron del gobierno nacional, asumiendo una “Autonomía Provincial”.


COMBATE DE CAÑADA DE GÓMEZ

Hacia 1861 presidía la República el doctor Santiago Derqui, quien pasaba los días durmiendo, ajeno al acontecer político.  Sus antecedentes unitarios lo inclinaban al partido liberal, pero le debía la presidencia a Urquiza, y era hombre leal.  Los mitristas (Mitre, gobernaba Buenos Aires) quisieron tentarlo: Marcos paz le ofreció consolidarlo en la presidencia, dándole “el poder implícito en el cargo” que hasta entonces no tenía, pues las cosas las manejaba Urquiza desde su palacio San José, además de gloria imperecedera y las bendiciones de los pueblos (1) siempre que gobernase con los liberales y expulsara a Urquiza.  De esta manera los liberales no aparecerían alzándose contra el orden constitucional sino por el contrario apuntalándolo contra un caudillo molesto.  Pero Derqui prefirió jugarse con Urquiza.


BATALLA DE VENCES

La derrota y la posterior captura de Juan Madariaga por Urquiza en la batalla de Laguna Limpia condujeron al tratado de Alcaráz, firmado por Joaquín Madariaga y Urquiza, reincorporando Corrientes a la Confederación; Rosas que no había sido consultado rechazó violentamente el tratado y ordenó a Urquiza invadir Corrientes; éste demoró la ejecución de la orden en la esperanza de que un nuevo tratado pudiera contar con la aprobación de Rosas, pero la situación empeoró.


LUCHA CON LOS INDIOS EN LA COLONIA

Los indios “pampas” que se amparaban en las reducciones eran una escasa proporción de los que habitaban la llanura.  Los demás que se mantenían en indómita libertad y que tampoco formaban un número muy crecido, se resistían a ser catequizados, habiendo fracasado todo intento de reducirlos.  En partidas errantes, siempre al lomo de sus fogosos potros, recorrían la llanura a su albedrío, cazando venados, caballos y vacas de las grandes manadas silvestres y fijando sus “tolderías”, temporariamente, donde más abundaba la caza.


EL SALADERO DE ROSAS

En 1815, Juan Manuel de Rosas, quien por entonces contaba con veintidós años de edad, se asoció con su primer amigo Juan Nepomuceno Terrero y con Luis Dorrego (hermano de Manuel), bajo la razón social “Rosas, Terrero y Cía.”.  Esta tuvo por objeto comercial la explotación ganadera y el acopio de frutos del país, así como también la salazón de carnes y pescados. Esta última actividad comenzó el 25 de noviembre de 1815 cuando inauguró lo que a la sazón sería el primer establecimiento industrial de los argentinos.  El mismo, según Ibarguren (1), estaba ubicado en un lugar denominado “Las Higueritas”, a poca distancia del Riachuelo, sobre el camino Real a Quilmes y Ensenada.


MARÍA JOSEFA EZCURRA

Nació en Buenos Aires, el 26 de noviembre de 1785. Era hija de Juan Ignacio de Ezcurra y Ayerra, español, y de Teodora de Arguibel y López, de Osornio, porteña. Recibió esmerada educación al lado de sus padres.


FACUNDO QUIROGA

Hacia mediados del siglo XVIII, Valle Fértil, o Jáchal, en la actual provincia de San Juan, se va convirtiendo en centro de vital importancia para toda la región que se llama de Cuyo, suelo arenisco, “vasallos del Cuzco”. Familias principales de Chile se trasladan a las nuevas villas y ciudades. De ella vienen, primero el capitán Diego Celis de Quiroga (1), hijo del capitán Rodrigo de Quiroga (2) que luego se avecina en Mendoza. El capitán Baltasar de Quiroga (3) llega al Valle Fértil en 1601 y allí se afinca. Así se funda en Jáchal la casa principal de los Quiroga, su fundo inmenso y su cuantiosa fortuna. Y así se llena, con el tiempo, todo San Juan y todo Cuyo de prohombres civiles y militares de esta familia de Quiroga.


FRANCISCO PASCASIO MORENO

Nació en Buenos Aires el 31 de mayo de 1852.  Su padre, Francisco Facundo había regresado a esta ciudad en 1852, después de permanecer siete años en Montevideo como exiliado.  Su madre fue Juana Thwaites, de ascendencia inglesa, fallecida prematuramente en 1867, a consecuencia de la epidemia de cólera que azotó Buenos Aires.


ESTANISLAO LÓPEZ

Estanislao López nació en Santa Fe el 22 de noviembre de 1786 y era hijo de una familia pobre y virtuosa. Su padre, Juan Manuel Roldán, era capitán de milicias provinciales y descendía de conocidas familias de la colonia. Se educó en las escuelas locales y a los 15 años salió de ellas para trasladarse a la frontera del Norte en calidad de soldado. Muy joven fue hecho cadete, calidad en la que permaneció largos años. La vida del campo, la guerra contra el indio y su contacto diario, dieron a Estanislao López agilidad y destreza suma en el caballo y la lanza.


RAMÓN RODRÍGUEZ

Nació en Buenos Aires en 1792.  Fue su madre doña Faustina Antonia Lima.  El 12 de agosto de 1811 era ayudante del Escuadrón de Caballería Patriótica de San José; y con el empleo de ayudante mayor se le encuentra en las milicias de Gualeguaychú, el 15 de julio de 1812.  Hizo la campaña de Entre Ríos en este último año, a las órdenes del Representante D. Manuel de Sarratea, habiendo sido comisionado por el comandante general D. Hilarión de la Quintana cerca de este Gobierno después de efectuado el nombramiento de diputado por la Asamblea General.


ALEJANDRO POSADAS

Nació en Saladillo, provincia de Buenos Aires, el 28 de diciembre de 1870, siguiendo en la ciudad de Buenos Aires sus estudios secundarios, y graduándose en la Facultad de Ciencias Médicas en 1894.  En 1896 fue designado profesor suplente de Medicina Operatoria y en 1898 lo fue de Clínica Operatoria, también como profesor suplente, siempre en la Facultad donde se graduara de médico.


MIGUEL OTERO

Nació en la ciudad de Salta el 23 de noviembre de 1790, siendo sus padres Pedro José Otero, natural de Asturias (España) y María Ignacia de Torres García Varela; efectuó sus primeros estudios en Córdoba, hasta 1808, año en que regresó a su ciudad natal, de la cual pasó a la de Chuquisaca, a instancias del Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, que como comisionado de la Real Audiencia y Universidad de Chuquisaca, había ido a la provincia de Salta con el objeto de combinar con los jefes más influyentes, a la oposición formal a la proyectada regencia de la princesa Carlota.


MARIANO CORDERO

Nació en Buenos Aires el 1º de diciembre de 1818, ingresando a la escuadra en 1835, como aspirante.  Navegó un año por las costas del Sud hasta las Malvinas, a bordo de la goleta “Federación”, siendo promovido a guardiamarina el 7 de octubre de 1836, a subteniente el 11 de febrero del año siguiente y a teniente, el 4 de agosto de 1838.


TIMOTEO MARADONA

Nació en San Juan, el 24 de noviembre de 1794. Era hijo del alférez real José Ignacio Fernández Maradona, primer diputado por esa provincia a la Junta Grande en 1810, y de Paula Echegaray Cano. Desde joven tuvo destacada actuación pública. Fue uno de los firmantes del acta de reconocimiento de la independencia de la provincia de San Juan (1º de marzo de 1820). Defendió heroicamente la causa de la religión en esa provincia, en 1825. Luego ocupó el gobierno desde el 30 de noviembre de 1828 a abril de 1829, y de junio a agosto del mismo año.


MATÍAS RIVERO

Nació en Buenos Aires el 23 de febrero de 1783.  Fue uno de los 15 estudiantes que siguieron el primer curso de anatomía que en la escuela del protomedicato dictó su cuñado, el licenciado Agustín Eusebio Fabre en 1801.  Se halló en las jornadas memorables de la Reconquista de esta ciudad en la primera invasión inglesa.  En aquel año, 1806, al organizarse el Cuerpo de Patricios, el Dr. Rivero fue designado cirujano del 2º y 3er Batallón de aquel Regimiento, por despachos expedidos por el virrey Sobremonte.


DIEGO PAROISSIEN

Nació en Barkin, Essex (Inglaterra), el 25 de noviembre de 1784. Era hijo de Luis Paroissien y María Paroissien. Realizó estudios especializados de química, medicina y cirugía. En 1806 partió hacia América, y al año siguiente, en Montevideo se incorporó a las operaciones de la milicia británica, como ayudante de cirujano con el grado de teniente.


LEONARDO OLIVERA

Nació en Maldonado, República Oriental, el 26 de noviembre de 1783, siendo sus padres Manuel de Olivera y Ana Techera. Se inició en la carrera de las armas desde el comienzo de la guerra de la Independencia, actuando como baqueano de las fuerzas patriotas en las operaciones contra los españoles en el territorio de la Provincia Oriental.


BENJAMÍN APTHORP GOULD

Nació el 27 de setiembre de 1824 en Boston, Massachusetts,  Bajo una cuidadosa instrucción, pronto mostró lo que sería en el futuro.  Niño prodigio, leyó a los 3 años y a los 5 recitaba el Latín.  A los 10 años de edad le eran familiares los estudios de muchos sabios, dando conferencias ilustradas con experimentos de electricidad.


DOMINGO CABRED

Nació en Paso de los Libres (Corrientes), el 20 de diciembre de 1859. Dedicado al estudio se decidió por la medicina, doctorándose en la Universidad de Buenos Aires en 1881, con una tesis sobre Contribución al estudio de la locura refleja. Demostró versación en la especialidad médica vinculada con las enfermedades mentales. Durante tres años había sido practicante interno del Hospital de Mujeres; luego fue médico interno del Hospicio de las Mercedes; subdirector del mismo y director del establecimiento, por concurso, desde 1892.



RESCATE HISTÓRICO EN LOS HIELOS 8 DE NOVIEMBRE DE 1903

El gobierno y un grupo de particulares de Suecia, como respuesta a las Recomendaciones de los VI y VII Congresos Internacionales de Geografía (1895 y 1899) impulsaban a la ciencia mundial en todos los campos a contribuir en la exploración y conocimiento de la Antártida.



20 DE NOVIEMBRE DE 2019 DÍA DE LA TRADICIÓN

Tradición quiere decir «donación o legado», y abarca el conjunto de costumbres que suelen transmitirse de generación en generación. La tradición de una nación suele incluir su cultura popular, el gran acervo de música, comidas, juegos, actividades y muchas otras costumbres de cada región del país. 


LA BASE MARAMBIO ORÍGEN DE SU DENOMINACIÓN

En el año 1956 la isla ubicada en el Sector Antártico Argentino a los 64º 14′ de latitud S y a los 56º 43′ de longitud O, que en cartas antiguas es señalada con el nombre Seymour, en honor a un marino inglés que frecuentó la zona a fines del Siglo XIX, tomó el nombre de isla Vicecomodoro Marambio, en homenaje al Vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio, quien desempeñándose como el primer Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea en Tareas Antárticas (FATA), comandó la primera operación de la Fuerza Aérea en esas latitudes.


PRIMER PERIÓDICO FEMENINO

Aquietados los fantasmas de la guerra fratricida que había llegado a su punto más oscuro cuando Lavalle hizo fusilar a Manuel Dorrego en diciembre de 1828, la naciente Confederación Argentina se proyectaba como un sistema político ordenado, honesto y tradicional. Aquel “César de las Pampas”, como fue nuestro Juan Manuel de Rosas, emergía desde lo más profundo de la campaña bonaerense para trazar los lineamientos que aún hoy, a casi dos siglos de su encumbramiento en la política criolla, lo convierten en una figura descollante y de innegable mención toda vez que hablamos de un proyecto de país.


“LA MODA”, UN FEDERALISMO INTELECTUAL

Los debates historiográficos oficiales omiten referirse a las publicaciones editadas en los días de la Confederación Argentina, seguramente para evitar llevarse la sorpresa de que, aún en la “barbarie”, la gente leía y también se interesaba en el conocimiento de las culturas de otros lugares del mundo. Gracias al respaldo documental que no ha caído bajo las garras de los “civilizadores” luego de 1852, podemos dar fe de la existencia de numerosas revistas, gacetillas y periódicos que inundaron las ciudades de la patria federal.


GUERREROS Y FUNDADORES DE PUEBLOS

Esta publicación sale al rescate del matiz fundacional de pueblos que tuvieron los generales Manuel Belgrano y José Artigas, punto de vista del que casi nunca se ha hablado por el protagonismo casi excluyente que desarrollaron y tuvieron en los campos de batalla.


ARGENTINOS EN LA GUERRA DEL CHACO

De acuerdo con lo que informaban los bolivianos, desde noviembre de 1932, el Paraguay contó, entra las unidades del 2º Cuerpo de Ejército que cubrían la Zona Toledo-Corrales, con un regimiento denominado general San Martín, compuesto por ciudadanos argentinos reclutados en Corrientes y Formosa, con la cooperación complaciente de las autoridades argentinas.


COMBATE DE LA VUELTA DE OBLIGADO

En 1845 la Confederación Argentina, gobernada por Juan Manuel de Rosas, sufrió la alevosa agresión militar de las dos principales potencias de la época: Gran Bretaña y Francia, que venían cebadas de sendas apropiaciones coloniales en China y Argelia. Contaban con el apoyo explícito del bando unitario emigrado a Montevideo y el de Fructuoso Rivera, que había derrocado en esa ciudad al gobierno legítimo de Oribe.


BATALLA DE AYOHUMA

Derrota de Belgrano ante el general español Pezuela, quien lo atacó por sorpresa. Apenas un mes y medio atrás había utilizado una táctica parecida en Vilcapugio, también con éxito. Pese al heroísmo desplegado por los patriotas, el triunfo español fue absoluto. Belgrano tuvo 500 muertos y heridos, y otros tantos prisioneros, además de perder todo el armamento y equipos. El mismo Belgrano escribiría sobre la superioridad técnica del general español.


FUNDACIÓN DE LA PLATA

Una lenta procesión acalorada llegó el 19 de noviembre de 1882 a un solar poblado de palcos, gallardetes, banderas y un público expectante para colocar una caja de piedra en un pozo cavado en plena pampa. Fue una caminata histórica la que muchos hombres públicos, inmigrantes y paisanos hicieron ese día bajo un sol de fuego.


COMBATE DE EL MORRO

En San José del Morro, emplazado sobre la ruta que une la ciudad de Mercedes (San Luis) con la de Villa Dolores (Córdoba), se produjo en el siglo XIX uno de los acontecimientos militares más importantes de la provincia de San Luis.  Ubicado en el centro de la región que los indios debían cruzar para atacar las poblaciones norteñas, desde 1711 constituía el bastión destinado a contenerlos en sus arremetidas y a cortarles el paso en sus retiradas.


FUNDACIÓN DE SANTA FE

El primer español en pisar tierras santafesinas fue Sebastián Caboto, que en 1527 funda el fuerte Sancti Spiritu en la desembocadura del Río Carcarañá, pero la población no tarda en abandonarlo.


CEMENTERIO DE LA RECOLETA

Es el cementerio más antiguo de la ciudad y el único que queda en vigencia desde la época de Bernardino Rivadavia. Existía en esa zona un convento de los frailes recoletos que fue expropiado por el superior gobierno de Martín Rodríguez a los 48 años de haberse habilitado. El gobernador y su ministro querían dar un cementerio digno a la ciudad junto al Plata.


JUAN JOSÉ CATRIEL

Juan José Catriel, Cacique pampa del Azul, nació hacia 1838 en el campo de Nievas, distante unos 15 km de aquella población.  Segundo hijo del cacique Juan Catriel.  A la muerte de su padre en 1866, no asumió el cacicazgo, sino que lo hizo su hermano menor Cipriano, quién poseía mayores dotes militares y diplomáticas.  Según tradición familiar se rehusó a asumir el mando por no estar de acuerdo con los tratados de paz firmados por su padre con el gobierno nacional.  Alejado de los resortes del poder dentro de la tribu, se dedicó a la cría de ganado al pié del “Cerro Negro” (cerca de Olavarría).


FLORENCIO MOLINA CAMPOS

Nació el 21 de agosto de 1891 en casa de sus abuelos maternos Manuel Ladislao Campos Escobar y Josefa Delfina Campos López Camelo, situada en la calle Lavalle 1693 de Buenos Aires. Fueron sus padres Florencio Molina Salas y Josefina del Corazón de Jesús Campos y Campos, ambos integrantes de las más linajudas familias porteñas entroncadas con los más importantes personajes de la Colonia y de la Historia Nacional. El 3 de octubre del mismo año, el doctor Eduardo O’Gorman, párroco de San Nicolás de Bari, lo bautiza como Florencio de los Angeles. Son sus padrinos su abuelo materno Manuel Ladislao y su abuela paterna Florentina Salas de Molina.


ORLLIE-ANTOINE DE TOUNENS

Nació en La Chaise (Francia), el 12 de mayo de 1825, hijo de Jean de Tounens y de Catherina Jardón.  Hizo sus primeros estudios en Chourgnac, los continuó en Tourtoirac hasta ingresar al colegio real de Périgueux, donde obtuvo el título de bachiller en 1846.  Ingresó en la escuela de derecho de Burdeos en la que pasó dos años, y luego se empleó como ayudante de notario en Périgueux.  Su padre antes de morir, le compró un cargo de procurador en ese pueblo, en 1852.  Lo desempeñaba ante el tribunal de primera instancia en lo civil y comercial, cuando impulsado por su temperamento aventurero, se le ocurrió coronarse rey de la Patagonia.


ANTONIO RIVERO

El ser gaucho es un delito” cantaba Martín Fierro en su inmortal poema:”siempre pobre y perseguido/…como si juera maldito/porque el ser gaucbo, carajo!/el ser gaucho es un delito”.


ADIÓS A UN HÉROE DE LA PATRIA: FALLECIÓ RODOLFO BUADAS, HISTORIA VIVA DEL ARA GENERAL BELGRANO

El hundimiento del ARA General Belgrano se produjo el domingo 2 de mayo de 1982, durante la Guerra de las Malvinas, a consecuencia del ataque del submarino nuclear británico HMS Conqueror. El ataque causó la muerte de 323 argentinos. El hecho generó una polémica en ambos países, al haberse producido fuera del área de exclusión establecida por el gobierno británico alrededor de las islas.




PACTO DE SAN JOSÉ DE FLORES

Después del triunfo en la batalla de Cepeda el general Justo José de Urquiza marchó hacia la ciudad de Buenos Aires estableciendo su Cuartel General en San José de Flores; inmediatamente envió al general Tomas Guido a entrevistarse con las autoridades porteñas.  


LA REVOLUCIÓN DEL SUD

Todo problema histórico, aunque surja de un episodio, adquiere consistencia y su aclaración atrae al espíritu, siempre que se lo vincule a las líneas generales del proceso de una época en su parte medular y en su trascendencia.  El hecho del alzamiento de los hacendados del Sud, del 29 de octubre de 1839, a pesar de la brevedad de su duración -poco más de una semana-, implica un complejo de cuestiones importantes para la historia de la época de la Confederación.  Sin duda alguna, el período de 1838 a 1841 fue el más difícil para el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, encargado de las relaciones exteriores y negocios generales del país, denominado entonces Confederación, e investido con la Suma del Poder Público.


CASA DE MONEDA DE POTOSÍ

el incario que habiendo llegado Huayna Cápac, uno de los soberanos más esclarecidos que tuvo el Imperio, hasta las cercanías de la montaña conocida con el nombre de Sumac Orcko (Cerro Hermoso), en un recorrido por sus dominios, no ocultó su asombro ante la imponente mole y ordenó su explotación con el fin de acrecentar los tesoros de los templos. 


PARQUE TRES DE FEBRERO

El paseo de Palermo, residencia que fue de Juan Manuel de Rosas, se llamaba Palermo de San Benito.  Se cree que una capilla situada en las inmediaciones de Belgrano, demolida hace tiempo, se lo dio.  Los terrenos de Palermo eran arenosos y arcillosos y para poderlos utilizar hubo que rellenarlos en su mayor parte.  La construcción de la casa de Rosas se hizo en barro y argamasa, que se sacaba de Belgrano, que fue calera, terminándose la obra en 1838.